Público
Público

Agua Cuatro claves para entender la trampa en la sequía del Levante

Las presiones del regadío muchas veces ilegal, la abundancia de recursos hídricos que no se tienen en cuenta en los planes hidrológicos y la amnistía a las grandes empresas están detrás de esta crisis del agua en una zona con superávit de lluvias.

Publicidad
Media: 3.23
Votos: 13

El presidente de Murcia, junto a un manifestante, en la protesta que han protagonizado los regantes del Levante en Madrid. EFE

Miles de regantes de Almería, Murcia y Alicante han inundado este miércoles las calles de Madrid con una demanda clara: “Más agua”. Los agricultores y productores del Levante piden a al Gobierno soluciones para acabar con la “sequía estructural” y la “situación agónica” que afecta a lo que se conoce como la huerta de Europa. Representantes del PP, Psoe y Ciudadanos de Murcia se han unido a la protesta para pedir un Pacto Nacional del Agua que incluya, entre otras medidas, la modernización de los regadíos, la construcción de más desaladoras y más transferencia y trasvase de caudales. “Que el resto del país sepa que hay una parte de España que lo está pasando mal, ahora que la sequía solo está en el sureste español", ha dicho el presidente murciano, Fernando López Miras (PP) durante la manifestación.

La cuenca del Segura, que abastece mayoritariamente a estas zonas, lleva meses en situación de emergencia hídrica. El último boletín del Ministerio de Medio Ambiente sobre las reservas hidráulicas del país —del 6 de marzo— sitúa a los embalses de esta cuenca como los más bajos de todo el territorio nacional, a tan sólo un 17,6% de su capacidad. Sin embargo, la aparente situación de sequía que se vive en este territorio tiene menos que ver con la escasez real del recurso que con una cuestionada gestión del agua. Son varias las organizaciones que llevan años denunciando “el expolio”, “la trama” y “el negocio” que se ha creado en torno al agua en esta cuenca.

“En el Segura no hay una sequía meteorológica, sino que se ha creado de manera insostenible. Hay un exceso de demanda del agua disponible que está presionando los ecosistemas. Lo que hay es un problema de gestión”, advirtió en una entrevista a este periódico Julia Martínez, directora técnica de la Fundación Nueva Cultura del Agua, hace meses.

Estas son algunas claves para entender qué ha ocurrido con el agua en la cuenca del Segura

Superávit de lluvias

Una cosa es la sequía hidrológica (la falta de agua en los embalses) y otra la sequía meteorológica (la falta de lluvias). Y aunque a priori deberían estar relacionadas, en la cuenca del Segura sucede todo lo contrario. Es uno de los datos más llamativos. Dos mapas sirven para ilustrarlo: mientras el de la sequía hidrológica del Ministerio muestra a buena parte de los territorios que forman parte de la cuenca en color rojo emergencia, la cartografía de las precipitaciones acumuladas durante el último año aportan una imagen radicalmente opuesta. Es decir, los embalses están vacíos pese a la abundancia de lluvias. Es más, el resumen del último año hidrológico (que se mide del 1 de octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017) de la Agencia Estatal de Meteorología evidencia que de las 10 cuencas hidrológicas que existen en España, la del Júcar y la del Segura son las dos únicas que registraron superávit. La del Segura ha sido la más beneficiada, con un 22% más de lluvias que la media de años anteriores.

A la izquierda, el mapa de la sequía hídrica del Ministerio (las zonas en rojo marcan emergencia) y a la derecha, el de la acumulación de lluvias en el último año hidrológico de Aemet (las zonas en verde marcan superávit)

Presión del regadío

Uno de los datos que ayudan a explicar la paradoja de la situación anterior es la enorme presión por el regadío que existe en la cuenca del Segura. Allí, aproximadamente el 85% de los recursos de agua se destinan a la agricultura. Según un informe de Greenpeace, la superficie regable en la zona aumentó un 80% entre 1991 y 2002. Además, muchas son ilegales. A pesar de que un decreto ley de 1986 prohibió las nuevas concesiones de agua, el nuevo Plan Hidrológico del Segura (2015-2021) reconoce que hay unas 60.000 hectáreas de regadío posteriores a su entrada en vigor. En paralelo, se ha ido propiciando una mayor agricultura de cultivos que necesitan mayor consumo de agua como las hortalizas.

Recursos hídricos abundantes, que no se cuentan

La cuenca del Segura es de las más ricas en aguas subterráneas de la Península Ibérica. Sin embargo, el Plan Hidrológico del Segura no calcula el agua que hay en sus embalses subterráneos, según denuncia el informe de Greenpeace. El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona estimó que el flujo subterráneo de agua en el caso del mar Mediterráneo puede ser hasta 15 veces mayor al del caudal de los ríos.

“Los acuíferos del Segura están en una situación excelente. Se podrían utilizar con cabeza y habría suficiente para mantener la demanda en la cuenca”, señala en conversación con Público Julio Barea, responsable de Agua de la organización.

“El agua subterránea no es negocio para las grandes constructoras de desaladoras, presas, grandes conducciones y trasvases. Reconocer que existe suficiente agua subterránea en cantidad y calidad sería un problema para el negocio de la sequía”, apunta el informe, realizado por el hidrogeólogo Francisco Turrión.

Persecución al pequeño agricultor

Son muchos los pequeños agricultores de la zona que han denunciado la represión contra sus explotaciones agrícolas, mientras a las grandes empresas no se les sanciona o se les aplica una amnistía para su legalización. El informe de Greenpeace está lleno de ellos. “Soy víctima de un grupo de empresarios y del ministerio que aprovechándose la infraestructura del trasvase Tajo-Segura, amplían regadíos y le roban el agua a miles de ciudadanos”, señala el agricultor Pedro Morales. “Cuando vas para Murcia ves regadíos que antes no existían y que tienen agua, cuando tú, ahí en tu tierra, ves que la gente no la tiene”, señala Carlos Sánchez, presidente de la comunidad de regantes de Elche de la Sierra.

Más noticias en Política y Sociedad