Público
Público
observatorio continuo de key data

Sondeos: PNV, Bildu y PSE se refuerzan en la pandemia mientras PP y UP se debilitan ante las elecciones vascas

Según el análisis de Key Data para Público, Urkullu ganaría cómodamente las autonómicas de julio en Euskadi y el PNV sumaría una amplia mayoría absoluta con el PSE, al aumentar ambos partidos su representación parlamentaria en dos diputados cada uno. EH-Bildu ganaría un escaño, mientras que Unidas Podemos perdería tres y el PP, dos, pese a ir con Cs.

Estimaciones de Key Data para el Parlamento Vasco, comparadas con los resultados de las autonómicas de 2016 en Euskadi.
Estimaciones de Key Data para el Parlamento Vasco, comparadas con los resultados de las autonómicas de 2016 en Euskadi.

Los vascos apoyan la gestión de los nacionalistas y de los socialistas durante el estado de alarma y el próximo 12 de julio concederán al lehendakari Íñigo Urkullu una mayoría de gobierno fortalecida, al reforzarse en las urnas tanto el PNV como el PSE. También EH-Bildu crece durante la pandemia, mientras que Unidas Podemos, el PP y Ciudadanos se debilitan considerablemente en Euskadi.

Al menos, esas son las conclusiones del gabinete demoscópico Key Data en su Observatorio Continuo para Público –un desk research que pondera los ocho grandes sondeos publicados sobre las autonómicas vascas–, tras el aplazamiento de esa cita electoral a causa de la emergencia del coronavirus. Un retraso que en realidad ha beneficiado al Partido Popular, puesto que cuando se convocaron los comicios (previstos inicialmente para el 5 de abril) estalló una guerra entre las direcciones del PP nacional y vasco que se saldó con la defenestración de Alfonso Alonso; un penoso espectáculo que penalizó al partido entre el electorado de derechas.

PP+Cs obtendrían dos escaños menos que el PP solo en 2016, y perderían un 29% de sus votantes

No obstante, ni siquiera ese largo intervalo vírico ha reconciliado a los vascos conservadores con Pablo Casado y su empeño en aliarse con la formación de Inés Arrimadas, ya que la coalición electoral de PP+Cs obtendría en julio dos escaños menos de los que consiguió el PP solo en 2016. Además, la suma de sus votos válidos se reduciría en un 29% (o 3,5 puntos porcentuales) con respecto a los resultados de las anteriores autonómicas, tal como se puede ver en la siguiente tabla completa:

Tabla comparativa de las estimaciones completas de Key Data para las autonómicas vascas de julio de 2020, frente a los resultados de 2016.
El súbito aumento de votantes de Vox coincide con los que perderían el PP y Ciudadanos

Aquí también se puede ver cómo el súbito aumento de votantes de Vox –que pasa de menos de 800 a más de 24.000– coincide con bastante aproximación con la estimada pérdida de votos de PP+Cs (-28.000). Así que, si se cumplen los sondeos, quedaría patente el fracaso de la estrategia de Casado en Euskadi, que en este caso no beneficiaría tampoco a Vox, ya que se quedaría lejos del umbral para ingresar en el Parlamento Vasco y esos sufragios serían perdidos para la derecha.

Al mismo tiempo, EH-Bildu consolidaría su segunda posición parlamentaria, ganando un escaño más y subiendo un punto y medio en votos válidos, hasta reunir al 22,6% de todos los votantes vascos.

En cualquier caso, el ascenso de nacionalistas y socialistas se debería a la importante caída (3,7 puntos) de los votos de Unidas Podemos, que le haría perder tres escaños, uno en cada una de las circunscripciones provinciales, como se puede ver en el siguiente gráfico interactivo (pasando el cursor sobre las barras aparecen los datos completos).

Por su parte, las pérdidas de diputados del PP se registrarían en Álava y Guipúzcoa, el primero de los cuales iría a parar al PSE y el segundo al PNV.

En cuanto a los tres escaños perdidos por UP, el de Álava se lo llevaría EH-Bildu, el de Guipúzcoa pasaría al PSE y el de Vizcaya acabaría en el PNV.

Todas las alianzas posibles beneficiarían al PNV

Con esos corrimientos, no muy grandes para la dimensión de la tragedia del coronavirus, todas las alianzas posibles beneficiarían al PNV, que con el PSE ya sumaría una amplia mayoría absoluta de 42 escaños (4 más que antes) y la ampliaría a 50 diputados si recibiera el apoyo de UP.

En temas puramente nacionalistas, Urkullu podría incluso apoyarse únicamente en EH-Bildu (con el que sumaría 49 parlamentarios), formación con la que el PNV reuniría un 62% de los votos válidos.

El PSE ya cerró la puerta a un tripartito de izquierdas, con Bildu y UP, pero de todas formas tampoco alcanzarían la mayoría absoluta, por un escaño, ya que se quedarían en un total de 37 diputados (igual que no llegarían entre las tres formaciones a la mitad de los votos válidos, al sumar un 47% de los sufragios).

En agudo contraste, los autoproclamados "constitucionalistas" PP+Cs+Vox no sumarían ni siquiera el 11% de los votantes de Euskadi y no amasarían ni una décima parte de los escaños de la Cámara autonómica.

La pandemia ha reforzado claramente el nacionalismo vasco, según los sondeos.

Más noticias de Política y Sociedad