Público
Público

El Ayuntamiento de Madrid sacrificará a 11.000 cotorras de una especie invasora

En 2019 se registraron 13.000 ejemplares en la capital, habiendo crecido rápidamente su población hasta en un 33% en los últimos años. El consistorio destinará tres millones de euros a reducir al 10% la población de cotorra argentina y cotorra Kramer.

Ejemplar de cotorra argentina. / Pixabay
Ejemplar de cotorra argentina. / Pixabay

efe

El Ayuntamiento de Madrid ha iniciado los trámites para sacrificar más de 11.000 ejemplares de cotorras argentinas y de Kramer –especies invasoras– en Madrid. El plan se pondrá en marcha a partir de octubre con una duración de 23 meses y un coste de tres millones de euros.

Fuentes del área de Medio Ambiente y Movilidad del Consistorio indican a Efe que la presencia en Madrid de la cotorra argentina ha aumentado un 33 % en los últimos años, pasando de una estimación de 1.700 ejemplares en 2005 a los 9.000 registrados en 2016 y los 13.000 de 2019, según la Sociedad Española de Ornicología SEO/Birdlife.

De esta forma, el contrato contempla reducir al 10 %, hasta llegar a 1.300, la población de cotorras en libertad de estas aves exóticas. Se trata de una medida que recuerda a otras similares acometidas por el anterior consistorio de Manuela Carmena, quien también optó por sacrificar a 14.000 peces del lago de la Casa de Campo por motivos similares.

Desde el área dirigida por Borja Carabante explican que los distritos con más cotorras son Carabanchel, Moncloa-Aravaca y Latina, por ese orden, y apuntan que al tratarse de una especie exótica invasora, los ejemplares capturados no pueden ser reintroducidos al medio natural, "siendo su destino el sacrificio".

"El eutanasiado ético de los animales se llevará a cabo por métodos que no contravengan la normativa sobre bienestar animal. La empresa adjudicataria deberá establecer un plan de gestión de capturas", añaden las mismas fuentes, que alegan que estas especies generan problemas sobre la fauna autóctona y sobre el arbolado de la capital.

También se consideran vectores por posible transmisión de enfermedades a humanos y cuyos nidos pueden desprenderse y se consideran por ello un "riesgo para la vida de las personas".

Más noticias