Público
Público

Ayuso gastará más de 50 millones para que 14 empresas levanten el cuestionado hospital para epidemias

Expertos, organizaciones sociales y sindicatos ponen en duda la funcionalidad del hospital de emergencias que se construirá en Valdebebas: "No tiene sentido abrir hospitales de campaña de apertura y cierre transitorios salvo para los negocios de quienes los construyen, mantienen y desmontan".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i) durante la rueda de prensa tras visitar las obras de construcción del nuevo Hospital de Emergencias de la Comunidad de Madrid, para conocer el desarrollo de los trabajos este martes. EFE/Ferna
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en rueda de prensa tras visitar las obras de construcción del nuevo Hospital de Emergencias de la Comunidad de Madrid. EFE/Fernando Alvarado

Este martes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, visitó el terreno sobre el que se construirá el hospital de epidemias en Valdebebas. El centro contará con 1.000 camas y, según el propio Gobierno regional, responde a un proyecto urgente ante un posible rebrote. Se destinarán 50 millones a su construcción y 14 empresas participarán en ella. El objetivo es que a finales de año se pueda utilizar.

El médico de familia Javier Padilla y el epidemiólogo Pedro Gullón han escrito un libro sobre las pandemias, Epidemiocracia. Recientemente, en una entrevista con Público, afirmaban: "El hospital de epidemias podría ser un gran ejemplo de cómo no prepararnos para el futuro. Es tener una visión tremendamente estrecha, centrada en el ámbito hospitalario y que, probablemente, acabe confluyendo con algún tipo de escándalo en el ámbito de la construcción". No son los únicos profesionales que opinan así.

"Durante la pandemia hemos visto la necesidad de poder aumentar camas. La primera forma de hacerlo es adaptando lo que ya se tiene. Convertir los hospitales en hospitales pandémicos en muy pocos días. Se hizo de forma improvisada y hay que saber hacerlo en el futuro. Lo segundo es tener la capacidad de adaptar los hospitales convirtiendo, en planes de contingencia, zonas como los gimnasios en zonas de triaje u hospitalización. En ese hospital ya hay profesionales y circuitos integrados. Construir un hospital de cero no responde a esta ventaja porque no tienes servicios ni a los enfermos ni a los profesionales. Está condenado a no ser utilizado más allá de cuando tienes un colapso de centros. De todas las opciones, creo que es la que tiene menos sentido", explica Rafael Sotaca, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Como dijo la presidenta de la Comunidad de Madrid, el Hospital público de Emergencias seguirá el modelo del temporal instalado en Ifema. Este hospital de campaña, pese a que en el pico de la pandemia fue importante porque pudo acoger a más de 3.000 enfermos de coronavirus, se nutrió del personal de Atención Primaria. Los profesionales lo criticaron porque mientras enviaban a trabajadores de los centros de salud a Ifema, la Atención Primaria se deterioraba.

Esto forma parte de una respuesta centrada en la atención hospitalaria y no en la prevención donde son claves Atención Primaria y Salud Pública. La respuesta del Gobierno regional, de invertir en un hospital de epidemia, sigue este camino, mientras que estos servicios no han sido realmente fortalecidos. Aún faltan 3.665 refuerzos covid de los 10.100 comprometidos y los trabajadores denuncian continuamente que no tienen recursos para cumplir de forma efectiva con sus labores.

Entre 2014 y 2018 se cerraron 1.007 camas: siete más de las que se pondrán en marcha con el hospital de epidemias

Este mismo miércoles el Observatorio Madrileño de la Salud recordó esto en la presentación del informe Análisis y medidas urgentes para recuperar la Sanidad Pública madrileña después de la pandemia. Las entidades que lo forman (ayuntamientos, sindicatos, asociaciones profesionales y entidades sociales) han puesto el hospital de Ifema como ejemplo de mala gestión de los recursos públicos. Y, sobre el nuevo hospital, han señalado que entre 2014 y el 2018 se cerraron 1.007 camas, "siete camas más de las que van a poner en funcionamiento en ese nuevo hospital". "No tiene sentido abrir hospitales de campaña de apertura y cierre transitorios salvo para los negocios de quienes los construyen, mantienen y desmontan", indican en el documento, mientras que sí ven necesario aumentar las camas hospitalarias permanentes para alcanzar una ratio de 5 camas /1000 habitantes.

Por otro lado, los sindicatos denuncian que esta inversión no se destine a los hospitales públicos que ya funcionan en la región. El Hospital de La Paz necesita una reforma desde hace años para evitar que, como ocurrió hace unos meses, salgan goteras con cada tormenta. La remodelación del Hospital Puerta de Hierro, prevista para mediados de 2020, sigue estando pendiente. La cuarta torre del Infanta Sofía está sin utilizar. Muchos centros de salud de la región también necesitan una reforma urgente.

De hecho, también se comparte que fue el propio PP el que cerró el Hospital Carlos III. Este centro pertenece a La Paz desde 2014 pero hasta la crisis del ébola era un referente en Enfermedades Infecciosas. Este centro se podría remoledar para que se volviera a utilizar y aprovechar el personal especializado que continúa allí.

Así, frente a estas deficiencias en los hospitales, el Gobierno de Ayuso asegura que la nueva infraestructura tendrá más de 1.000 camas y contará con "las tecnologías más avanzadas y preparadas". Será polivalente, con pabellones sectorizables, y podrá utilizarse también de apoyo durante las campañas de la gripe estacional. Sin embargo, la mayor parte de su tiempo, no se utilizará.

Hay regiones que han utilizado otras opciones más funcionales. Pese a que estas han estado menos afectadas, como explica Sotaca, en la Comunitat Valenciana, donde trabaja, se levantaron tres hospitales de campaña frente a tres grandes hospitales de cada ciudad principal. Siguen estando para tener capacidad de reacción rápida en el caso de que sean necesarios. 

14 empresas adjudicatarias y procedimiento de emergencia

La otra parte más criticada, en este caso por la oposición, ha sido la forma en la que el Gobierno regional ha gestionado la adjudicación. Se ha sido tramitado por procedimiento de emergencia. 30 empresas han presentado una oferta en plazo. Según fuentes autonómicas, se creó una Comisión Técnica de Valoración formada exclusivamente por funcionarios del SERMAS con titulación de arquitectos e ingenieros superiores, que emitieron un informe técnico para la propuesta de adjudicación.

La oposición pide los informes que avalan la justificación del hospital y los contratos con las empresas

Ha recaído en 14 empresas: cuatro estudios de arquitectura, dos empresas de ingeniería, una empresa especializada en estudios de suelo, una empresa encargada de la urbanización y seis constructoras que ejecutarán la edificación de las distintas áreas del Hospital. Son Orbis Terrarum Projects, SLNE; I+P Ingeniería y Prevención De Riesgos, SL; Conurma Ingenieros Consultores, SL; Estudio Chile 15 Arquitectos, SLP; Árgola Arquitectos, SLP; Eacsn, SL; Aidhos Arquitect, SAP; Fatecsa Obras, SA; Dragados, SA; San José, SL; Ferrovial Servicios, SAU; Sacyr Infraestructuras, SA; UTE Joca-Urvios; y Viales Y Obras Públicas, SA.

Los contratos de emergencia son procedimientos en los que no hay encesidad de aprobar un expediente para la adjudicación. Durante la pandemia, los Gobiernos autonómicos así como el central han recurrido a ellos para aligerar los procedimientos y Ayuso ha decidido utilizar este procedimiento también para este hospital.  

Durante la comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid de este martes, portavoces de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos-IU reprocharon al Ejecutivo este procedimiento y la opacidad que hay sobre el hospital. "No nos han presentado planes de contingencia mientras que ya tienen las excavadoras en Valdevebas. Están haciendo la casa por el tejado para beneficiar a las empresas", le recriminó la diputada Mónica García, diputada de Más País, al Gobierno autonómico.

Mientras que la diputada de Unidas Podemos-IU, Vanesa Lillo, pidió que la oposición tenga acceso a lo informes que justifican y avalan los contratos con las empresas, pero valoró que el hospital "no es necesario", como ya han comentado "algunos expertos" y que hay que dar prioridad a otras cuestiones.

Más noticias de Política y Sociedad