Público
Público

Asilo en España La larga y fría noche de espera para iniciar el trámite de asilo en Madrid

Cientos de personas esperan a las puertas de la Brigada de Extranjería de Aluche para pedir cita previa para solicitar asilo en España. Las colas son largas y no siempre sirven, ya que los agentes sólo atienden a 80 personas al día. El Defensor del Pueblo ya ha iniciado una actuación para conocer los motivos de esta espera.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Más de cien solicitantes de asilo hacen cola en la comisaría de Aluche (Madrid) para obtener una fecha para iniciar su procedimiento.- JAIRO VARGAS

“Se han terminado los números. Ya no tienen nada que hacer aquí. Retírense y dejen paso”, advierte un agente de la Policía Nacional a los congregados. Era lo que temían muchas de las personas que llevan horas esperando su turno, algunas, incluso días. “No me puedo creer que tenga que esperar otro día más”, lamenta una joven que se ha quedado sin cita a las puertas de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, en el barrio de Aluche (Madrid) después de toda la noche esperando. Ella es venezolana y su único objetivo ahora es conseguir una cita para iniciar su procedimiento para pedir asilo en España.

A las 7.00 horas ya hay más de cien personas esperando en la calle, en una larga fila que rodea el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche. Si no realizan ese trámite, cualquiera de los que hoy esperan puede acabar internado allí por estar en situación irregular en España. La mayoría son venezolanos, aunque en la fila hay familias nicaragüenses, jóvenes subsaharianos, sirios, ucranianos y centroamericanos. A las 9.00 horas, varios agentes salen puntuales a repartir los números de las únicas 80 personas que serán atendidas hoy. Los afortunados se llevarán un papel con la fecha y hora en la que podrán iniciar los trámites de su solicitud de asilo.

Un agente de policía reparte los turnos de los 80 solicitantes de asilo que serán atendidos en la comisaría de Aluche.- JAIRO VARGAS

Nadie quiere irse de allí sin el papel, así que alrededor de 40 personas que se han quedado sin número retroceden hasta ocupar la acera de enfrente. Hay caras de cansancio, narices rojas por el frío, personas envueltas en mantas esperando estoicos su turno y niños dormidos en los brazos de su madre. Hoy han tenido suerte. Después de que los agentes repartieran los números y despejaran las puertas de la sede policial, el comisario de la Brigada ha salido de los muros para decirles en persona que este martes serán todos atendidos, aunque primero les ha advertido de los riesgos de ocupar un espacio público: multas y detenciones por infringir la Ley de Seguridad Ciudadana. Poco a poco van pasando al interior de la comisaría, donde los solicitantes de asilo tendrán que hacer otra larga cola para que los agentes de Extranjería les tomen los datos y les citen, con suerte, para dentro de pocos meses.

Esto es sólo el primer paso de un proceso que puede dilatarse durante años, ya que la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) está “en una situación lamentable”, según reconoció el propio ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, cuando tomó posesión del cargo. Apenas se conceden estatutos de refugiado o de asilado y, cuando se hace, los procesos duran más de un año. Sin embargo, iniciar el procedimiento garantiza a los solicitantes poder residir y trabajar en España, al menos hasta que se resuelva su expediente.

Más de 48 horas de espera

"Toda Centroamérica está aterrorizada por la violencia y la extorsión de los pandilleros. No se puede vivir allí"

“Llevamos aquí desde el domingo a las 17.00 horas. Hemos aguantado lluvia y frío. Nos hemos mojado y hemos pasado hambre, pero aguantaremos hasta que nos den una fecha. Si así son las leyes de España las respetamos, venimos de buen corazón y queremos hacer los trámites formales”, explica Víctor, un hondureño de 38 años que prefiere no dar su apellido; “no sé si me puede perjudicar en el proceso de asilo”, dice. Víctor llegó a España hace 15 días junto a su mujer y otra familiar. “Huimos de las maras, de las pandillas. Toda Centroamérica está aterrorizada por la violencia y la extorsión de los pandilleros. No se puede vivir allí. Por eso venimos a España”, subraya. La primera vez que intentaron pedir asilo fue el pasado viernes, pero no pudieron obtener cita. En esta ocasión han tenido más suerte. “Hemos esperado mucho. El lunes nos quedamos sin número pero ahora estamos de los primeros de la cola, así que espero que entremos”, remarca.

Una pareja de solicitantes de asilo espera su turno para pedir cita y comenzar sus trámites en la comisaría de Aluche (Madrid).- JAIRO VARGAS

Al lado, Irvin (nombre ficticio) abraza a su mujer, embarazada de cinco meses, que espera sentada en una silla plegable. Él ya inició su trámite hace tiempo y tiene la tarjeta roja que le permite trabajar y circular libremente por España mientras se estudia su solicitud de asilo. Ahora acompaña a su mujer y pronto tendrá que hacer lo mismo con su padre. Todos han llegado desde Venezuela. “Es duro, hay que venir pronto y esperar mucho tiempo. Pero tenemos que organizarnos entre nosotros para que los que más tiempo llevan esperando puedan ser atendidos. Aquí los agentes sólo aparecen un rato para dar los números, pero no dan mucha más información”, dice. Otro joven, también venezolano, repasa de vez en cuando una lista que ellos mismos han hecho para evitar que algún recién llegado se salte la fila. “En Venezuela tenemos que hacer cola por todo, para comprar medicinas o para comprar comida. Si aquí tenemos que hacerla para pedir asilo, la hacemos”, señala.

Al otro extremo de la fila, Carlos acaba de llegar con su mujer. “¿Esta es la cola para pedir la cita de asilo?”, pregunta. Su cara se pone seria cuando le explican que, a las 9.00 horas, varios policías reparten los número de los que van a ser atendidos. “Sólo 80. El resto tiene que esperar hasta mañana a la misma hora”, le dice un compañero. Carlos llegó hace cuatro días a Madrid. “Venimos de Nicaragua. Allá la cosa se puso muy fea. Hay persecución política del Gobierno, protestas y violencia”, resume. Ha pasado las primeras noches en una parroquia madrileña, donde le han explicado a dónde tenía que dirigirse para pedir asilo. “No esperaba que fuera así, tendremos que armarnos de paciencia”, dice resignado.

“No hubo previsión”

Esta situación lleva varias semanas repitiéndose, reconocen desde el Ministerio del Interior. Antes, la cita para iniciar el procedimiento de asilo podía pedirse por teléfono, llamando al 060, sin necesidad de colas ni largas esperas bajo el frío y la lluvia. También podían solicitar cita en más comisarías, pero ahora sólo se hace en la de Aluche. El pasado mayo, el Ministerio de Interior eliminó la cita previa telefónica y centralizó en esta comisaría todas las solicitudes, sólo de forma presencial. Las mismas fuentes explican que se estaba colapsando la cita previa debido a que muchas personas la pedían desde fuera de España. “No hubo previsión y ahora parece que está habiendo más solicitantes de asilo. Por eso se forman las colas”, explica una fuente del Ministerio, que reconoce que la situación “no es digna”. “Estamos estudiando y analizando una posible solución y también tenemos en cuenta la gran carga de trabajo de los funcionarios, pero por el momento no la tenemos”, apunta el Ministerio.

Interior: "Estamos estudiando y analizando una posible solución, pero por el momento no la tenemos"

El Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, inició la pasa semana una actuación de oficio con la Comisaría General de Extranjería y Fronteras para conocer las medidas previstas para acabar "con las largas esperas y condiciones que han de soportar" los ciudadanos extranjeros que quieren iniciar los trámites para solicitar protección internacional en Madrid. Marugán recuerda que las demoras en el inicio del procedimiento provocan "graves perjuicios a los solicitantes de asilo ya que no pueden acceder a los dispositivos de acogida (albergues y otras estancias) hasta que acrediten que han formalizado su solicitud y la mayoría carece de recursos, por lo que quedan en situación de calle durante meses”, critica.

Una pareja de solicitantes de asilo se abriga con una manta mientras hace cola para pedir cita en la comisaría de Aluche. Algunos llevan 48 horas esperando su turno bajo el frío y la lluvia. JAIRO VARGAS

Cita para mediados de 2020

Al menos, las más de cien personas que aguardaban este martes han sido atendidas. “Ayer, para que se disolviera la cola, varios agentes repartieron unas citas escritas a bolígrafo. Eran para el año 2020, algunas para abriy otras para junio”, afirma Víctor. “No nos lo creímos. Algunos se fueron, pero nosotros hemos preferido quedarnos para que nos atiendan”, explica.

En 2017, más de 31.000 personas solicitaron asilo en España, según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Hasta septiembre de 2018, eran 38.495 las personas que lo habían hecho, la mayor cifra de la historia. Según un informe de CEAR, España acumula más de 43.000 solicitudes de asilo pendientes de resolución y el tiempo medio para resolverlas supera el año de espera.

Citas facilitadas por solicitantes de asilo, escritas a mano por agentes de policía, con fecha de 2020.

Más noticias en Política y Sociedad