Público
Público

La atención primaria se resiente ante el coronavirus, pero es fundamental para frenar la curva

Los profesionales sanitarios de los centros de salud también están saturados. Forman la primera línea para hacer frente a la pandemia y atienden a personas vulnerables y posibles contagiados o enfermos leves. La reorganización de la Comunidad de Madrid pone en riesgo el mantenimiento de este sistema. 

Centro de Salud de la Comunidad de Madrid./ JAIRO VARGAS - Público
Centro de Salud de la Comunidad de Madrid./ JAIRO VARGAS - Público

La emergencia sanitaria y social también llega a los centros de salud. Las situaciones de los hospitales son más críticas y graves por el colapso de algunas Urgencias y UCI, pero la atención primaria es la base para hacer frente a esta pandemia. Sin embargo, esto no está teniendo en cuenta tanto este aspecto tanto como se debería y existe el riesgo de que se desestabilicen los centros de salud madrileños.

La alarma entre los profesionales de atención primaria saltó, sobre todo, el pasado lunes. Durante el fin de semana, un centenar de profesionales de atención primaria se han incorporado al hospital temporal habilitado en Ifema. Se espera que más profesionales se vaya incorporando a lo largo de los próximos días.

¿Por qué es importante la Atención Primaria? Alda Recas, presidenta de la Asociación Madrileña de Enfermería, no duda ni un minuto en resumir: "Los centros de salud hacen las primeras indicaciones y seguimiento telefónico. Son los que llaman todos los días viendo la sintomología. Hacen el trabajo asistencial a los mayores, diabéticos, personas con heridas... Tenemos población muy vulnerable y hay que atenderlas en sus casas. Si se descapitiliza la Atención Primaria va a haber más muertes y descontrol. Ya hay personas que fallecen en sus casas porque están aisladas y tenemos población muy frágil".

Esto motivó que la directora asistencial de Atención Primaria, Marta Sánchez-Celaya, mandara una carta al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. "Desde hace 15 días, Atención Primaria ha desarrollado una serie de medidas organizativas que están consiguiendo identificar, filtrar y contener los flujos de pacientes hacia los Servicios de Urgencia de los Hospitales", advierte en el texto al que ha tenido acceso Público

En efecto, el trabajo de los sanitarios en los centros de salud tampoco ha sido ni es sencillo durante este emergencia. Desde que comenzó la crisis se reorganizaron internamente para dar las recetas, los partes laborales y atender los síntomas leves telefónicamente. Los que pueden, llaman a las personas mayores para hacer un seguimiento y detectar si tienen síntomas. A las personas que necesitan atención o que tienen síntomas del coronavirus les piden que se queden en casa y en cuanto pueden van a visitarlos. Hacen seguimiento de los casos y dependiendo del riesgo llaman cada 24 o 48 horas. Los teléfonos están saturados. La media de atención a domicilio por personal sanitario está entre los 20 y 30 al día. 

Una facultativa del Centro de Salud madrileño de Lavapiés explica a este medio que desde hace semanas el 80% de su trabajo se basa en atender en consultas telefónicas sobre el coronavirus. 

"Nuestro teléfono también está saturado. Lo normal es que llamen al teléfono de la Comunidad de Madrid específico sobre el coronavirus o al 112 si es una emergencia, pero no hay equipos suficientes. El otro día llamó un señor porque no se lo cogían en el 112. Le atendimos en casa y le pusimos oxígeno. Si alguien está muy mal, lo derivamos al hospital y este es uno de los casos. Cuando llamamos no había ambulancias y se encontraba fatal. Cuando conseguimos una ambulancia y pasó al hospital, le ingresaron en la UVI directamente", explica la facultativa. 

Otra médica del centro de salud de Argüelles apunta lo mismo: "Hay muchísima gente con síntomas... no pueden venir al centro y llaman. El sistema se bloquea. Nos pasamos unas siete de horas de nuestras jornadas atendiendo llamadas, una de urgencias viendo lo que no son patologías respiratorias. Pero no damos a basto. La semana pasada nos llegó una nota de Dirección Primaria diciéndonos que tenemos que trabajar los fines de semana en dos turnos", relata a este medio. 

Este trabajo acaba siendo fundamental tanto para derivar pacientes que lo necesitan a los hospitales como para retener que pacientes preocupados salgan a la calle para ir a centros de salud, hospitales o colapsen (aún más) el servicio de Emergencias del 112. También monotorizan los pacientes. "Somos la primera línea", insiste también la facultativa de Argüelles.

El descontrol en los centros de salud se agrava: "Han perdido las pruebas de coronavirus hechas a los profesionales sanitarios"

Pero el descontrol de los centros de salud también se agrava con los días. Una enfermera de un centro de salud rural de un pueblo del norte de la Comunidad de Madrid explica que lleva desde el sábado 14 con síntomas de coronavirus. Ya ha dejado de tenerlos y está deseando incorporarse, pero aún no puede: "Nos han hecho las pruebas a mí y a otros cuatro compañeros, pero se han perdido. No sabemos dónde están ni los resultados. Hoy he hablado con Salud Laboral y me han dicho que están tardando entre siete u ocho días en darlas, que mañana o pasado mañana nos dirán", cuenta a este medio.

Este descontrol lleva al olvido de estos profesionales. "El primer eslabón de la atención sanitaria no debe ser desmontado sin criterios razonables porque esto va a repercutir negativamente en la salud de todos. Y también hay que pensar en los profesionales de Atención Primaria. Estamos teniendo problemas para hacernos los test de coronavirus. Entre 7 y 10 días hay que esperar para recibir los resultados. Esto es vergonzoso", denuncia Marisa Fernández, responsable de Ateción Primaria de Comisiones Obreras (CCOO) en Madrid.

¿Cómo afrontar este trabajo que contiene a mayores y sintomáticos en su casa si hay menos Atención Primaria? Es la gran duda que no tiene respuesta porque es un servicio que también se ha visto mermado por los recortes. "Yo empecé a trabajar hace cinco años y he pasado de atender a 25 o 30 personas a 40. Es una sobrecarga de nuestro servicio y la atención se deteriora", explica la médica de Lavapiés. 

Recas también denuncia la forma de comunicar la reorganización. "La comunicación no es oficial. Los responsables o directores de los centros de salud pidieron voluntarios para ir a trabajar a Ifema a través de Whatssap. Los siguientes mensajes avisaban de que se quieren reagrupar los centros de salud. La información hay que darla de forma oficial, eso para empezar. Lo único que hemos recibido de la Comunidad de Madrid, hasta ahora y porque hemos insistido pidiéndolo, es que se cierran las Urgencias por las noches y durante los fines de semana", denuncia la presidenta de la asociación.

En los centros de salud se trabaja con mascarillas quirúrgicas por la escasez de materiales

Otros problema que también detectan las trabajadoras es la falta de equipos de protección. Según todas las consultadas, escasea. En la mayoría de centros de salud solo hay un equipo de protección, que utiliza la persona que va a visitar a las personas con síntomas de coronavirus a domicilio. El resto, en el centro de salud, trabaja con mascarillas quirúrgicas

Sin embargo, todas estas situaciones ahora empeorarán. La Comunidad de Madrid prevé una reorganización de los centros de salud y en muchos barrios se cerrarán hasta varios de ellos. Sólo darán atención telefónica y administrativa. Cada vez más profesionales de Atención Primaria irán a Ifema y menos trabajadores se quedarán en esta primera línea, a los que se suman los que también se contagian por coronavirus. "El trabajo que hacemos es demasiado importante como para que ocurra esto, se está haciendo mucha contención de personas que irían al hospital con que colapso que ya hay", reflexiona una de las trabajadoras. "Más personal contratado para Ifema es lo que se necesita, no recortar de Atención Primaria", reivindica otra.

Demandas que también comparten más asociaciones como la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid. "La labor de Atención Primaria ahora es más imprescindible que nunca", reivindican en un escrito de este martes. "La organización de nuestro sistema sanitario con una Atención Primaria poderosa es, probablemente, el mejor diseño para dar respuesta a esta pandemia. Los hospitales no solo precisan más recursos sino que alcanzan su máxima eficiencia cuando únicamente llegan aquellos pacientes que los necesitan. Por este motivo se hace imprescindible que previamente hayan sido evaluados por los profesionales de atención primaria y atención continuada", defienden desde la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria.