Público
Público

Alerta sanitaria Alerta sanitaria por toxina botulínica en el atún en aceite de la marca Dia

El brote se ha detectado tras enfermar cuatro personas, de las que tres ya han sido dadas de alta, que ingirieron una ensaladilla rusa casera elaborada con el citado atún.

Publicidad
Media: 2.81
Votos: 21

Logo de Dia en uno de sus supermercados en Madrid. E.P./Marta Fernández

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) ha activado una alerta sanitaria por un brote de intoxicación alimentaria provocado por toxina botulínica detectada en el atún en conserva en aceite de girasol de la marca Dia.

El brote se ha detectado tras enfermar cuatro miembros de una familia en Castilla y León, de los cuales tres ya han sido dados de alta estando el restante todavía en observación, que ingirieron una ensaladilla rusa casera elaborada con el citado atún. 

Los afectados, parte residentes en Zamora y parte en Salamanca, ingresaron en diferentes centros a principios de agosto. Dos de ellos en el Hospital Universitario de Salamanca, una mujer de más de 70 años, que fue ingresada el día 7 de agosto, y un hombre cercano a los 40 años, que ingresó el pasado día 9. Las otras dos personas, una mujer y un hombre, ambos cercanos a los 50 años, ingresaron el pasado día 8 en el Hospital Virgen de la Concha de Zamora.

La toxina botulínica es una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum. La ingestión de alimentos contaminados por toxina botulínica produce botulismo, una enfermedad que se caracteriza por el desarrollo de alteraciones vegetativas como la sequedad de boca, náuseas y vómitos, y por una parálisis muscular progresiva.

El producto afectado es una conserva de atún en aceite de girasol formato RO 900, de la marca Dia, con lote 19/154 023 02587 elaborado en Frinsa del Noroeste S.A. con fecha de consumo preferente 31/12/2022.

El producto fue distribuido por la plataforma DIA a establecimientos de Asturias, Castilla y León, Cataluña, Aragón, La Rioja, Murcia, Navarra, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, donde se ha procedido a la inmovilización y retirada de los productos afectados.

Como medida de precaución se ha retirado el producto afectado de los canales de comercialización

Como medida de precaución se ha retirado el producto afectado de los canales de comercialización, y las autoridades sanitarias recomiendan a las personas que tengan en su domicilio el producto afectado por esta alerta que no lo consuman y lo devuelvan al punto de compra.

La Aesan tuvo conocimiento el pasado día 9, a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (Sciri), de una notificación hecha por las autoridades sanitarias de Castilla y León relativa a un brote de intoxicación alimentaria, provocado por toxina botulínica asociado al consumo de atún en conserva con la que se había elaborado una ensaladilla rusa casera.

Ese mismo día, la Aesan activó la alerta a nivel nacional y se localizó e inmovilizó de forma preventiva el producto implicado en la investigación epidemiológica sospechoso de ser el causante del brote: conserva de atún en aceite de girasol de la marca DIA.

Y este jueves, 29 de agosto, los análisis practicados en el Centro Nacional de Alimentación a los productos sospechosos confirmaron la presencia de toxina botulínica en la lata de atún consumida, según explica la Aesan.

"El brote está limitado a cuatro casos, tres de los cuales han sido dados de alta, y no hay constancia de más afectados", aseguran las mismas fuentes. La empresa DIA se ha comprometido a recuperar el producto implicado que pueda estar en posesión de sus clientes.

DIA retiró 3.420 latas de atún el 10 de agosto

El pasado 10 de agosto, la cadena de supermercados retiró 3.420 latas de atún en aceite de girasol de 900 gramos cada una -es decir, en formato grande- de forma preventiva tras el aviso por parte de las autoridades sanitarias.

Dia ha confirmado a Efeagro que ha sido este viernes cuando ha recibido la confirmación de la presencia de esta toxina en el análisis de una única lata de un producto fabricado por la conservera gallega Frinsa del Noroeste y del que vende 1,35 millones de unidades al año, esto es, unas 3.560 por día.

Fuentes de la empresa han apuntado que la contaminación se ha debido producir en la fase de producción

Fuentes de la empresa han apuntado que la contaminación se ha debido producir en la fase de producción, bien en la materia prima o en el proceso de esterilización durante el "latado" y ha pedido a sus clientes que hayan adquirido latas del lote afectado que devuelvan el producto en su tienda más cercana.

Además, y "de forma proactiva", Dia ha asegurado que va a intentar contactar con los clientes susceptibles de haber adquirido este producto "utilizando todos los canales que sean necesarios". La cadena de supermercados ha lamentado los "inconvenientes que haya podido causar" y ha puesto a disposición de los clientes un teléfono 24 horas (912170453) para atender dudas.

La misma cadena de distribución ya retiró el pasado mes de enero 24.576 latas de sardinas en aceite de oliva en conserva de su propia marca, fabricado por la portuguesa Cofisa ante un posible defecto de esterilización de algunas de esas latas y "únicamente como medida preventiva" fruto de los análisis periódicos de la compañía.

Fuentes de Dia han señalado que, en este caso, los análisis posteriores resultaron negativos. La compañía ya informó el pasado mes de enero que en 2018 efectuó en España y Portugal más de 500.000 análisis internos y más de 10.000 análisis externos en laboratorios acreditados a sus productos.

La Xunta asegura que no detectó "ninguna anima

La Dirección Xeral de Saúde Pública de la Consellería de Sanidade realizó, después de recibir la alerta, una inspección en Frinsa del Noroeste, la empresa proveedora de las latas de atún por las que se ha decretado el brote de intoxicación,  y no detectó "ninguna anomalía" en el tratamiento para las conservas, tras verificar los controles de producción y los procesos de esterilización.

La Dirección Xeral de Saúde Pública inspeccionó Frinsa y no detectó "ninguna anomalía"

De ello informa en un comunicado de prensa la consellería, que indica que después de la notificación por parte de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, comenzó "con carácter inmediato" a recabar información "complementaria", al igual que el resto de comunidades requeridas.

Asegura que identificó "que todo el producto implicado fue suministrado" a DIA, empresa distribuidora, "no existiendo más existencias fuera de ese distribuidor". Y añade que "paralelamente" mantuvo "contacto permanente" con la comunidad autónoma de Castilla y León para "evaluar la trazabilidad de los restantes productos empleados en el menú que supuestamente causó esta intoxicación puntual".

Nueva inspección este viernes 

Saúde Pública realizó en la mañana de este viernes una nueva inspección "complementaria", al recibir la comunicación de la agencia de la confirmación de la presencia de toxina botulínica en la muestra del producto abierto y empleado en el plato elaborado por los pacientes. Los casos se detectaron en Castilla y León y los pacientes fueron ingresados en el Complejo Asistencial de Salamanca y de Zamora.

"Esta visita a la industria de hoy por la mañana tuvo por objeto verificar el mantenimiento preventivo al que se somete el autoclave en el que se elaboró el lote identificado previamente", explica Sanidade.

El departamento autonómico también ha solicitado a la empresa un nuevo estudio de distribución de temperatura y test de penetración del calor del autoclave implicado, con el objeto de verificar "el correcto funcionamiento del mismo".

La agencia trasladó el día 12, según la Xunta, a las comunidades autónomas de Asturias, Castilla y León, Madrid y Galicia "una alerta ante la sospecha de cuatro casos de botulismo por una posible intoxicación alimentaria, después de una comida familiar en la que el menú incluía ensaladilla". La inspección en Frinsa se realizó el día 13.

Más noticias en Política y Sociedad