Público
Público

Hospital de emergencias Ayuso inaugura el hospital de epidemias sin tenerlo listo para recibir enfermos: "Es un mero acto publicitario"

La presidenta de Madrid preside el acto de apertura tan solo unas horas después de que los trabajadores continuaran preparando el pabellón que se abrirá. Los obreros aseguran que el hospital no está listo para recibir enfermos y los sanitarios se han concentrado en las puertas del centro en contra de los traslados forzosos para completar la plantilla.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (2i), la viceconsejera de Asistencia Sanitaria en la Comunidad de Madrid, Ana Dávila-Ponce (i), el subdirector de Infraestructuras Sanitarias, José Antonio Martín (d) y el consejero de Sanidad, En
La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, durante su visita las obras de construcción del nuevo Hospital de Emergencias de la región en la zona de Valdebebas. E.P./Ricardo Rubio.

El hospital de epidemias Isabel Zendal se inaugura este martes 1 de diciembre. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha presidido el acto de apertura a las 11.00 horas. En esos momentos, sanitarios de la región se han concentrado a las puertas del centro para mostrar su rechazo a los posibles traslados forzosos de sanitarios dada la falta de voluntarios para formar parte de la plantilla. Hora y media después los sindicatos tenían una cita para reunirse con Sanidad y tratar la dotación de personal. "La inauguración es un mero acto publicitario", denuncia Jesús Jordan, responsable de Acción Sindical de Comisiones Obreras (CCOO) de Sanidad en Madrid. Pese a que el acto de inauguración es este martes, la Consejería de Sanidad rechaza decir el día en el que el hospital empezará a recibir enfermos.

El hospital se abre con muchas incógnitas, pero con aún más denuncias. El 8 de junio la Comunidad de Madrid anunció que se construiría este nuevo hospital de emergencias en la polémica Ciudad de la Justicia, en Valdebebas. Desde este momento comenzaron a advertir los sanitarios de que este hospital ni siquiera era necesario.

"El hospital de epidemias es el paradigma donde concluye el no", argumentó como conclusión el epidemiólogo Pedro Gullón a Público. "Es  tener una visión tremendamente estrecha, centrada en el ámbito hospitalario y que, además, probablemente acabe confluyendo con algún tipo de escándalo en el ámbito de la construcción e inmobiliario. El hospital de epidemias podría ser un gran ejemplo de cómo no prepararnos para el futuro", añadió el médico de familia Javier Padilla durante una entrevista que realizó este medio a los dos profesionales tras la publicación del libro que escribieron durante el estado de alarma: Epidemiocracia: Nadie está a salvo si no estamos a salvo todos.

Desde entonces, todo lo que ha girado en torno al hospital de epidemias ha sido polémico. Cuando se anunció, la Comunidad de Madrid explicó que el nuevo centro sería de casi 40.000 metros cuadrados, tendría más de mil camas y estaría listo el 31 de octubre. No estuvo terminado a tiempo y las prisas de las empresas por entregar el hospital en el plazo marcado por el Gobierno regional acabaron con la vida de un trabajador. Durante estos meses se han acumulado en Inspección de Trabajo varias denuncias por inseguridad laboral, incumplimiento del convenio y exceso de horas. Por ahora, nadie ha respondido por estas graves faltas pese a las denuncias constantes tanto de CCOO como de UGT.

Sin transparencia y con contratos de emergencia

Una de las mayores críticas a este hospital empezó con la propia forma en la que el Gobierno regional ha gestionado la adjudicación ya que fue por proceso de emergencia y sin publicidad. Según explica la Comunidad de Madrid, se invitaron a 49 empresas y 44 mostraron "disponibilidad". Finalmente, 30 presentaron una oferta en plazo. "Para la evaluación de las ofertas presentadas, se creó una Comisión Técnica de Valoración formada exclusivamente por funcionarios del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), que emitieron un informe técnico para la propuesta de adjudicación que se realizó a 14 empresas", argumentan desde el equipo de Ayuso.

Las 14 empresas son cuatro estudios de arquitectura, dos empresas de ingeniería, una empresa especializada en estudios de suelo, una empresa encargada de la urbanización y seis constructoras que ejecutarán la edificación de las distintas áreas del Hospital. Son Orbis Terrarum Projects, SLNE; I+P Ingeniería y Prevención De Riesgos, SL; Conurma Ingenieros Consultores, SL; Estudio Chile 15 Arquitectos, SLP; Árgola Arquitectos, SLP; Eacsn, SL; Aidhos Arquitect, SAP; Fatecsa Obras, SA; Dragados, SA; San José, SL; Ferrovial Servicios, SAU; Sacyr Infraestructuras, SA; UTE Joca-Urvios; y Viales y Obras Públicas, SA.

Pero, sobre todo las constructoras, tuvieron que recurrir a subcontrataciones para intentar tener la obra en plazo. Los trabajadores ni sabían el número de empresas que estaban allí y, como ha reconocido la Comunidad, ha llegado a haber 1.350 trabajadores simultáneamente que han cubierto las 24 horas y los siete días de la semana.

Este proceso ha sido muy criticado por la oposición. "No nos han presentado planes de contingencia mientras que ya tienen las excavadoras en Valdebebas. Están haciendo la casa por el tejado para beneficiar a las empresas", le recriminó la diputada Mónica García, de Más País, al Gobierno autonómico. Mientras, el PSOE ha solicitado a la Cámara de Cuentas que fiscalice los contratos tramitados por el Gobierno regional vinculados a este hospital, tras la adjudicación de la seguridad del centro a una empresa perteneciente a la exconcejal del PP en Alcorcón Silvia Cruz Martín.

Sobrecoste y ampliación de la estructura

Las obras fueron adjudicadas por 50 millones de euros. Pero, como reconoce ahora la Comunidad de Madrid, el coste de la construcción rondará los 100 millones de euros. "Una cantidad superior a la inicialmente estimada por la introducción de una serie de mejoras inicialmente no previstas", argumenta el Gobierno de Ayuso.

Con estas mejoras la Comunidad hace referencia a una ampliación de la estructura: en tres meses se ha pasado de una superficie construida de 40.000 metros cuadrados (tres pabellones de 7.400, un almacén central, una avenida peatonal, un área administrativa, una central de instalaciones, un memorial para las víctimas del coronavirus y un monumento para los sanitarios) a 80.000 (cuatro pabellones), se ha integrado el Instituto de Medicina Legal, se ha incrementado la altura del Centro Logístico Sanitario y se ha reforzado la instalación de climatización y ventilación, según explican en un plan sobre el hospital.

Infografía de la Comunidad de Madrid sobre el hospital de emergencias. Comunidad de Madrid

El objetivo de la Comunidad de Madrid es contar con 960 camas y 48 camas de UCI repartidas entre los pabellones. Sin embargo, en la inauguración solo se cuenta con 240 camas de agudos, 16 de UCI y 32 de cuidados intermedios ya que solo se abrirá el pabellón 2. Esta es la promesa del Gobierno de Ayuso aunque cinco trabajadores consultados por Público aseguran que este lunes el hospital no estaba preparado para abrir. Ni siquiera un pabellón. "Se parece más a un almacén", comenta uno. "Las camas aún están apiladas. No sabemos si entre esta noche y mañana a toda prisa se organizará pero aún queda mucho", explica otro obrero.

La Consejería de Sanidad no ha fijado la fecha en la que empezará a estar realmente funcionando el hospital. Es decir, pese a que este martes se realice el  acto de inauguración, aún se desconoce el momento en que se empezará a recibir enfermos. Las fuentes oficiales se limitan a decir que "en los próximos días".

Un hospital sin sanitarios

La Comunidad de Madrid estimó que necesitaría 669 trabajadores para abrir el primer módulo que se inaugura este martes: 103 facultativos, 247 enfermeras, 8 fisioterapeutas, 6 trabajadores sociales, 1 técnico de prevención de riesgos laborales, 39 técnicos de radiodiagnóstico, 6 técnicos de laboratorio, 179 auxiliares de enfermería, 7 auxiliares de farmacia, 60 celadores, 8 auxiliares administrativos de admisión y atención al paciente, y 5 auxiliares administrativos de atención al trabajador y gestión.

El Gobierno de Ayuso no quiere hacer nuevas contrataciones para este hospital y sacó una adscripción voluntaria para los trabajadores del SERMAS quisieran formar parte de esta plantilla. Solo 111 trabajadores han solicitado el cambio por lo que quedan 558 puestos que cubrir para completar la plantilla prevista. "La incorporación de los profesionales se realizará de forma progresiva en función de las necesidades asistenciales que se precise atender en cada momento", dicen ahora desde la Comunidad de Madrid.

Este es uno de los asuntos que más ha molestado a sindicatos y sanitarios. La Asociación Madrileña de Enfermería (AME), el Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad (MATS), SUMMAT y Juntas x la Pública han convocado una concentración en contra de los desplazamientos forzoso.

Mientras, CCOO ha denunciado que la inauguración se presenta como un "mero acto publicitario" porque será después del acto, a las 12.30 horas, cuando la Consejería de Sanidad se reunirá con los sindicatos para tratar este asunto. "CCOO demandará de nuevo que se dé marcha atrás y se contrate personal específico para la puesta en marcha de este hospital sin detraer trabajadores y trabajadoras de la red hospitalaria del SERMAS. Asimismo, reclamará los planes de emergencias, evaluación de seguridad y prevención de riesgos laborales del centro", explican desde el sindicato.

Más noticias de Política y Sociedad