Público
Público

Observatorio continuo de Key Data para 'Público'

SONDEOS ELECTORALES La derecha podría ganar el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid pese al empate técnico

Las estimaciones de Key Data para 'Público' predicen bloques políticos muy igualados en la capital tanto en las municipales como en las autonómicas del 26M, con victorias claras de Carmena y de Gabilondo que podrían ser pírricas si las tres derechas cierran una alianza, ya que superaría a los partidos de izquierdas por tres concejales y dos escaños, respectivamente.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 25

Estimación de escaños en la Comunidad de Madrid tras las elecciones del 26M según los cálculos de Key Data.

Madrid saldrá de las urnas del 26M partida por mitad en dos bloques opuestos, izquierdas y derechas, a su vez divididos internamente en tres partidos cada uno en la Comunidad, donde la igualdad entre los dos lados del espectro político es casi absoluta hasta en el número de votos. No obstante, si la cita con las urnas se produjera hoy mismo, el triunvirato derechista acabaría ganando la mayoría, por la mínima, tanto en el Consistorio como en la Asamblea parlamentaria.

Al menos, esas son las estimaciones del gabinete demoscópico Key Data en su última oleada del Observatorio Continuo para Público, que evalúa y pondera mediante un complejo desk research todos los sondeos electorales disponibles, trabajando a partir de las tablas completas del CIS.

Según esos cálculos, el próximo 26 de mayo se produciría en la capital un empate técnico en las urnas que al final inclinaría la balanza del poder en favor de las tres derechas, tal como queda patente en el hemiciclo estimado de la Asamblea de Madrid que encabeza este artículo, donde PP+Cs+Vox sumarían 67 escaños, frente a los 65 que reunirían PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid.

La fragmentación de la izquierda tras la escisión de Errejón impide que saque ventaja de la división interna de la derecha

El caso de la Comunidad madrileña es paradigmático, puesto que la fragmentación de la izquierda en tres formaciones –tras la escisión de Íñigo Errejón que ha enfrentado a Unidas Podemos con Más Madrid– impide que saquen ventaja de la inédita división interna de la derecha, bloque en el que también rivalizan por vez primera tres partidos que sin duda obtendrán representación parlamentaria.

La guerra particular entre Errejón y Pablo Iglesias en la CAM la acabaría ganando, por poco, este último, cuya candidata Isabel Serra obtendría unos 47.000 votos de ventaja sobre Más Madrid y superaría al discípulo del líder de Podemos por un par de escaños, tal como se puede ver en la siguiente tabla completa de estimaciones de Key Data:

Tabla de estimaciones de Key Data para las elecciones autonómicas de Madrid del 26M, comparadas con las de 2015.

Empate a 1,6 millones con sólo 8.000 votos de diferencia

Como se puede calcular con estas cifras, el resultado de la simétrica fragmentación de izquierdas y derechas en la autonomía madrileña resultaría en un auténtico empate técnico a 1,6 millones de votos entre las sumas PP+Cs+Vox y PSOE+UP+MMad, con una exigua ventaja de sólo 8.280 votos para los primeros.

En consecuencia, la debacle de Isabel Díaz Ayuso –que perdería 22 de los diputados que obtuvo Cristina Cifuentes en 2015 y pasaría de ser la primera a convertirse en la tercera fuerza en la Asamblea– sería compensada por los ascensos idénticos de Cs y Vox, que ganarían 12 escaños cada uno. Aunque sin duda el fenómeno más destacado sería el de la irrupción en tromba de la formación ultra, encabezada por Rocío Monasterio, que alcanzaría los 300.000 votos, partiendo de sólo 37.000 hace cuatro años.

Así que Vox sería decisivo para que la derecha pudiera seguir gobernando la Comunidad de Madrid, aunque esta vez con un presidente de Ciudadanos –Ignacio Aguado– tras su sorpasso del PP. Las transferencias de votos previstas en la derecha convertirían también a la CAM en un caso ejemplar del hundimiento del partido de Pablo Casado, pues cedería 190.000 votantes a Cs y otros 115.000 a Vox en su vertiginosa caída desde lo más alto del podio.

En cuanto al PSOE, Ángel Gabilondo obtendría una histórica pero pírrica victoria, pese a perder 4 escaños y 15.000 votos con respecto al resultado socialista de 2015, puesto que la división interna de Unidas Podemos le privaría de la presidencia de la CAM.

Sin escisión, Errejón habría podido ganar la presidencia

Más aún: la suma de los votos –según las estimaciones de Key Data– de MMad y UP incluso habría superado a los sufragios socialistas (en 33.000 votos), de haberse mantenido Errejón, simplemente, como el cabeza de lista de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid. Según estas cifras, de no haberse escindido de UP para pactar con Manuela Carmena, habría podido incluso convertirse en un insólito presidente de la CAM.

Estimación de concejales en el Ayuntamiento de Madrid tras las elecciones del 26M según los cálculos de Key Data.

Las tres derechas sumarían 3 concejales más que socialistas y Más Madrid juntos

En cuanto a la Alcaldía de Madrid, también podrían acabar torciéndose los planes de reelección de Carmena, según las estimaciones de Key Data que se reflejan en este gráfico, ya que los tres partidos derechistas sumarían en el Consistorio tres concejales más que PSOE y Más Madrid juntos, por la caída de esta última formación, a pesar de que seguiría quedando en primer lugar en votos y escaños, como se aprecia en la siguiente tabla completa:

Tabla de estimaciones de Key Data para las elecciones municipales de Madrid del 26M, comparadas con las de 2015.

La pérdida de 60.000 votos y tres concejales por la formación de la alcaldesa madrileña anularía el crecimiento del PSOE e impediría a Carmena revalidar su cargo aliándose con Pepu Hernández. En cambio, el desplome del PP, que se quedaría sin el 40% de sus votantes y perdería ocho concejales, podría conllevar una paradójica victoria de José Luis Martínez Almeida, quien –según estos cálculos de Key Data– se apoderaría del bastón de mando de Cibeles y frustraría las expectativas de Begoña Villacís al obtener un concejal más que Ciudadanos.

Una vez más, Vox sería decisivo en Madrid con un 10% escaso de los votos válidos, al saltar de menos de 10.000 a casi 160.000 sufragios, pero Rocío Monasterio no alcanzaría el porcentaje que obtuvo Abascal en la ciudad de Madrid hace poco más de dos semanas.

Una variación mínima del voto daría la vuelta a la tortilla

Ahora bien, los propios analistas de Key Data reconocen que, al ser elegidos 57 regidores, "una variación mínima en el porcentaje del voto válido podría hacer bailar los últimos escaños, y sumar dos a la izquierda en detrimento de la derecha. Estaríamos entonces en el escenario contrario: 29 contra 28, y el Ayuntamiento no cambiaría de color. Así pues, lo cierto es que todavía está todo abierto".

Casi lo mismo ocurre en la Comunidad, salvo que allí sí que hay sorpasso de Ciudadanos.

En definitiva, si son Aguado y Almeida los que acaban ocupando los sillones de Sol y de Cibeles, muchos madrileños se van a quedar desconcertados por los resultados del nuevo Juego de Tronos pos-bipartidismo.

Más noticias en Política y Sociedad