Público
Público

Elecciones 26M Sánchez y Lambán llaman a la movilización: "Las urnas están vacías y nada está ganado"

En el acto, el presidente del Gobierno en funciones quiso recordar a Alfredo Pérez Rubalcaba en su primera intervención en público de esta campaña: "Fue uno de los grandes".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los candidatos al ejecutivo aragonés y al Ayuntamiento de Zaragoza, Javier Lambán y Pilar Alegría. / Eduardo Bayona

Movilización para repetir los resultados del 28 de abril y evitar que los eventuales pactos entre PP, Ciudadanos y Vox pueda convertir las instituciones locales y autonómicas en “arietes” contra el Gobierno central. Ese es el principal objetivo del PSOE para los once días que restan de campaña antes del 26 de mayo.

“Nos jugamos mucho. No tiene sentido que el 28 de abril apostáramos por el futuro y el 26 de mayo volviéramos al pasado”, señaló este lunes en Zaragoza el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en un concurrido mitin (2.000 asistentes, según la organización) en el que arropó a Javier Lambán en su carrera por seguir al frente del Gobierno de Aragón y a Pilar Alegría en su intento de convertirse en la primera alcaldesa socialista de la ciudad.

“Hemos de ser conscientes de lo que ocurrió el 28 de abril”, insistió en varias ocasiones Sánchez, el cual, en su primer mitin desde las elecciones generales, escenificó con Lambán, el barón socialista que con más claridad se ha alineado con la andaluza Susana Díaz en las luchas orgánicas del PSOE, la sintonía propia de las campañas electorales.

“Las urnas están vacías”, anotó Lambán, para quien “nada, absolutamente nada, está ganado. Tenemos que hacer un esfuerzo de movilización idéntico, o superior, al del 28 de abril”, señaló, parea “rendirle un homenaje a la memoria de Alfredo Pérez Rubalcaba”.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada al mitin que ha ofrecido hoy en Zaragoza junto a los candidatos a la presidencia de Aragón y del Ayuntamiento de la capital, Javier Lambán (i) y Pilar Alegría, respectivamente. EFE/Javier Cebollada

La memoria de Alfredo Pérez Rubalcaba

El acto, programado inicialmente para el pasado sábado, fue suspendido por el fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba, cuya figura glosaron los tres oradores.

“Fue uno de los grandes. Si escogiéramos lo mejor de los políticos nos saldría Alfredo Pérez Rubalcaba”, dijo Sánchez, que aseguró que su antecesor en la secretaría general “encarnó el compromiso del PSOE con las libertades y con el progreso social”, además de “un amor y una lealtad inquebrantable con su patria”.

Para Lambán, Rubalcaba fue “un verdadero hombre de Estado”. “Hoy es un día difícil. Es inevitable recordar a uno de los nuestros”, señaló Alegría. “Le vamos a agradecer muchas cosas mucho tiempo, pero hay una en especial: hoy gracias a él disfrutamos de un país seguro y en paz”, recordó, en relación con su participación en el cese el fuego de ETA y su posterior entrega de armas.

Defender los servicios públicos

Lambán y Sánchez coincidieron en llamar a la movilización a su electorado para evitar una época de crispación y enfrentamiento institucional si los partidos del bloque de centro-derecha suman en ellas y para seguir desarrollando políticas redistributivas. “Se puede redistribuir el crecimiento tras años de desmantelamiento del Estado de bienestar. Ese es el mensaje que hemos lanzado a Europa”, dijo Sánchez.

Lambán, que insistió en que “la victoria no será completa” para su partido si los resultados del 28 de abril no se confirman el 26 de mayo, mostró un apoyo decidido a Sánchez (“si fue capaz de mostrar su patriotismo e impulsar políticas de igualdad con 85 diputados, qué no será capaz de hacer con 123”, señaló) y enumeró los tres motivos por los que reclama el voto para el PSOE en las autonómicas y las municipales: evitar que “las derechas” conviertan las instituciones en “arietes contra el Gobierno de Pedro Sánchez”, defender los servicios públicos tras los años de recortes con los ejecutivos del PP para evitar que haya “una España de ricos y otra de pobres” y, por último, “defender la autonomía de Aragón”.

No hubo mucho más contenido político en los discursos, más allá de las apelaciones a renovar el Pacto de Toledo para garantizar la sostenibilidad de un sistema de pensiones “dignas”, el anuncio de “reconocer nuevos derechos en nuestro sistema de salud como la salud bucodental” o la insistencia de Sánchez en dejar clara su postura con una Catalunya que está quedando en segundo plano en esta campaña: “Volveremos a decir lo que hemos dicho siempre: Constitución y diálogo, diálogo y Constitución; y fuera de la Constitución, nada”.

Más noticias en Política y Sociedad