Público
Público

Veto del Senado El lío del PP con el pacto contra la violencia machista: primero amaga con votar en contra y luego se desdice

Fuentes del partido conservador trasladaron el miércoles a este diario que estarían dispuestos a votar en contra de la ley contra la violencia machista en la que el PSOE ha introducido una enmienda para acabar con el poder de veto del Senado. El jueves, el número tres del PP, Javier Maroto, afirmó que el PP no romperá el pacto de Estado contra la violencia machista

Pablo Casado (c), el nuevo líder del PP, junto a Teodoro García Egea (i) y Javier Maroto (d). / Europa Press

El PP vuelve a demostrar que en apenas unas horas puede decir una cosa y la contraria. El vicesecretario de Organización de los conservadores, Javier Maroto, afirmaba este jueves que su partido no romperá el pacto de Estado contra la violencia machista, pese a la "extrema provocación" y la "irresponsabilidad de máximo nivel del PSOE", cuando este martes introdujo una reforma al poder de veto del Senado -Ley de Estabilidad Presupuestaria- en una enmienda a la ley de violencia de género que tramita la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados.

El Partido Socialista se sirvió de un mecanismo contra el que el Tribunal Constitucional se ha pronunciado varias veces, y que el propio PP ha utilizado en innumerables ocasiones, incluso para tramitar el aforamiento exprés del rey Juan Carlos de Borbón. 

Maroto: "Vamos a permanecer en el pacto", afirma Maroto. Ayer, en su partido reconocían que estarían dispuestos a votar en contra de esta ley, de no retirar el PSOE su enmienda

En una entrevista en Espejo Público (Antena 3 ), este jueves, Maroto afirmaba que su formación respetará este acuerdo: "Vamos a permanecer en él"; llevó "muchas horas y muchos meses ponernos de acuerdo", apostillaba.

Sin embargo, fuentes de su partido aseguraron el miércoles a Público que estarían dispuestos a votar contra esta ley en su totalidad, en el caso de que el PSOE decidiese mantener esta enmienda pese a las amenazas de los conservadores. El PP ya ha dado los primeros pasos en su una ofensiva parlamentaria, que previsiblemente les llevará a presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional.

No quedaría otra alternativa, insistían, ya que en ningún caso contemplan permitir que el Gobierno de Pedro Sánchez logre acabar con el poder de veto del Senado, donde el PP goza de mayoría absoluta, utilizando esta fórmula, una "estafa".

Llegado el caso, afirmaban, tocaría hacer pedagogía e incidir en que los conservadores no están en contra de la ley de violencia machista, sino que se niegan a aceptar el "fraude" de aceptar esta enmienda, que no tiene nada que ver con el texto legal en el que se ha introducido. Según su relato, introducir esta enmienda en un texto que representa un pacto tan importante, supone, de facto, devaluarlo, darlo por roto.

Así lo adelantaba este jueves Eldiario.es, citando las palabras del propio Maroto durante una entrevista en RNE, el miércoles. "Si esa enmienda prospera están de facto fracturando ese consenso [el pacto de Estado], porque no se puede votar esa ley por todos los partidos políticos fruto de esta triquiñuela", sostenía el número tres del PP.

Por su parte, y mientras los conservadores insistían en que tienen serias opciones de parar la tramitación de esta normativa, en el Partido Socialista insistían en que los conservadores -apoyados por Ciudadanos- no tienen nada que hacer.

La portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, insistía este jueves en que dan por hecho que los letrados de la cámara, en un informe que previsiblemente encargará la Mesa, les darán la razón. Lastra era preguntada por si los socialistas acatarían la decisión de los letrados, incluso de ser contraria al razonamiento jurídico de su partido, pero la portavoz obviaba esta cuestión para insistir en que lograrán su objetivo. 

Más noticias de Política y Sociedad