///

Los principales tipos de TDH y TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad, conocido como TDAH (o simplemente TDH), es una afección crónica del desarrollo neurobiológico caracterizado por un déficit de atención, impulsividad e hiperactividad motora y/o vocal que afecta a millones de niños en el mundo y que a menudo continúa en la edad adulta.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad, conocido como TDAH (o simplemente TDH), es una afección crónica del desarrollo neurobiológico caracterizada por un déficit de atención, impulsividad e hiperactividad motora y/o vocal que afecta a millones de niños en el mundo —alrededor de un 7% de los niños españoles— y, a menudo, continúa en la edad adulta. 

A continuación, señalamos el origen del estudio de este trastorno, los tipos de TDAH, sus posibles causas, los síntomas más habituales, los tratamientos más comunes, así como las controversias sobre los mismos, su sobrediagnóstico y su propia condición de trastorno. 

¿Qué es el TDAH? 

Los principales tipos de TDH y TDAH
Fuente: Unsplash

A finales del siglo XVIII el médico escocés Alexander Crichton publica su libro Una investigación sobre la naturaleza y el origen del trastorno mental en el que hace una referencia a una “inquietud mental” que se señala como el primer antecedente clínico del TDAH: Crichton observó cómo algunos niños mostraban “inquietudes” y signos de falta de atención. 

El estudio sobre este supuesto trastorno comienza esclarecerse a partir del siglo XX con los trabajos de Leon Eisenberg, entre otros psiquiatras, incluyéndose en el primer Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-I) editado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría en 1952 en la que se lo relaciona con una “disfunción cerebral mínima”.  

Tras ser definida en el DSM-II con la gráfica acepción de “reacción hipercinética de la infancia” en alusión a su, a menudo, movimiento frenético, a partir de la década de los 80 del pasado siglo se le conoce como TDA (Trastorno de Déficit de Atención). 

A partir de aquí surge una cierta confusión de términos (y siglas) hasta la actual denominación TDAH o, más recientemente, TDH, poniendo el foco en la hiperactividad más que en la falta de atención que, a tenor de las últimas investigaciones, parece un error de interpretación clínica ya que, a menudo, los niños y adultos con TDAH muestran una capacidad de hiperconcentración vinculada a factores emocionales y no conscientes que, como contrapartida, conlleva una menor atención en situaciones de “menor atractivo” tal y como indica el DSM-IV de 1994. 

Tipos de TDAH 

Debido a la complejidad y ambivalencia de los síntomas asociados al TDAH, la comunidad psiquiátrica fijó tres tipos de TDAH de cara a mejorar la interpretación y estudio del trastorno, así como sus posibles tratamientos: 

  1. Falta de atención predominante. Buena parte de los síntomas corresponden a la falta de atención. 
  1. Presentación predominante hiperactiva/impulsiva. La mayoría de los síntomas derivan de la hiperactividad y la impulsividad. 
  1. Presentación combinada. Presenta síntomas combinados tanto de falta de atención como de hiperactividad e impulsividad. 

Principales síntomas asociados al TDAH 

A pesar de que esta clasificación de subtipos ha venido aplicándose en las últimas décadas, de forma más reciente la comunidad médica tiende a aparcar esta clasificación centrándose en la observación de los síntomas más prominentes de cada caso. 

En este sentido, el DSM-V considera que un niño de menos de 12 años debe presentar seis o más síntomas (5 en el caso de los adultos) de uno de los dos patrones (falta de atención e hiperactividad/impulsividad) que no concuerdan con el nivel de desarrollo y afectan directamente a las actividades sociales y académicas/laborales del individuo para ser diagnosticado con TDAH. 

Falta de atención 

  • Fallos en las tareas o el trabajo por falta de atención a los detalles o descuidos. 
  • Dificultad para mantener la atención en tareas recreativas y juegos. 
  • Parece absorto y no escucha cuando se le habla directamente. 
  • Dificultad para seguir las instrucciones y terminar las tareas escolares. 
  • Falta de interés en iniciar tareas repetitivas o mecánicas que requieren un esfuerzo mental sostenido. 
  • Se distrae con facilidad con estímulos externos. 
  • Se olvida de las tareas rutinarias 

Hiperactividad/impulsividad 

  • Juega o golpea con frecuencia con las manos o los pies o se retuerce en el asiento. 
  • Se levanta en situaciones en la que se espera que esté sentado 
  • Corre o trepa en situaciones en las que no resulta apropiado. 
  • Tiene problemas para realizar actividades tranquilas. 
  • Habla demasiado. 
  • Tiene dificultades para esperar el turno. 
  • Interrumpe las actividades de los demás. 

Causas del TDAH 

Ejercicios para reforzar la memoria
Ejercicios para reforzar la memoria

Las causas de la aparición del trastorno de déficit de atención con hiperactividad siguen siendo dudosas. Algunos estudios apuntan a un importante componente genético llegando a cifrarse en un 80% el número de casos de origen hereditario, mientras que en el otro 20% también intervendrían factores ambientales.  

En esta línea, los estudios neuroquímicos y neuroanatómicos aportan interesantes pautas para la mejor comprensión de este trastorno. Partiendo de la tomografía PET y de la resonancia magnética, se observa un déficit en la acción reguladora de ciertos neurotransmisores como la dopamina o la serotonina, que no estarían disponibles en cantidades suficientes en los ganglios basales y el lóbulo frontal de los niños con TDAH mientras que abundarían en los niños sin ese trastorno. 

En cuanto a los factores ambientales, a lo largo de las últimas décadas de estudio se han citado cuestiones como la exposición de los fetos al alcohol, al humo del tabaco, al plomo, así como ciertas infecciones durante el embarazo, nacimiento o primera infancia que incluyen la varicela, el sarampión o la rubeola. Incluso se ha valorado la influencia de determinados colorantes o conservantes presentes en los alimentos.  


Posibles tratamientos del TDAH 

Tal y como sucede con otros trastornos, el tratamiento del TDAH pivota en torno a dos facetas: la farmacológica y las terapias conductuales.  

La primera de ellas es altamente controvertida ya que algunos de los medicamentos administrados de forma regular en las últimas décadas podrían tener efectos secundarios graves en niños y adolescentes como es el caso del metilfenidato. 

La terapia conductual es un tratamiento más progresivo y que se aconseja antes de optar por la vía farmacológica. Se trata de que padres y profesores apliquen destrezas y estrategias para ayudar a los niños y adolescentes con TDAH a manejar su comportamiento tratando de que su afección no interfiera en los aspectos decisivos de su vida, aprendiendo a conocer su trastorno alejado de estereotipos. 

Controversias en la interpretación del TDAH 

Motivos del deterioro de la memoria
Pensamiento

Hace diez años, una considerable polémico giró en torno a unas declaraciones de Leon Eisenberg, el psiquiatra infantil pionero en el estudio del autismo, el TDAH y otros trastornos habituales en la infancia. En una entrevista poco antes de morir con Der Spiegel, el psiquiatra estadounidense habría afirmado que el TDAH era “un excelente ejemplo de enfermedad inventada” y que “la predisposición genética al TDAH está completamente sobrevalorada”.

Estas sorprendentes declaraciones llevaron a Joseph Knobel Freud, psicoanalista español, sobrino nieto de Sigmund —a cuyas teorías siempre se opuso con vehemencia Eisenberg—, a constatar que en, su opinión, el TDAH es “un invento de esta sociedad de la inmediatez en la que vivimos, y que nos lleva a la hipermedicalización de niños que son más movidos”. 

Tal fue el impacto de las declaraciones de Leon Eisenberg que sigue especulándose sobre errores interpretativos en relación a la traducción de las declaraciones en alemán a otros idiomas. En este sentido, hasta la FEAADAH (Federación Española de Asociaciones de Ayuda al TDAH) llegó a publicar un comunicado reaccionando a la controversia: “El TDAH ni es un invento ni una moda”

Más allá de la controversia generada por las declaraciones de Eisenberg, otros estudios mantienen las dudas abiertas acerca de la investigación del TDAH, como el ensayo publicado por el psicólogo Fernando García de Vinuesa: Prehistoria del TDAH, aditivos para un diagnóstico insostenible.


Así las cosas, actualmente la comunidad médica hace especial hincapié en el riesgo que supone la sobremedicalización y el sobrediagnóstico de niños y adolescentes, sin menoscabo de los riesgos que supone, a su vez, la falta de diagnóstico y terapia para un trastorno cuyas causas aún deben esclarecerse para ofrecer tratamientos más efectivos



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.