Público
Público

U Vox se queda fuera de las mesas de las comisiones del Congreso

No consigue ninguna presidencia de comisión por veto del PSOE y porque el PP opta por votar a sus propios candidatos.

03/02/2020.- Los diputados de Vox Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros y el asesor del partido Jacobo González-Robatto (c), asisten este lunes a la apertura solemne de la XIV legislatura en el Congreso de los Diputados. / EFE - BALLESTEROS
Los diputados de Vox Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros y el asesor del partido Jacobo González-Robatto (c), en el Congreso de los Diputados. / EFE - BALLESTEROS

europa press

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha denunciado la exclusión de su partido de las mesas de las comisiones del Congreso que se están constituyendo este viernes y lo ha achacado a un "trizquierdito" que a su juicio forman el PSOE, Unidas Podemos y también el PP.

El PSOE ya había anunciado que no iba a dejar que Vox consiguiera ninguna presidencia de comisión -"por higiene democrática", había dicho el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas-, y en el centroderecha no hubo negociación.

Así, en las votaciones de los órganos de gobierno de las comisiones parlamentarias que están teniendo lugar este viernes en el Congreso, el PSOE, Unidas Podemos y sus aliados de investidura se están apoyando mutuamente y sacando adelante sus candidatos, mientras que el PP opta por votar a sus propios candidatos. Eso sí, la izquierda no apoya a los 'populares ni viceversa, sino que, si no tienen candidato, votan en blanco.

Vox, sin respaldo

El resultado es que Vox no tiene respaldo suficiente para alcanzar ni uno de los cinco puestos de mesa que se votan en cada comisión (una Presidencia, dos Vicepresidencias y dos Secretarías). Los de Santiago Abascal presentan a sus propios candidatos, pero no obtienen más votos que los suyos.

El PSOE anunció que no iba a dejar que consiguiera ninguna presidencia 

Espinosa de los Monteros ha denunciado esta situación y lo ha a "un auténtico trizquierdito entre PP, PSOE y Podemos para excluir a Vox y dejarla fuera de todas las comisiones". "Nosotros tenemos muy claros nuestros rivales, que son la izquierda y el separatismo, pero el PP no piensa así -ha asegurado-. Pero nosotros no somos como ellos".

También se ha quejado el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, que era candidato a la Mesa de la Comisión de Justicia: "El consenso progre sigue bien unido -ha afirmado-. Nos intentan poner un cordón sanitario, muy democrático, por cierto, pero los españoles están bastante hartos de estos conchabeos. Que sigan repartiéndose sillones, que es lo que les gusta".

Solo se les ofrecían "migajas"

"No vamos a mercadear con sillas a cambio de nuestra dignidad. No somos lo mismo", ha sentenciado en la misma línea la secretaria general del grupo parlamentario, Macarena Olona.

Vox había reclamado una representación en las mesas acorde con su peso en la Cámara, tercer grupo parlamentario, y algo similar a lo que Ciudadanos, con un número de diputados similar, logró la pasada legislatura. En concreto, Espinosa de los Monteros había hablado de al menos cuatro presidencias de comisión, además de otros puestos de vicepresidentes y secretarios.

Ante la amenaza del PSOE de vetar la entrada de Vox, no hubo acuerdos en el centro derecha, ni con Vox ni con Ciudadanos. Ortega Smith asegura que sólo se les ofrecían "migajas", algo de "caridad", y que eso no iban a aceptarlo.

Si el PP cedía presidencias, las perdía todas

Desde el PP argumentan que el PSOE les amenazó con bloquear su acceso a las presidencias comisión que han pactado para el primer partido de la oposición si cedían alguna de ellas a Vox o Ciudadanos, y que, ante esta tesitura, lo que hicieron fue intentar negociar con estos dos partidos para repartirse vicepresidencias y secretarías.

Siempre según fuentes de los conservadores, Ciudadanos ya se descolgó de la negociación, mientras que Vox tampoco quiso entrar en el reparto si no se le garantizaba el 15% de todos esos cargos, lo que era imposible de amarrar con los votos de estos partidos.

La conclusión del PP es que Vox ha preferido "rehuir de la institucionalidad", al contrario de lo que hizo en la anterior legislatura cuando, gracias a un pacto con los de Casado, los de Santiago Abascal lograron hasta tres vicepresidencias y una secretaría. A su juicio, es legítimo que ahora Vox haya optado por esta estrategia pero lo que no es de recibo es que acusen al PP de excluirles del acuerdo.