Público
Público

Almeida deja sin ayudas al único centro de trabajadoras del hogar de España

Un relator de la ONU visitará este domingo el centro, después de que el Ayuntamiento de Madrid decidiera no renovar la subvención concedida por el anterior consistorio. No obstante, el centro sigue operativo gracias a sus gestoras y a la ayuda altruista de una abogada y una psicóloga que siguen ofreciendo asistencia gratuita a las trabajadoras.

j
Trabajadoras del hogar en la sede del centro ubicado en Usera. / SEDOAC

Privadas de la posibilidad de sindicarse. Sin poder pedir días de asuntos propios. Trabajando en un sector carente de programas de prevención laboral. Y ahora, también sin ningún tipo de ayuda económica para el único centro de España que posibilita su unión como trabajadoras. Esta es la situación a la que se han visto abocadas las mujeres del Centro de Empoderamiento para Trabajadoras del Hogar y Cuidados en España, gestionado por la asociación Servicio Doméstico Activo (SEDOAC).

Con su subsistencia amenazada solo seis meses después de su creación, el centro recibe este domingo la visita de un relator de la ONU de Derechos Humanos. Una ocasión que esperan que pueda servir para visibilizar la situación que viven como trabajadoras de un sector relegado habitualmente al ostracismo. 

Trabajadoras del hogar frente a la sede del centro. / SEDOAC

Tras disfrutar de una subvención de 200.000 euros concedida de manera nominativa por el anterior consistorio madrileño, el actual ayuntamiento dirigido por el popular José Luis Martínez Almeida ha decidido no renovar dicha ayuda cuando llegó a su fin el pasado diciembre. Sin una explicación mediante ni responder a las llamadas o mensajes de las trabajadoras afectadas.

Tampoco han contado con la atención de la concejala del distrito Usera –donde está ubicado el centro–, Loreto Sordo (PP).  Al II Congreso de Empleo de Hogar y Cuidados acudieron trabajadoras de hasta 60 asociaciones del país, pero no contó con la presencia la representante política de la zona, que ni siquiera respondió para declinar la invitación. 

Pese a la falta de ayuda, la actividad en el centro no ha cesado gracias a "un montón de aliadas y redes de apoyo", según aclara la secretaria de SEDOAC, Edith Espinola. Todavía en facultad de usar su sede, y bajo una concesión de cuatro años, una psicóloga y una abogada siguen ofreciendo de manera voluntaria y gratuita asesoramiento a las trabajadoras los fines de semana, único momento en el que tienen tiempo para ello. 

"Necesitan un espacio donde desconectar. Que sientan que no se quedan atrapadas en su empleo"

Además de ayuda legal, laboral y psicológica, en el centro también proveen un espacio de ocio y encuentro para las trabajadoras. "Necesitan un espacio donde desconectar, especialmente las internas en su día libre. Que sientan que no se quedan atrapadas en su empleo", asegura Espinola. 

Equiparar sus derechos con los del resto de trabajadores

Las trabajadoras del hogar aprovecharán la visita del relator de la ONU para seguir haciendo hincapié en su principal demanda al Gobierno: ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional de Trabajadores. Adoptando las medidas laborales para el sector dispuestas por este documento –ya vigentes mundialmente desde hace siete años– se obligaría al Ejecutivo a "modificar el estatuto de trabajadores y sacarla (a la trabajadora del hogar) de un régimen especial e incluirla en el general", comenta Espinola. 

El sueldo de las trabajadoras del hogar es un 59% inferior al salario medio

"Somos muchísimas y como no trabajamos en una empresa a veces sentimos que no tenemos compañeras de trabajo, que no podemos hacer presión", comenta la secretaria de SEDOAC sobre las limitaciones que les supone el no poder organizarse como sector laboral.

De conseguir la ratificación del Convenio 189 y con la posibilidad de sindicarse, podrían presionar para reclamar mejores condiciones laborales en un sector marcado por la inestabilidad que supone economía sumergida, cuyo salario es un 59% inferior al salario medio y con el importe medio de pensiones más bajo de toda la Seguridad Social. 

Más noticias de Política y Sociedad