Público
Público

Urkullu y Torra se reúnen para tratar de recomponer una relación "difícil"

El lehendakari recibe al jefe de la Generalitat en Ajuria Enea, donde mantendrán el primer encuentro oficial. Ambos mandatarios discrepan sobre la vía que debe recorrer Catalunya para alcanzar la normalización política.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A la izquierda el lehendakari Iñigo Urkullu y a la derecha el presidente de la Generalitat, Quim Torra. / EFE

Siempre hay una primera vez. Después de un inicio de relaciones tormentoso, el lehendakari Iñigo Urkullu recibirá este miércoles en Vitoria al president Quim Torra, con quien mantiene unas inocultables diferencias en torno a la posibilidad de recurrir a la vía unilateral como mecanismo para conseguir un nuevo marco de relaciones con el Estado. El calendario no deja lugar a dudas: el primer encuentro entre ambos llega recién seis meses después de que el mandatario catalán asumiera sus funciones.

La agenda de reuniones de Torra deja otro apunte llamativo. El primer contacto que mantuvo con un político vasco no fue precisamente con un representante del Gobierno de Vitoria, sino con un miembro de la oposición. El pasado 18 de julio, el president recibió en su despacho de Barcelona al senador de EH Bildu Jon Inarritu, quien había planteado diversas iniciativas y preguntas al Gobierno en torno a la situación que atraviesa Catalunya. 

Cuatro meses después de esa reunión, Torra tiene por primera vez en su agenda el nombre de Urkullu. En realidad, el encuentro se producirá en el marco de la visita que el mandatario catalán cursará a Euskadi por otro motivo: Torra ha aceptado la invitación de la plataforma Gure Esku Dago –que promueve la celebración de una consulta soberanista en Euskadi- para dar una charla en Donostia, algo que tendrá lugar este mismo miércoles a las 19.00 en el Palacio Kursaal.

Según ha podido confirmar Público, el orden de los hechos fue el siguiente: en primer lugar se fijó la actividad de Gure Esku Dago –que empezó a gestarse antes de las vacaciones de verano-, y luego la reunión con Urkullu. De esta manera, el president aprovechará su visita al País Vasco para tratar de recomponer las difíciles relaciones con el lehendakari.

La falta de sintonía se debe, principalmente, a las claras discrepancias que mantiene Urkullu con quienes apuestan por la vía unilateral en Catalunya. De hecho, en las últimas semanas el jefe del Gobierno Vasco ha hecho declaraciones que profundizan aún más esa brecha: en una comparecencia ofrecida en el marco de una reciente visita a la comunidad vasca de Argentina, el lehendakari afirmó que la apuesta por la unilateralidad conduce a la "fractura social".

No en vano, Urkullu –quien ejerció como intermediario para tratar de reconducir la crisis catalana- intentó convencer al ex president Carles Puigdemont que convocara elecciones anticipadas y evitara así la intervención del Estado vía artículo 155 de la Constitución, pero sus gestiones no dieron resultados positivos. Según coinciden en señalar distintas fuentes, su papel como mediador no gustó demasiado en filas del independentismo catalán.

Hay otro dato que tampoco gusta a Torra: el mandatario vasco visitó en agosto pasado al líder de ERC, Oriol Junqueras, en la cárcel de Lledoners, pero de momento ha evitado pasarse por Waterloo para hacer lo propio con Puigdemont. Quien sí se ha fotografiado con el president huido ha sido el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, quien le visitó la semana pasada en su refugio belga.

Así las cosas, el hielo empezará romperse durante la comida que Torra y Urkullu mantendrán en Vitoria. Luego habrá una comparecencia conjunta de ambos mandatarios, un gesto poco habitual que busca, precisamente, demostrar que las cosas pueden reconducirse y que aún existen puntos en común. No en vano, el máximo responsable del Gobierno Vasco coincide con el jefe de la Generalitat en el apoyo a los independentistas encarcelados y en reclamar el fin de la judicialización de la política catalana. Será precisamente en esos puntos sobre los que pondrán el foco, dejando a un lado aquello que les separa.

La consulta de Donostia

Luego de la rueda de prensa –prevista para las 15.30, según la agenda del lehendakari-, Torra se desplazará a Donostia para participar en la charla organizada por Gure Esku Dago. Su intervención servirá para caldear el ambiente de cara al domingo, cuando la capital guipuzcoana se convertirá en la primera capital vasca que organiza una consulta soberanista. “¿Quieres que la ciudadanía vasca decida su futuro político por sí misma y libremente?”, será la pregunta que figurará en la papeleta.

Ese mismo día también habrá votaciones similares en las localidades de Irun, Zalla, Balmaseda y Alonsotegi. En total, más de 220 mil personas estarán habilitadas para tomar parte en esta nueva jornada de marcado carácter simbólico y reivindicativo.

En ese marco, el domingo habrá una amplia representación de independentistas catalanes en Donostia. Según ha adelantado Gure Esku Dago, se prevé la participación de la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, y de Marcel Mauri, vicepresidente de Òmnium Cultural. También estarán presentes los diputados de ERC Gabriel Rufián y Joan Tardá, así como Aurora Madaula, diputada de Junts per Catalunya en el Parlamento de Cataluña, Aina Delgado, miembro de la secretaría nacional de la CUP y Jaume López, profesor de Ciencia Política de la Universidad Pompeu Fabra.

También vendrán –en calidad de observadoras internacionales- Shona McAlpine, secretaria y delegada de relaciones internacionales de la organización escocesa Independence Convention, y la antropóloga e investigadora argentina Julieta Gaztañaga. Los resultados se conocerán en horas de la noche.

Más noticias en Política y Sociedad