Público
Público

ACNUR devoluciones en caliente en Ceuta Marlaska se queda solo negando "devoluciones ilegales" en la frontera de Ceuta

El ministro asegura que todas las repatriaciones durante la crisis fronteriza se hicieron conforme a la legalidad y que se contó con la cooperación del ACNUR. Sin embargo, el organismo de la ONU lo desmiente, al tiempo que la Fiscalía de Ceuta investiga la devolución en caliente de un menor documentada por los medios en el paso fronterizo del Tarajal.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante su comparecencia este viernes en el Congreso.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante su comparecencia este viernes en el Congreso. J.J. Guillén / EFE

El Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se ha quedado prácticamente solo a la hora de negar que se produjeran devoluciones ilegales de personas durante la crisis fronteriza del pasado mes en Ceuta.

Este viernes, en la comisión de Interior del Congreso, ha vuelto a insistir en varias ocasiones en que se no se llevaron a cabo expulsiones contrarias a la ley en el paso fronterizo durante el caos vivido en la ciudad autónoma el pasado mayo. Aunque, en esta ocasión, sus afirmaciones han sido puestas en duda por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que según el ministro, estuvo "desde el primer momento" asistiendo y cooperando con el Gobierno y las fuerzas de seguridad que se desplegaron en la playa del Tarajal.

Según Marlaska, durante la llamada crisis diplomática, en la que Marruecos dejó de controlar la frontera, entraron más de 8.000 personas en los primeros días. "En menos de 48 horas ya se había devuelto a 6.000 por los cauces legalmente establecidos", ha respondido a las preguntas del diputado de EH Bildu Jon Iñarritu. Sin embargo, Marlaska no ha explicado cuáles son esos "cauces legales" ni ha aportado documentación al respecto por el momento. Ha enfatizado que "no hubo ninguna devolución ilegal", sino que "todas las personas regresaron conforme a la ley, voluntariamente o a través de los oportunos expedientes", y se ha escudado en que se contó con la "colaboración y presencia de ACNUR" durante aquellos días para "la determinación de los perfiles vulnerables o susceptibles de recibir protección internacional".

ACNUR: "No podemos confirmar que todas las devoluciones se hayan hecho conforme a la legalidad"

La respuesta no solo no ha satisfecho a Iñarritu, sino que fuentes de la oficina en España de ACNUR se han desmarcado de las afirmaciones del ministro y han expresado sus dudas sobre la legalidad de algunas devoluciones.

Según han explicado a Público, el equipo de ACNUR ha estado en Ceuta "desde el primer día de la crisis apoyando en la respuesta y ayudando a que se retomaran los protocolos de protección internacional, incluyendo el acceso al procedimiento de asilo". Sin embargo, afirma ACNUR, "no podemos confirmar que  todas las devoluciones se hayan hecho conforme a la legalidad o de forma voluntaria", ya que han recibido "algunos testimonios de personas que nos trasladaron su interés en pedir asilo y que habían sido devueltas de manera forzosa y, en algunos casos, con violencia". Unos "hechos graves en materia de protección internacional" que pusieron en conocimiento de las autoridades y por los que han pedido que se abra una investigación.

La Fiscalía ceutí también investiga devoluciones de menores

Esta respuesta de ACNUR se suma a la investigación abierta por la Fiscalía de Menores de Ceuta por la devolución en caliente de un menor marroquí que cruzó la frontera a nado, con botellas a modo de flotador, y que fue devuelto ese mismo día a Marruecos por soldados españoles, como grabó y publicó la Agencia Reuters. La denuncia la interpuso la Coordinadora de Barrios, y el chico, llamado Aschraf, fue localizado por El País en Casablanca (Marruecos), donde relató su caso y las dos devoluciones de las que fue víctima.

Las palabras de Marlaska también contrastan con las imágenes de diversos medios de comunicación que documentaron a pie de paso fronterizo cómo las personas eran devueltas automáticamente sin ningún procedimiento legal cuando llegaban a la orilla española de la playa del Tarajal. Público también fue testigo de cientos de retornos voluntarios de marroquíes dos días después de su entrada irregular, aunque se realizaron sin ningún tipo de trámite o documentación.

Además, otras organizaciones, como la Fundación Raíces, denunciaron durante aquellos días las devoluciones en caliente de adultos y niños y pidieron a la Fiscalía que se investigaran.

Marlaska negó desde el principio que se estuviera devolviendo a menores, aunque en una reciente entrevista con el país El País, el fiscal de menores ceutí, José Luis Puerta, aseguró: "Que hubo devoluciones de menores está claro, se ve en las imágenes". Estos retornos de niños son contrarios a la Constitución Española y a la Convención de Derechos del Niño de las Naciones Unidas, las que España está adherida.

Por otra parte, según el propio Ejecutivo, las únicas devoluciones documentadas y acordadas con Marruecos comenzaron después del día 20 de mayo, cuando ambos Gobierno pactaron la entrega de todos los marroquíes que habían entrado en Ceuta a un promedio de unos 40 migrantes cada dos horas. Este pacto se alcanzó cuando Interior ya había notificado más de 6.000 devoluciones, sin precisar las que fueron forzosas o voluntarias.

Más noticias