Público
Público

UPyD plasma en un informe la 'traición' de Lozano para justificar su expulsión del partido

La dirección ha enviado a todo el Consejo Político un documento con los correos que la diputada y candidata a sustituir a Rosa Díez intercambió con otros díscolos para formar la Plataforma Encuentro y confluir con Ciudadanos. 

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 14

La todavía portavoz de UPyD, Rosa Díez, y la candidata a sustituirla Irene Lozano.

MADRID.- Rosa Díez podría morir matando. Tras haber renunciado a su reelección como portavoz de UPyD, su equipo trabaja para desactivar la candidatura de su rival más fuerte: Irene Lozano

El Consejo de Dirección (la cúpula) del partido ha distribuido entre los miembros del Consejo Político (el órgano que tienen la decisión final sobre los programas, estrategias e informes de gestión de la formación) un documento de más de 15 folios en el que expone con todo detalle el caso de los correos intercambiados por la diputada y otros críticos que presuntamente pretendían formar un partido alternativo: Encuentro.

La polémica al respecto saltó hace semanas, cuando el diario Infolibre hizo públicos dichos e-mails y la dirección del partido barajó la posibilidad de suspender a Lozano de militancia. No obstante, decidió dejar esa decisión para después de las elecciones del 24 de mayo con el fin de no entorpecer la campaña. Ahora, en cambio, el documento al que ha tenido acceso este diario podría servir a la cúpula para justificar la expulsión de quien saben que podría tener más apoyos frente a los oficialistas en el próximo Congreso extraordinario en el que se decidirá la nueva dirección de UPyD. Y, en cualquier caso, Lozano llegaría al 11 de julio desprestigiada, acusada de querer disolver el partido en la confluencia con Ciudadanos, y, por tanto, podrían peligrar las opciones de éxito para su lista de Renovadores.

Por su parte, todos los críticos citados en dichos correos han intentado contrarrestar el ataque de la dirección enviando una carta a los afiliados en la que acusan a los de Rosa Díez de intentar influir en el resultado de dicho Congreso. "El Consejo de Dirección debería mantener una actitud neutral [...] Los esfuerzos deben ser dirigidos a la creación de un partido más fuerte, no a su fragmentación y división interna", lamentan en el correo al que también ha tenido acceso Público

En el Informe sobre la actuación coordinada de Ignacio Prendes y ciertos miembros de UPyD para desarticular las listas electorales de este partido y forzar una coalición con C’s, la dirección acusa a Lozano de haber diseñado y ejecutado, junto al exmagenta asturiano Ignacio Prendes, una "hoja de ruta" a fin de concurrir a las elecciones "mediante listas conjuntas con Ciudadanos, incumpliendo de esta manera el criterio aprobado por el Consejo de Dirección y el Consejo Político de UPyD".

La dirección acusa a Lozano de haber maniobrado para confluir con C's , "incumpliendo el criterio del Consejo de Dirección y del Consejo Político de UPyD"

Asimismo, le reprochan haber "colaborado activamente en el diseño y constitución de la denominada Plataforma Encuentro, que ha servido de instrumento a diversos candidatos de UPyD para negociar de forma conjunta el abandono de dicho partido, desarticulando las listas de UPyD ya confeccionadas, en beneficio de C's".

La acusación principal es, en resumen, que Lozano colaboró –tras la debacle en los comicios andaluces- en la "constitución de otro partido, precisamente para servir de instrumento de cara a negociar listas conjuntas en las siguientes contiendas electorales". Es más, la dirección agrega que la verdadera intención de la diputada era conseguir primero la "coalición electoral con Ciudadanos y una posterior convergencia con dicho partido" de cara a las generales.

Asimismo, en los correos citados en el informe (13 más que los dos que citaba Infolibre), se acusa también a Álvaro Anchuelo y Rodrigo Tena –ambos exmiembros de la dirección de UPyD que dimitieron de la misma tras el 22 de marzo—, así como a Félix Ortiz  -miembro de la Comisión de Garantías— y a Luciana de Miguel -concejal de UPyD en Segovia- de haber participado en tal traición

Los de Lozano: "Encuentro es una plataforma [no llegó a constituirse como partido] ajena al partido y ninguno de los miembros de Renovadores forma parte de ella"

De hecho, se muestran extractos de los 15 correos detectados en la cuenta oficial del partido de Prendes, en los que quedaría demostrada dicha intención. Así, Rodrigo Tena habría abogado por "constituir simultáneamente una corriente interna y un partido nuevo". El objetivo sería que la corriente interna siguiera luchando por hacerse con la dirección de UPyD mientras el partido nuevo (Encuentro) empezaba los contactos con C's. Si la corriente interna –se entiende que liderada por Lozano- ganaba desde dentro, la nueva cúpula de UPyD absorbería a Encuentro, una vez que Encuentro ya hubiera entrado en CCAA y Ayuntamientos de la mano de C's. Se encontrarían en ese escenario, por tanto, "en perfectas condiciones para pactar en las generales".

En caso contrario, si la corriente interna perdía, los impulsores de la misma saldrían de UPyD hacia ese nuevo partido y, de ahí, "de manera más ordenada" hacia la confluencia con C's. En otro correo, Anchuelo suscribe las "ideas" de Tena y resalta la necesidad de mantener toda la organización en secreto. Además, propone trasladarle la cuestión a Albert Rivera para convencerle de que acepte la estrategia magenta como una forma de aliarse con ellos de manera paralela tras haber roto los naranjas sus negociaciones con los oficialistas de Rosa Díez.

"Éramos gente de UPyD hablando del futuro de UPyD", se justifican los acusados en una carta enviada de forma interna a los afiliados para intentar contrarrestar el ataque 

Un día después es Lozano la que responde: "Mucha discreción con este papel. Contiene nuestra estrategia. Y adelante con los faroles". Pero en esa "discreción" cometió un error: lo envió a la dirección oficial que Prendes tenía en el correo terminado en upyd.es. Días más tarde, abogó por impulsar el registro de Encuentro como partido, "dada la precariedad" de la "posición interna" del grupo crítico que formaba parte de la lista de correo. "Al final, la plataforma será coyuntural y sospecho que el partido, no", escribió según el documento enviado por la dirección a los miembros del Consejo Político.

Rosa Díez e Ignacio Prendes, cuando éste todavía era diputado de UPyD en el Parlamento asturiano. Hoy lo sigue siendo, pero de Ciudadanos. Archivo EFE

Todos estos Renovadores -excepto Anchuelo, que abandonó su escaño y la militancia en el partido el mismo 25 de mayo; y Prendes, actual diputado de Ciudadanos en el Parlamento de Asturias- son los firmantes de la carta de respuesta en la que recuerdan, ahora, que "Encuentro es una plataforma [no llegó a constituirse como partido] ajena al partido y ninguno de los miembros de Renovadores forma parte de ella". 

"Éramos gente de UPyD hablando del futuro de UPyD", se justifican, y acusan de ello a la "actitud inmovilista del Consejo de Dirección". "Forzaron una situación límite [...] y nuestro objetivo era salvar nuestro partido e intentar retener a algunas personas destacadas que nos habían manifestado su intención de abandonar nuestras filas o que estaban dispuestos a retirar sus candidaturas, como finalmente ocurrió", agregan.

"Lo que queda meridianamente claro en este cruce de correos es nuestra voluntad de mantener la autonomía de nuestro partido [...] Los firmantes estamos aquí, dentro, luchando por nuestro partido, el más potente proyecto para la regeneración democrática de España", concluyen. 

La unión con C's, 'demostrada' en las listas cremallera

Del informe se extrae, además, cierta acusación al propio partido de los naranjas por haber permitido el transfuguismo desde sus filas a las suyas. Algo que, al parecer de la dirección de UPyD, quedaría demostrado con la elaboración de las "listas cremallera" (el número uno de C's; el segundo, de UPyD, y así) que finalmente concurrieron a las elecciones "en Asturias, Aragón o Galicia". Así, acusan a Prendes, Lozano y compañía de haber provocado "la desarticulación de las listas electorales de UPyD". "Hubo que volver a rehacerse posteriormente, a pocos días de la presentación de las candidaturas, con los graves inconvenientes y perjuicios que ello ha causado a este partido", se lamenta la dirección nacional del partido.

La dirección justifica el 'espionaje' de los correos de Prendes y los Renovadores la acusan de haber invertido dinero en eso y no en reforzar la campaña electoral

De otro lado, los de Rosa Díez justifican -tras la acusación de Lozano de que podrían haber incluso cometido un delito por divulgar correos que ella sí envió desde su cuenta personal- el porqué llegaron éstos a sus manos. 
 
"En virtud de las vigentes políticas de uso de las cuentas de correo de UPyD.es expresamente comunicadas y aceptadas por Ignacio Prendes, la cuenta es propiedad de UPyD […] quedando prohibida su utilización para fines personales, […], así como el envío de mensajes con contenido ilícito, inadecuado o que, en cualquier forma, vulnere derechos de UPyD o de terceros", reza el documento. La dirección explica que, por ello, una vez producida la baja del exdiputado se le revocaron las claves de acceso y se contactó la empresa encargada de dicho servicio (Trimedia), así como a la compañía Forest Digital Evidence, "dedicada a prestar servicios de gestión integral de pruebas electrónicas directamente relacionadas con los ámbitos de prevención, detección e investigación de fraudes y/o conflictos en entornos digitales así como la realización de informes periciales". Y ante notario.

Los redactores del informe aseguran que la dirección sólo ha accedido a los correos de Prendes que contenían las palabras "Ciudadanos, Plataforma Encuentro, Proyecto o Congreso"

Ésta última empresa realizó una copia del correo del asturiano y analizó,
"con una búsqueda a ciegas, las posibles evidencias existentes en relación a la eventual negociación de Prendes mientras era afiliado y cargo público de UPyD con C's", señala la dirección, dejando claro que no han accedido "en ningún momento" a otras comunicaciones más que a las que contenían las palabras "Ciudadanos/C's/Ciutadans; Plataforma; Encuentro AND Plataforma; Proyecto; Congreso". De ahí salieron los 15 correos electrónicos que la dirección resume ahora en el documento en el que está basado esta información. 

"Quien espía y es capaz de vulnerar la ley se retrata a sí mismo", responden Lozano, Ortiz, De Miguel y Tena en la carta a la que ha tenido acceso este diario, aunque ellos aboguen en la misma por no remitirse "a los medios" para no contribuir más a "la imagen de guerra interna" de UPyD. "Mostremos la responsabilidad con el partido que ellos no están teniendo", defienden, al tiempo que critican que, con los "graves problemas económicos" que sufre la formación desde las andaluzas, la dirección se haya gastado dinero en "contratar a una empresa que revise correos privados" cuando ése "es un gasto que podría haber sido aprovechado para potenciar a muchos candidatos que estaban haciendo campaña por UPyD".

El equipo de Rosa Díez se escudó en el no conocimiento de tales correos cuando, tras la publicación de los mismos en el diario Infolibre, empezó a rumorearse sobre la posibilidad de echar a Irene Lozano del partido. La propia portavoz, de hecho, ha evitado este tema llegando incluso a decir que no han tenido tiempo "ni de abordar" si van a abordarlo. La dirección de UPyD reconoce ahora, en cambio, que los correos de la polémica sí estaban en sus manos antes de salir en el citado medio y todo apunta a que han estado esperando a pasar las elecciones para empezar la batalla contra la candidata postulada a sustituirla. De confirmarse la expulsión de Lozano, Rosa Díez habría muerto matando.

Más noticias en Política y Sociedad