Público
Público

Ayuntamiento socialista El socialista Francisco Cuenca, elegido alcalde de Granada

Ciudadanos inicia los trámites de expulsión de los dos ediles del partido que han apoyado al socialista.

Francisco Cuenca enseña la vara de mando de la ciudad en la puerta del Ayuntamiento.
Francisco Cuenca enseña la vara de mando de la ciudad en la puerta del Ayuntamiento. Pepe Torres / EFE

El candidato socialista, Francisco Cuenca, ha sido elegido este miércoles alcalde de Granada por mayoría absoluta con los votos del PSOE, Unidas Podemos y Cs, cuyos dos ediles, entre los que figura Luis Salvador, al que sustituye en el cargo, han optado por apoyarle expresamente en lugar de abstenerse. Cuenca ha obtenido 15 votos, uno más que la mayoría absoluta, frente a los 12 del candidato del PP, Francisco Fuentes, mientras que Vox no ha presentado finalmente a su portavoz, Onofre Miralles, como a última hora de ayer martes dijo que haría.

El PSOE, que gobernará en minoría, accede a la alcaldía después de que Luis Salvador (Cs) formalizara el viernes pasado su renuncia tras gobernar durante tres semanas con el único apoyo de un edil de su partido, situación que se originó por la marcha de sus socios de gobierno del PP y de otros dos concejales de Ciudadanos ante la negativa del regidor a ceder el bastón de mando al PP.

Marina Bravo: "Un alcalde socialista imputado por prevaricación" y "un buen gobierno perdido" 

La decisión de apoyo al candidato socialista por parte de los dos concejales de Ciudadanos ha sido tomada unilateralmente, sin la autorización de la dirección del partido. La desobediencia de los dos ediles ha provocado que se inicien los trámites para su expulsión, según ha escrito en Twitter Marina Bravo. Además, Bravo ha calificado el resultado de "chapuza" por tener "un alcalde socialista imputado por prevaricación" y perder "un buen gobierno".

Francisco Cuenca ha asegurado este miércoles, durante su primera intervención tras prometer su cargo como alcalde de Granada, que esta capital andaluza abre "una nueva etapa de estabilidad y tranquilidad", y ha hecho un llamamiento a toda la corporación para alcanzar un gran compromiso por la ciudad.

"Esta es la hora de Granada", ha sentenciado el nuevo regidor, quien cree que "no es el tiempo de las discrepancias partidistas" y que ha dirigido sus primeras palabras a las miles de personas que durante estos días hayan sentido que el Ayuntamiento ha estado "muy lejos de sus problemas y sus necesidades". "A todas esas personas que sé que han sentido rabia por la imagen ofrecida estas semanas, les digo que eso quedó atrás; que los 27 ediles que formamos esta corporación vamos a dejarnos la piel para recuperar la confianza, el prestigio y la estabilidad", ha asegurado.

Más noticias