Público
Público

Islas Canarias Casi 1.700 migrantes, uno fallecido, han llegado este sábado a Canarias

Esta es la cifra más alta en una sola jornada desde la "crisis de los cayucos". Una persona falleció y varias sufren problemas de deshidratación en un cayuco que fue trasladado a El Hierro.

El buque Guardamar Polimnia atraca en el muelle de Arguineguín.
El buque Guardamar Polimnia atraca en el muelle de Arguineguín. - EFE

efe

Casi 1.700 personas migrantes, una de ellas fallecida, han llegado a Canarias a lo largo de este sábado a bordo de 20 embarcaciones, la cifra más alta en una sola jornada desde la "crisis de los cayucos" de 2006-2007, según las cifras que facilita el 112 de Canarias una vez completados los recuentos en tierra.

Desde la madrugada a la media tarde de este sábado arribaron por mar 1.096 migrantes y durante la noche llegaron otras 600 personas a bordo de un total de 20 embarcaciones. El hombre fallecido en un cayuco fue trasladada a El Hierro junto a una patera con 159 personas a bordo, varias con problemas de deshidratación, según informaciones de Salvamento Marítimo y del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad regional 112.

Los servicios de emergencia de las islas atendieron durante la tarde de este sábado a las primeras 1.096 personas llegadas a las costas o rescatadas por Salvamento Marítimo en el Atlántico: 643 en 16 barcas en Gran Canaria, 271 en dos cayucos en Tenerife, 159 en un cayuco y una patera en El Hierro y 23 en una barquilla en La Gomera.

Media docena de buques de Salvamento Marítimo han participado en los diferentes rescates del día desde las cuatro de la madrugada, cuando detectaron varias pateras a 18 millas al sur de Gran Canaria los radares del Servicio Integral de Vigilancia Exterior. 

Movilizado en su ayuda el barco de rescate Guardamar Talía, se hallaron en el lugar cinco grupos de indocumentados, dos integrados por hombres de origen magrebí, uno de 69 y otro de 27, y tres por varones de origen subsahariano que sumaban 72, 58 y 52 personas.

Y a ellos se añadieron pronto otros 26 personas indocumentadas de procedencia magrebí de los que se supo cuando se desembarcaba a los anteriores. Todos fueron trasladados al muelle de Arguineguín.

Lugar al que, además, se condujo a primeras horas de la mañana a los ocupantes de otras dos pateras detectadas a 18 millas al sur de la isla que llevaban a 28 y 29 personas de origen magrebí, han añadido desde Salvamento Marítimo.

Su personal ayudaría a llegar a tierra algo más tarde a dos cayucos de los que desembarcaron en Tenerife a 240 personas y pronto volvería a actuar, esta vez desde Gran Canaria, al tenerse noticia de tres pateras más con 21, 18 y 19 ocupantes, entre ellos dos mujeres, y un cayuco con 118 pasajeros que finalmente fueron conducidos a esta isla.

En la media tarde del sábado, La Gomera fue escenario de la llegada de otro grupo de migrantes donde se trasladó, después de las cinco, a 23 personas de origen magrebí, 19 adultos y cuatro menores, tras detectar una patera en la que viajaban cerca de Playa Santiago, en cuyo muelle tomaron finalmente tierra escoltados por un barco de rescate de Salvamento Marítimo que salió a su encuentro.

Asimismo, todas las pateras que llegaron durante la noche fueron rescatadas por Salvamento Marítimo y trasladadas hasta el Muelle de Arguineguín (Gran Canaria) para ser asistidos por Servicio de Urgencias Canario (SUC), Cruz Roja y personal del centro de salud de la zona. 

Denuncia de Human Rights Watch

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este mismo sábado la situación de los migrantes en el muelle de Arguineguín, en la isla de Gran Canaria, que tachan de "insostenible".

Así se ha manifestado la directora adjunta de Human Rights Watch para Europa, Judith Sunderland, en declaraciones a los medios de comunicación tras visitar las carpas que acogen a los migrantes llegados al puerto de Arguineguín en Mogán (Gran Canaria).

"Habíamos oído en toda Europa acerca de la situación en este muelle y me parecía importante verlo con mis propios ojos, porque también sabíamos que no era posible el acceso para periodistas y otras oenegés para verificarlo", precisó Sunderland.

La directora adjunta de Human Rights Watch para Europa, Judith Sunderland, avisa de que la situación sería absolutamente gestionable en Arguineguín si hubiera solidaridad entre todos los países europeos. Elvira Urquijo A. / EFE

Por ello, en su recorrido por las instalaciones portuarias, la representante de la ONG ha hablado con trabajadores de Cruz Roja, Guardia Civil y sobre todo con las personas retenidas en el muelle "en unas condiciones que no aseguran ni su dignidad ni su salud, y donde pasan mucho más tiempo del que es necesario y legal", las 72 horas máximas de detención.

Al respecto, subrayó la situación en particular de un grupo de mujeres que se encuentran en el muelle desde el 22 de octubre y en el que hay dos que han dado positivo en coronavirus "y sin embargo están ahí, viviendo en una carpa con otras personas".

No obstante, Judith Sunderland indicó que desde que tuvo conocimiento de este hecho la Delegación del Gobierno en Canarias inmediatamente gestionó el traslado de todas las personas que hayan resultado positivas por covid-19 a un lugar aislado de confinamiento y con posibilidades de recibir atención médica, si fuese necesario.

En cuanto al anuncio realizado este viernes en Gran Canaria por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de que en pocas semanas se cerrará el dispositivo en Arguineguín para instalar a los migrantes en un antiguo polvorín en Barranco Seco, Sunderland manifestó que es positivo "pero un poco tarde".

Llegada al muelle de Arguineguín (Gran Canaria) del buque Guardamar Polimnia. Elvira Urquijo A. / EFE

"Ojalá lo hagan pronto y el nuevo lugar funcione mejor y con más eficiencia, y pueda asegurar unas condiciones mínimas de respeto a la dignidad y la salud de las personas", añadió.

HRW entiende que es complicada la gestión cuando llegan tantas personas pero, advierte, también se trata de un Gobierno, el español, con experiencia con los flujos migratorios "y que es capaz de hacerlo de una manera mucho mejor".

El hecho de que en otros países de Europa haya habido una gestión muy mala "no justifica que también exista aquí", critica HRW

El hecho de que en otros países de Europa haya habido una gestión muy mala "no justifica que también exista aquí", criticó Sunderland, quien precisó que HRW va a seguir supervisando la situación, entrevistando a personas que han pasado por el muelle, abogados y expertos para luego hacer las recomendaciones "más contundentes" al Gobierno español en cuanto a cómo manejar mejor la situación.

Subrayó que esta situación hay que verla en el contexto europeo de la migración por mar y tierra "y creo que España podría dar un ejemplo mucho más positivo de cómo se puede gestionar con pleno respeto los derechos de las personas, que en el muelle no se están respetando".

Situaciones como estas son "un reto y una oportunidad para toda Europa", considera la directora de Human Rights Watch, pero para ello tiene que haber "mucha más solidaridad entre todos los países europeos y así sería absolutamente gestionable". 

Más noticias de Política y Sociedad