Público
Público

Sánchez ni irá a Venezuela, ni hará una gira por Latinoamérica

El líder del PSOE, tras toda la precampaña en silencio, se sumó este miércoles a utilizar contra Podemos sus vínculos con Venezuela

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 6

Pedro Sánchez a su llegada a un evento en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

MADRID.- Era habitual que antes del inicio de la campaña oficial, que en este caso empieza la noche del 9 de junio, que el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno hiciera una gira de tres o cuatro días por los países Latinoamericanos en busca del voto de la numerosa colonia de emigrantes españoles afincada en esos países.

Sin embargo, Pedro Sánchez no hará en esta ocasión una gira por Latinoamérica según fuentes de la dirección del PSOE y, por lo tanto, no tiene ninguna intención de visitar Venezuela, como han hecho José Luis Rodríguez Zapatero y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. El líder socialista ha decidido centrar toda su campaña en España y recorrer palmo a palmo todo su territorio en busca de votos.

Detrás de esta decisión parecía esconderse también que el PSOE quería huir del debate de Venezuela, que le parece toda una cortina de humo. Pero Sánchez entró este miércoles de lleno en este asunto en una entrevista en La Sexta, atacando duramente al candidato de Podemos: “Tanto Maduro como Chávez y Tsipras son juguetes rotos en las manos de Iglesias”, afirmó.

Hasta ahora, salvo alguna frase suelta sobre Venezuela, el tema no estaba en el eje central de las intervenciones de Pedro Sánchez, dejando algunas críticas veladas a Podemos por su presunta financiación para Óscar López o Antonio Hernando, que están haciendo el papel de “duros” de esta campaña.

Sin embargo, Sánchez profundizó más en este debate recordando los vídeos que Iglesias y Monedero colgaron a favor del régimen chavista o denunciando algunas propuestas que se están poniendo encima de la mesa por Podemos como el referéndum revocatorio, “que creo que no es acorde con el ordenamiento constitucional”, dijo.

Para el líder socialista, la izquierda “debe defender la libertad dentro de nuestras fronteras, pero también en pueblos hermanos como Venezuela”, añadió.

Más allá de este debate, Sánchez lo que sí se ha autoimpuesto es una agenda de actos agotadora, que le llevará entre precampaña y campaña a pisar las 52 provincias y, algunas, en más de una ocasión. El líder de PSOE, sin descuidar entrevistas y otros foros para divulgar sus propuestas, sigue pensando que los votos se ganan pisando la calle y estando con la gente. A ello se va a dedicar el mes que resta para las elecciones.

No hará grandes anuncios en toda la campaña, salvo algún conejo guardado aún en la chistera, porque los principales mensajes ya están lanzados y Sánchez no se va a cansar de repetirlos.

Más noticias en Política y Sociedad