Público
Público

Ceuta La Fiscalía investiga la devolución en caliente de un niño marroquí en Ceuta

La Coordinadora de Barrios denunció el caso de un chico que cruzó a nado la frontera y fue devuelto ese mismo día a Marruecos por soldados españoles a los que suplicó que no le retornaran ni le golpearan. La Fundación raíces, por su parte, denunció esta situación generalizada.

menor devuelto a Marruecos desde Ceuta
El menor marroquí devuelto en caliente por soldados españoles llora tras cruzar a nado a Ceuta el pasado 19 de mayo. Jon Nazca / Reuters

La Fiscalía ha abierto una investigación sobre la devolución en caliente de un menor en Ceuta tras la entrada de entre 8.000 y 10.000 personas procedentes de Marruecos la semana pasada durante la llamada crisis diplomática, en la que Marruecos abrió descontroladamente su frontera con la ciudad autónoma. Más de 2.000 de las personas que cruzaron irregularmente eran menores, muchos de los cuales fueron enviados en caliente, de forma ilegal, al otro lado de la frontera tras llegar a la orilla española. Actualmente permanecen 1.112 niños y niñas en una ciudad autónoma sobrepasada.

La Fiscalía del Área de Menores de Ceuta, con sede en Cádiz, ha decidido atender las demandas de la Fundación Raíces y a la Coordinadora de Barrios, que denunciaron estas devoluciones. La Coordinadora de Barrios, por su parte,  puso en conocimiento de la Fiscalía de Menores de Ceuta la expulsión de Aschraf, un chico marroquí de 16 años que el pasado 19 de mayo llegó a Ceuta a nado con un flotador hecho de botellas de plástico y, llorando, decía a los militares españoles que estaban en la orilla: "Traten de entendernos, por Dios". Fue devuelto a Marruecos en ese mismo momento, tal y como quedó grabado en un vídeo de la agencia Reuters.

La escena fue registrada por el fotoperiodista Jon Nazca en un vídeo que también captó cómo los militares españoles, tras consolarle, le acompañaban de vuelta a Marruecos.

Por su parte, la Fundación Raíces remitió un escrito urgente al Fiscal de Sala Coordinador de Menores de la Fiscalía General del Estado y a la Fiscalía de Menores de Ceuta en el que daba cuanta de las múltiples devoluciones de adultos y niños. Todas ellas, sin que se activara el procedimiento contemplado en el artículo 23 del Reglamento de Extranjería y, en el caso de los menores, sin evaluación de la situación ni tomar en consideración el interés superior de menor, al que obliga la Convención de Derechos del Niño.

La Fiscalía ha decidido abrir una investigación por ambas denuncias, ya que la ley prohíbe las devoluciones en caliente de menores de 18 años que hayan cruzado irregularmente una frontera. El fiscal ha solicitado las imágenes grabadas por Reuters sin editar y ha reclamado a la Comandancia General de Ceuta información sobre la identidad de los soldados que se ven interactuando con el chico. Además pide información sobre qué instrucciones se dieron aquel día ante la llegada masiva de personas procedentes de Marruecos por los espigones del Tarajal y Benzú de la ciudad autónoma.

Según relató después el menor a El País, que lo localizó en la ciudad marroquí de Casablanca, ese era su tercer intento de entrar en España en menos de 24 horas, por lo que habría sido devuelto en caliente hasta en tres ocasiones. Una de ellas, según explicó, no se realizó desde la playa, nada más entrar en España, sino desde uno de los dispositivos de recepción a donde fue conducido y atendido y donde permaneció una noche, antes de ser devuelto tras recibir algo de comida y una manta.

Principio de no devolución

En el escrito de denuncia de la Coordinadora de Barrios, al que ha tenido acceso Público, se pone en conocimiento de la Fiscalía de Menores de Ceuta este hecho por si fuera constitutivo de un delito penal y de una situación de desprotección de un menor de edad. Según alegan los colectivos denunciantes, las devoluciones en caliente o rechazos en frontera han sido objeto de debate en el seno de Tribunal Constitucional.

El pasado noviembre, este tribunal dejó claro que este procedimiento debe realizarse siempre con determinadas garantías. Entre ellas, la individualización de los casos y el respeto a los convenios internacionales suscritos por España, que, en el caso de la Convención de Derechos del Niño, hacen hincapié en la especial protección de los menores solos que puedan ser objeto de malos tratos.

"No hay más meridiana alegación de malos tratos que un niño aterrado, llorando, pidiendo comprensión y protección", alegan los denunciantes, que consideran que "debería operar de modo automático el principio de no devolución.

La Coordinadora de Barrios solicitaba al Ministerio Público ceutí que recabara la identidad de los militares que intervienen en esta devolución sumaria de un menor para que informen sobre el caso, así como un informe detallado de las órdenes, instrucciones y notas de servicio dadas sobre la devolución de personas extranjeras en la frontera durante esas jornadas de caos. También piden las grabaciones de las cámaras de seguridad del perímetro fronterizo para constatar si este niño fue finalmente entregado a las autoridades marroquíes.

Un caso "icónico" de legalidad vulnerada

En su escrito, también recuerda que la legislación española no prevé la devolución de menores, a quienes se les debe prestar asistencia inmediata  y puesta a disposición de los servicios de protección de menores. Algo que piden que sea recordado a la Guardia Civil y la Policía de Ceuta, además de la Comandancia General en la ciudad autónoma. 

"No se han respetado los estándares mínimos que el Tribunal Constitucional ha establecido para el rechazo en frontera"

En declaraciones a Público, la abogada de la Coordinadora de Barrios, Patricia Fernández Vicens, asegura que este es un caso "icónico y ejemplar" de las múltiples devoluciones que durante la pasada semana se realizaron sin respetar las garantías que el Tribunal Constitucional ha fijado para efectuar los llamados rechazos en frontera.

La abogada adelanta que no será la única denuncia que presenten, a la espera de recoger más datos y testimonios de otras devoluciones ilegales, siempre que se pueda garantizar la seguridad de los afectados en Marruecos. "No se han respetado los estándares mínimos que el Tribunal Constitucional ha establecido. No se ha identificado ni a menores ni a personas vulnerables. Las autoridades españolas ignoran la petición de auxilio expresa que hace el menor, algo que contempla la Convención de Ginebra para paralizar cualquier devolución", señala Fernández Vicens.

El Ministerio del Interior no ha querido hacer declaraciones ni sobre la investigación en curso ni sobre la devolución en caliente de niños documentada durante la pasada semana en la playa del Tarajal de Ceuta. En días anteriores, Interior negó a este diario que se estuvieran realizando devoluciones de niños. Por el momento el Ministerio de Defensa tampoco ha respondido a las preguntas de Público.

Preocupación de la Fiscalía

Según ha informado la Fundación Raíces en un comunicado, el Fiscal de Sala Coordinador de Menores Don Eduardo Esteban, les respondió en un escrito el pasado martes mostrando su preocupación porque en los "primeros momentos de gran complejidad y excepcionalidad se hayan podido llevar a cabo esas devoluciones en caliente". El propio fiscal afirma que no son adecuadas a la legalidad española.

La Fiscalía traslada que "en la actuación de los fiscales siempre primará, porque no puede ser de otra manera, la garantía de los derechos fundamentales, así como la búsqueda del interés superior de los mismos, que son los que rigen nuestra actuación" .

"Estos días en Ceuta no ha sido uno, han sido varios los niños devueltos en la frontera, violando nuestra legislación y los tratados internacionales", ha señalado la presidenta de la Fundación Raíces, Lourdes Reyzabal, que ha calificado de "muy positivamente" que la Fiscalía haya decidido abrir diligencias de investigación. "Es fundamental", ha añadido. 

Reyzabal también ha recordado que España ya fue condenada por Naciones Unidas por devolver en 2014 en la frontera sur a un menor que saltó solo la valla de Melilla, un caso que esta misma entidad llevó ante el Comité de Derechos del Niño.

Más noticias