Público
Público

Observatorio continuo de Key Data para 'Público'

Sondeos electorales El bipartidismo andaluz se rompe y a Díaz se le complican los pactos de gobierno tras el 2D

El meteórico ascenso de Ciudadanos en los sondeos promete agitar el panorama político andaluz y augura unos resultados electorales en las autonómicas de Andalucía que dejarán a tres partidos en un pañuelo pero bastante por detrás del PSOE, al que las estimaciones de Key Data para 'Público' otorgan menos escaños y votos de los que ha predicho el CIS. 

Publicidad
Media: 3.37
Votos: 19

Hemiciclo comparativo de las últimas estimaciones de Key Data en escaños para las autonómicas andaluzas del 2D y de los resultados de las elecciones de 2015.

La hegemonía política socialista en Andalucía alcanzará probablemente el récord de 40 años consecutivos –si se cumplen todos los sondeos para el 2D (y la próxima legislatura autonómica no se interrumpe)– pero esta vez la quiebra del sistema bipartidista complicará enormemente la tarea del PSOE de mantenerse en el poder con el apoyo de alguna de las tres formaciones políticas que le podrían ayudar a sumar una mayoría absoluta de escaños para otra investidura de Susana Díaz.

El último Barómetro del CIS sobre las próximas elecciones andaluzas ya predijo que Díaz las ganaría con holgura, aunque quedaría a expensas de los pactos con los otros tres grandes partidos, a los que situaba en un triple empate. Pero el análisis del gabinete Key Data para el Observatorio Continuo de Público –en el que también toma en consideración las tablas de esa encuesta del CIS– es todavía más contundente, puesto que otorga al PSOE-A seis escaños menos que ahora, aunque en votos eso sólo se traduzca en una pérdida de unos 50.000 votos válidos (algo menos del 2% del total).

La coalición de Podemos e IU, Adelante Andalucía, no logra ni un escaño más que la suma de los dos y pierde más de 120.000 votantes

Ese leve descenso porcentual socialista vaticinado por Key Data Estrategia Electoral se transforma en una importante caída en número de parlamentarios andaluces del PSOE (de 47 a 41) que debilita el bloque mayoritario de izquierdas en Andalucía porque la coalición de Podemos e IU denominada Adelante Andalucía (AA), liderada por Teresa Rodríguez, no sólo no reúne ni un escaño más (aunque tampoco uno menos) que la suma de los que obtuvieron esas dos formaciones por separado hace casi cuatro años, sino que pierde más de 120.000 votantes.

Pero el crecimiento del bloque derechista se debe exclusivamente al ascenso meteórico de Ciudadanos, que pasa de 9 a 23 parlamentarios andaluces –apoderándose de todos  los que pierden los dos partidos que se han repartido hasta ahora el pastel político español–, ya que el PP regional de Juanma Moreno se estrella (cae de 33 a 25 escaños) al quedarse sin un 17,5% de sus votantes.

En cambio, el efecto Rivera multiplica por más de dos los votos del C's que comanda Juan Marín, como se puede observar en la tabla comparativa completa de estimaciones de Key Data frente a los resultados de 2015:

Lo que se juega el 2D es el primer asalto hacia la Moncloa

Sin embargo, las dos posibles alianzas de gobierno que se le presentan a Susana Díaz (Adelante Andalucía o Ciudadanos), ambas parecen casi inalcanzables para la presidenta andaluza. Teresa Rodríguez se ha enfrentado agriamente a Díaz durante esta larga etapa en la que el PSOE-A ha gobernado escorado a la derecha con el apoyo de C's –tras romper su alianza con IU– y la líder izquierdista ha exigido la dimisión de la propia presidenta antes de dar sus votos a los socialistas.

En cuanto a Juan Marín, se ha comprometido a no volver a apoyar al socialismo andaluz porque la ruptura de Ciudadanos con el PSOE parte de las alturas –la dura pugna entre Pedro Sánchez y Albert Rivera– y lo que en realidad se juega este 2-D es el primer asalto de un combate que este año próximo continuará con las autonómicas y municipales... como preludio a la inminente batalla final de las generales.

Como Rivera ya acaricia el sillón de La Moncloa, de ninguna manera puede dar oxígeno al PSOE en la gran autonomía del sur. Y como Rodríguez tiene que mantener su estandarte anticapitalista –por el que incluso ha repudiado la denominación "Podemos"–, no puede ceder la Junta a Díaz sin hacérsela pagar muy cara.

Por tanto, si Susana Díaz obtiene sólo 41 escaños –como predice Key Data–, frente a los 68 que sumarían los partidos que se le oponen, esa debilidad le hará todavía más difícil formar Gobierno que en 2015, cuando tardó 80 días en desbloquear la situación, casi en el límite de que se tuvieran que repetir las elecciones.

El PSOE reina en occidente y el PP aguanta en el oriente

Por provincias, los socialistas ganarán las próximas elecciones en todas las circunscripciones, pero tienen sus bastiones más importantes en la Andalucía occidental. Destacan Jaén y Huelva, donde el PSOE-A supera el 40% de los votos válidos, así como las provincias muy pobladas, como Córdoba y Sevilla (36% y 35%). Su posición es algo más débil en los distritos de la costa mediterránea, que son precisamente donde Ciudadanos obtiene sus mejores resultados.

La provincia en la que mejor posicionado se encuentra el partido de Rivera es Málaga, donde ocupa la segunda posición (con un 26% de los votos) y empata en escaños con el PSOE. El otro bastión de Ciudadanos es Cádiz (23%), donde disputa el segundo puesto a Adelante Andalucía.

Cádiz y Sevilla son las plazas fuertes de la unión de Podemos e Izquierda Unida. En ambos distritos pugnan por la segunda posición con Ciudadanos y superan el 20% de los votos.

El Partido Popular obtiene sus mejores resultados en Andalucía oriental. Es la segunda fuerza en las cuatro provincias. Especialmente fuerte es su posición en Almería (con un 30%), donde le pisa los talones al PSOE y empatan en escaños. También obtiene buenos resultados en Jaén y Granada. En cambio, puede quedar como cuarta fuerza en Sevilla y Cádiz.

En cualquier caso, todas las estimaciones apuntan a que el 2-D será una debacle para el PP andaluz, que sólo seis años después de ganar por primera vez las elecciones en esa comunidad –con 50 escaños y a sólo 5 de la mayoría absoluta– se va a ver luchando por no quedar tercero y con la mitad de esos diputados.

Más noticias en Política y Sociedad