Público
Público

Ley de igualdad de trato y no discriminación Unidas Podemos se abstiene en la tramitación de la 'ley Zerolo' en el Congreso

La toma en consideración de la norma registrada por el PSOE ha salido adelante, pero todos los grupos de la Cámara Baja han afeado a los partidos que sostienen el Gobierno por las discrepancias que mantienen en torno a esta ley. 

04/02/2021.- El portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, interviene en una rueda de prensa convocada en el Congreso de los Diputados. E. Parra. POOL / Europa Press
El portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados. E. Parra. / Europa Press

Unidas Podemos se ha abstenido en la tramitación de la ley Zerolo en el Congreso, un anunciado realizado apenas tres horas antes de la votación de este martes en el Pleno. No obstante, la ley de igualdad de trato y no discriminación ha recibido el visto bueno de la Cámara Baja para que pueda ser enmendada más adelante en la fase de ponencia y comisión. Asimismo, todos los partidos han afeado a los grupos que sostienen el Gobierno por las discrepancias en torno a esta norma, desviando el debate hacia la autoría en lugar del contenido de la ley en sí. 

Y es que, el sentido del voto de la formación morada ha sido una incógnita hasta esta misma tarde, cuando la dirección del grupo confederal ha decidido abstenerse en la tramitación de la ley para "evidenciar una vez más la voluntad de llegar a acuerdos en relación al paquete legislativo antidiscriminatorio completo, que incluye las tres leyes tal y como establece el acuerdo de Gobierno", tal como señalan fuentes de Unidas Podemos a este medio.

En este sentido, desde la formación morada siempre han defendido que esta ley estaba dentro del acuerdo de Gobierno para acompañar a las leyes trans y LGTBI, un negociado del Ministerio de Igualdad. Tanto PSOE como Unidas Podemos señalan que se había pactado que esta norma se presentaría vía proposición de ley de los dos partidos. Sin embargo, el grupo socialista la registró a mediados de enero sin la firma de su socio de Gobierno, un hecho que suscitó malestar en el seno de la formación morada y del propio departamento de Irene Montero, que trabajaba en la elaboración de la iniciativa desde hace "seis meses" y que se había intercambiado borradores con el PSOE para rematar la norma antes de registrarla en sede parlamentaria. 

Así, durante el debate de la toma en consideración celebrado este martes en el Pleno del Congreso, el diputado morado Ismael Cortés ha acusado al grupo socialista de ser "desleal" al acuerdo de Gobierno. También, ha criticado que la propuesta sometida a debate no recoge los cambios que pidió el grupo confederal y que está "llena de imperfecciones democráticas".

El PSOE ha explicado en varias ocasiones, a través de su portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, y del secretario general del grupo en la Cámara Baja, Rafael Simancas, que presentaron esta norma para "poder llevarla a Pleno en febrero a través del cupo socialista". Si bien, cabe destacar que es compatible la firma de dos partidos aunque luego uno de ellos lleve la iniciativa a debate. Por otra parte, el PSOE defiende que la norma en cuestión ha sido una reivindicación de su grupo desde hace más de diez años, pues la iniciativa había sido presentada en la Cámara Baja en otras dos ocasiones sin llegar a aprobarse.

En esta línea, la proposición legislativa recoge el legado del histórico dirigente socialista y activista LGTBI Pedro Zerolo, quien siempre defendió que "discriminar no debe salir gratis". Por ello, se reconoce el derecho de toda persona a la igualdad de trato y no discriminación, ampliando este concepto y extendiendo su aplicación a todos los ámbitos. "Nadie podrá ser discriminado por razón de nacimiento, origen racial o étnico, sexo, religión, convicción u opinión, edad, discapacidad, orientación sexual, expresión de género, enfermedad, situación socioeconómica o cualquier otra condición o circunstancia personal o social", sostiene la ley.

Los grupos han pedido al PSOE y UP que cesen las "peleas"

Beatriz Carillo de los Reyes, la diputada socialista encargada de defender la norma, ha apuntado que la ley viene a reforzar el "ordenamiento jurídico" en materia de derechos. "Estamos para hablar de discriminación y estoy convencida de que algunos de ustedes, especialmente algunas, habrá vivido una situación así o la habrá visto", ha asegurado antes de exponer varios ejemplos de discriminación. También, ha añadido que "todavía hay gente que no se ha enterado de que la diversidad es riqueza", en clara alusión a Vox, para justificar la urgencia de la iniciativa.

Vox ha sido el único partido que ha mostrado su rechazo a esta norma. En un discurso propio de un partido de extrema derecha, cargado de machismo, homofobia y xenofobia, la diputada de la formación ultra Carla Toscano ha rechazado esta ley por ser "innecesaria". "Esta ley quiere castigar al disidente, adoctrinar a nuestros hijos porque quieren blindar a vuestros colectivos y así poder seguir manteniendo sus chiringuitos", ha añadido.

Después, todos los grupos, en el turno de fijación de posiciones, han afeado a los partidos que sostienen el Gobierno por las discrepancias en torno a la ley ante una cuestión de gran calado social. Asimismo, han asegurado que la norma será modificada porque presenta "deficiencias". Sara Giménez, diputada de Cs, ha pedido "talla política" a los socios del Ejecutivo ante un "debate lamentable" sobre quién registra la ley. 

El diputado del PNV Joseba Andoni Agirretxea Urresti ha pedido a ambos grupos que paren "este show de protagonismos", al mismo tiempo que les ha reclamado "más seriedad". "La igualdad nos parece una cosa más seria para andar jugando a quién le toca presentar una iniciativa. Son ustedes Gobierno, hagan las cosas más seriamente", ha advertido.

Bel Pozueta, diputada de EH Bildu, ha solicitado a PSOE y Unidas Podemos que dejen las peleas internas, mientras que el portavoz de Más País, Íñigo Errejón, ha afeado que "no pueden utilizar esta ley para poner el dedo en el ojo". "Ampliar los derechos no va en detrimento de nadie. Les pedimos que no pongan a competir los avances en derechos", ha apostillado.

Más noticias de Política y Sociedad