Público
Público

Hospital de Emergencias Ayuso inaugura su hospital vacío entre las protestas de sanitarios que afean su "acto de propaganda"

El hospital de Emergencias Isabel Zendal se ha inaugurado sin estar preparado para recibir enfermos y tan sólo con 116 trabajadores voluntarios para formar parte de su plantilla. La Comunidad de Madrid explica que irán trasladando desde otros hospitales a este centro a los sanitarios contratados como refuerzo por la pandemia según se vaya "necesitando".

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón (i); el presidente del Partido Popular, Pablo Casado (2i); la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (2d); el alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida (d) y el consejero de Sanidad de
La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón; el presidente del Partido Popular, Pablo Casado; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y el alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida en el nuevo hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal  EFE/Chema Moya

beatriz asuar gallego

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha empezado su discurso del acto de apertura del hospital de Emergencias Isabel Zendal saludando al presidente del PP, Pablo Casado, como "jefe de la oposición". La presencia del líder del partido conservador ha llamado la atención entre todos los cargos institucionales que han estado este martes durante la inauguración de un hospital que aún no está preparado para recibir enfermos. La 'medida estrella' de Ayuso genera aún muchas incógnitas: sólo hay 116 trabajadores voluntarios para trabajar en este centro, los sanitarios y sindicatos están en contra del proyecto y se desconoce aún el coste final del hospital.

Los primeros pacientes se esperan que lleguen la semana que viene, según ha anunciado el consejero de Sanidad, Enrique Ruíz Escudero. Pese a las preguntas de los periodistas, no se ha especificado el número de trabajadores que hay por categoría aunque sí que suman un total de 116. En un principio, la Comunidad de Madrid dijo que necesitaban 669 sanitarios para poner en marcha el pabellón 2 que se ha abierto este martes. Sin embargo, Escudero ha dicho ahora que "según se vaya viendo la necesidad" se irá trasladando forzosamente a los trabajadores contratados por la pandemia en otros hospitales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

Ayuso ha defendido el hospital: "Es referente y sin precedentes en Europa". La presidenta ha dado un discurso alabando su 'medida estrella' de la pandemia, pero no ha admitido preguntas de los medios de comunicación. Aunque sí que ha aprovechado el acto para reprochar a la oposición y al Gobierno varias de sus posiciones durante la pandemia: "Lamento las críticas. Nos criticaron por Ifema y fue un éxito. Este hospital no puede ser malo para nadie salvo que el sectarismo político lo vea así", ha insistido. En este sentido, se ha quejado de la ausencia de miembros del Gobierno como el ministro Salvador Illa, aunque sí ha estado la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón.

Pero lo cierto es que en contra de este hospital de Emergencias no se ha posicionado solo la oposición, también los sanitarios. Durante la inauguración se han concentrado sanitarios que han pedido la "dimisión" de Ayuso y que han mostrado su rechazo tanto al hospital como a los traslados forzosos para completar la plantilla. "No es más que un acto de propaganda", comenta un enfermero. "No queremos venir aquí. Tenemos UCIs vacías en otros hospitales", explica otra sanitaria. La presidenta Ayuso, sin embargo, no ha accedido al recinto por la entrada principal, como el resto de asistentes, para evitar pasar por la manifestación de los sanitarios.

El futuro de este hospital tampoco está muy claro. Ayuso ha asegurado que estará preparado para cualquier emergencia. "Todos los pabellones son absolutamente desmontables para adaptarse a cualquier necesidad", ha asegurado también el gerente del centro, Fernando Prados

Los pacientes llegarán al Hospital Isabel Zendal en primera instancia derivados de las urgencias de los hospitales tradicionales, según han explicado Escudero y Prados, los responsables que han contestado a las preguntas de la prensa. El consejero de Sanidad ha indicado que la media diaria de pacientes que ingresan en los hospitales por urgencias es de entre 140 y 150, mientras que Prados ha reiterado que se trata de "un hospital de ayuda al resto de hospitales y resto de servicios del SERMAS": "Lo que pretendemos es que el paciente en vez de ingresar en su hospital, que ese hospital pueda liberar esa zona de pacientes Covid trasladando ese paciente que va a ingresar directamente al Hospital Isabel Zendal a través del SUMMA 112".

Sobrecostes y denuncias durante la construcción

Todo lo que ha girado en torno al hospital de epidemias ha sido polémico. Cuando se anunció, la Comunidad de Madrid explicó que el nuevo centro sería de casi 40.000 metros cuadrados, tendría más de mil camas y estaría listo el 31 de octubre. No estuvo terminado a tiempo y las prisas de las empresas por entregar el hospital en el plazo marcado por el Gobierno regional acabaron con la vida de un trabajador. Durante estos meses se han acumulado en Inspección de Trabajo varias denuncias por inseguridad laboral, incumplimiento del convenio y exceso de horas. Por ahora, nadie ha respondido por estas graves faltas pese a las denuncias constantes tanto de CCOO como de UGT.

Tampoco se sabe el precio final del hospital. Ni Prados ni Escudero lo han detallado en rueda de prensa aunque ya han reconocido que doblará al precio inicial. No lo reconocen como un sobrecoste porque alegan que se ha hecho una ampliación de los espacios y mejoras en la instalación, pero en un principio estuvo presupuestado en 50 millones de euros y, por ahora, ronda a los 100 millones de euros.

Más noticias de Política y Sociedad