Público
Público

Unas 200 ballenas aparecen muertas en una bahía de Tasmania

Ricardo Aguilar, director de Investigación de la ONG Oceana, explica que aunque "no se puede descartar nada", este tipo de varamientos, en los que se encuentran a diferentes especies de cetáceos, pueden estar relacionados con el "factor humano".

Alrededor de 200 ballenas muertas en la bahía de Macquerie (Tasmania, Australia)
Alrededor de 200 ballenas muertas en la bahía de Macquerie (Tasmania, Australia). REUTERS

Alrededor de 200 ballenas han sido encontradas muertas en una playa de la bahía de Macquerie, en la isla australiana de Tasmania este miércoles. Las autoridades del país han confirmado que consiguieron salvar a 35 de los animales devolviéndolos mar adentro. Dos de estos cachalotes rescatados volvieron a quedar varados en la playa Ocean Beach de la misma zona.

El pasado martes hubo otra varada en la Isla King, perteneciente a la misma región, con un total de 14 cachalotes. Todo apunta a que han sido los factores humanos los culpables de esta situación. Ricardo Aguilar, director de Investigación de la ONG Oceana, ha explicado a Público que "cuando se producen varamientos de varias especies se pueden deber al factor humano".

Además, salvamento intentó que las ballenas pilotos que se salvaron de este varamiento masivo, volviesen "con las mejores posibilidades de supervivencia", según informa Efeverde.

El factor humano, entre las posibles causas

Aguilar señala que "normalmente los varamientos masivos son de una sola especie". Estos varamientos pueden producirse por diferentes causas como tormentas eléctricas que afectan a su sistema de navegación o que el "macho dominante" acabe varando y, con él, el resto de las ballenas.

Sin embargo, Aguilar insiste en que "cuando se producen varamientos de varias especies se pueden deber al factor humano". Entre ellos, ha querido destacar los ruidos en el fondo marino provenientes de "maniobras militares que utilizan sónares de baja frecuencia". Estos acaban influyendo en la frecuencia con la que se relacionan las ballenas. Lo que puede acabar produciéndoles daños e incluso producirles el llamado 'mal de las profundidades'.

Aguilar: "Muchas veces es complicado conocer la causa real" de los varamientos

Los sónares producen que las ballenas salgan a la superficie demasiado rápido "de zonas muy profundas. Les produce burbujas dentro del circuito sanguíneo y estas acaban llegando al cerebro", explica a Público el director de Investigación de Oceana.

"Muchas veces es complicado conocer la causa real. Si son diferentes especies las que acaban varadas, entonces tiene que ser algo más global". Recalca que, en algunas ocasiones, podría darse por un bloom o proliferación de algas marinas que acaben afectando a los animales. 

"No se puede descartar nada"

Sin embargo, ha achacado que es complicado y "raro que también aparezcan cachalotes, animales que se encuentran a grandes profundidades, porque no se suelen ver afectados por esto pero sí por los ácidos profundos". 

Por tanto, es difícil que estas varadas se deban a la emergencia climática. Es cierto que las proliferaciones de algas nocivas pueden aumentar su frecuencia por el emergencia climática, pero cuando se habla de animales que se alimentan a 800 y 1.000 metros como los calderones y los cachalotes "no se ven afectados por este factor como los animales de la superficie. De momento".

Ricardo Aguilar ha querido remarcar para Público que "no se puede descartar nada" hasta que haya más información sobre las circunstancias de estas ballenas. ​

Más noticias