Público
Público

Vox silencia a quien le llama fascista en Castilla y León, pero acusa a la izquierda de "filoetarra y golpista"

El vicepresidente García-Gallardo se ha dedicado a tuitear cada día estos insultos a los socialistas, a los que el mes pasado ya denominó "banda criminal", mientras quita la palabra a Pablo Fernández (Unidas Podemos).

García-Gallardo
El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, interviene en un acto en Madrid, a 9 de mayo de 2022. Isabel Infantes / EUROPA PRESS

El ultraderechista Juan García-Gallardo, vicepresidente de la Junta de Castilla y León por elección directa del popular Alfonso Fernández Mañueco, vuelve a cargar contra el PSOE a base de insultos. Ahora, utiliza Twitter para escribir -ya dos días consecutivos-: "Son una banda sostenida por golpistas, filoetarras y comunistas. Y hay que decirlo todos los días", mientras acompaña el texto de una fotografía suya desde el estrado en un Pleno de las Cortes señalando a la bancada socialista.

Sin embargo, Vox no permite que, desde la más exquisita educación, se les llame "fascistas", como sucedió el pasado 30 de noviembre, cuando el presidente de las Cortes (Carlos Pollán, de Vox) quitó la palabra al portavoz de Unidas Podemos, Pablo Fernández, por asegurar que García-Gallardo "profesa con fruición y con delectación la ideología fascista".

"Bajo la presidencia de Vox en las Cortes te pueden llamar desde asesino a hijo de puta y no pasa nada, pero no se puede llamar fascista a un fascista. Es escandaloso", lamentaba el político leonés tras el incidente.

La llamada al orden de Pollán a Fernández se produjo después de que el de Unidas Podemos asegurara que el polémico García-Gallardo "encarna lo peor y lo más abyecto de la política. Usted es alguien que profesa con fruición y con delectación la ideología fascista. Es alguien que tiene un discurso racista, machista, homófobo, xenófobo y clasista".

Tras esta frase, en apenas 25 segundos en el estrado, Pollán le llamó al orden y le solicitó que retirara la expresión de fascista. Fernández aseguró que "el fascismo es una ideología política" y no se desdijo, el presidente de las Cortes le llamó al orden por segunda y tercera vez, le quitó la palabra y le instó a abandonar el estrado. Apenas un minuto y diez segundos pudo estar el leonés en el uso de la palabra.

Al día siguiente, el propio Pablo Fernández lamentaba en una entrevista en el programa de Cuatro Todo es mentira que "no es casualidad que Castilla y León sea una de las pocas en las que no tenemos una ley LGTBI, que se haya derogado el decreto de memoria histórica, que por cierto había hecho el PP, que se esté vilipendiando a las mujeres, se esté hostigando a los inmigrantes, vejando a los sindicatos... Eso forma parte de una ideología política que es la ideología fascista", subrayó el de Unidas Podemos.

Gallardo, sin reprobación tras llamar al PSOE "banda criminal"

Algo completamente opuesto a lo sucedido en el mismo escenario el pasado 25 de octubre, cuando el vicepresidente era preguntado por el cumplimiento de la Agenda 2030 por parte de la Junta de Castilla y León, en la sesión de control del Gobierno. En su respuesta, García-Gallardo mandó al socialista "un recado para el líder de su banda criminal" para que "cuanto antes" se vaya a presidir la Internacional Socialista porque "los españoles no aguantan ni un minuto más las traiciones y los crímenes del señor Sánchez", aseguró.

En aquel momento, la viceportavoz socialista, Patricia Gómez Urban, solicitó la retirada de esas afirmaciones o, en su caso, que el presidente de las Cortes, Carlos Pollán, le llamara al orden.

Hasta en dos ocasiones el presidente de las Cortes preguntó a García-Gallardo si quería retirar esta afirmación, que negó en ambas ocasiones al aludir, primero, a que "la mejor muestra de que es una banda criminal es que han cometido el mayor delito de corrupción", mientras que en la segunda ocasión sentenció: "No tengo intención de retirar nada porque el PSOE tiene una historia criminal constatada".

"Me gustaría que la sesión siguiera con un mínimo de orden. Les ruego a toda la cámara que guarde silencio mientras intervienen", apeló el presidente de las Cortes -también de Vox- a los parlamentarios. Y ahí se quedó todo.

Más noticias