Público
Público

Sánchez gana la batalla de Madrid, y Gabilondo será el candidato

- Amparo Valcarce se retira, porque Ferraz tiene el apoyo de la mayoría de las Asambleas.- Zerolo mantiene el pulso, aunque sin ninguna posibilidad de conseguir ganarlo.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

El líder del PSOE, Pedro Sánchez (i), junto al portavoz parlamentario socialista, Antonio Hernando (d), este miércoles en el pleno del Congreso. EFE

MADRID.- Por la mañana, Tomás Gómez presentó su renuncia a ser candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, antes de que la Comisión Federal de Listas lo considerara “candidato no idóneo”. Por la tarde, su “número dos” en las últimas elecciones autonómicas, Amparo Valcarce, tiraba la toalla como candiadata, en una batalla absurda a la que se había visto obligada, en el que su perfil era lo más inadecuado para el PSM, para la Comunidad de Madrid y para el socialismo en general.

Sólo queda como rival Pedro Zerolo frente al plan diseñado por Ferraz para Ángel Gabilondo, pero que parece que se quiere mantenerse en una posición en tierra de nadie tras la retirada de Valcarce, aunque preocupa muy poco en la dirección federal.

Según Ferraz, en el proceso asambleario en las agrupaciones, con el que tradicionalmente se han elegido los candidatos socialistas, el catedrático Ángel Gabilondo arrasa en la mayoría de las asambleas, aunque el pasado miércoles sólo se inició el procedimiento que durará hasta el viernes.

Esto se debe a que la mayoría de los secretarios generales de Madrid han cambiado de bando y ya no están con Tomás Gómez, y la opción de Sánchez parece que va a ganar con holgura un pulso difícil y complicado, ante la federación más rocosa del PSOE y con el exlíder más combativo.

Luena ha sido el gran artífice de esta operación que, más allá del debate sobre las primarias, da una autoridad al secretario general, Pedro Sánchez, muy importante

Luena ha sido el gran artífice de esta operación que, más allá del debate sobre las primarias, da una autoridad al secretario general, Pedro Sánchez, muy importante, y un giro en el funcionamiento del Partido Socialista Madrileño (PSM) que se quiere consolidar con la figura de Antonio Carmona. Se acabaron las familias y las cuotas.

Además, en las batallas posteriores este pulso refuerza al líder socialista, ya no en el sentido orgánico, sino en la toma de decisiones como secretario general, y en un aviso muy claro a Susana Díaz.

Aunque Ferraz sabe que se ha dejado muchos jirones por el camino, cree que ha merecido la pena porque ha ganado la batalla y el sábado será designado Ángel Gabilondo como candidato, con un apoyo abrumador de las asambleas socialistas de Madrid, y formará tándem con Antonio Carmona para intentar gobernar la Comunidad y el Ayuntamiento.

Ferraz no descarta más maniobras de Gómez en estos últimos dos días de asambleas, pero cree ya que su margen de maniobra es muy limitado y considera que, cuando pase la marea, se verá que la decisión adoptada ha sido la más correcta.

No obstante, con los pies en el suelo, la dirección socialista admite que poder gobernar en Madrid sigue siendo muy complicado, y que Sánchez deberá asumir la responsabilidad de los resultados que se den. “Pero había que intentar presentar a los mejores”, dicen.

Más noticias en Política y Sociedad