Público
Público

Badalona adquirirá un albergue de 180 plazas para casos de emergencia social a causa de la inexistente vivienda pública

El equipamiento servirá para alojar a familias desahuciadas, vecinos afectados por derrumbes de edificios o incendios, o personas sin techo. Están previstos 17 desahucios en la ciudad solo entre el 12 y el 30 de septiembre.

Concentració durant un desnonament a Badalona.
Concentración durante un desahucio en Badalona. Plataforma Sant Roc Som Badalona

Hasta este mes de julio, el Ayuntamiento de Badalona no disponía de ninguna vivienda destinada a personas o familias que, por sus circunstancias socioeconómicas, son desahuciadas o que se encuentran en una situación de urgencia habitacional, como por ejemplo las que deben ser desalojadas por el riesgo de derrumbe del edificio en el que viven o por un incendio.

Actualmente hay 184 personas en la mesa de emergencia local que gestiona el departamento de servicios sociales del Ayuntamiento de Badalona. "Hasta ahora, la mesa de emergencia sólo servía para colocar a gente en la lista porque no les puedes dar una solución", reconoce el concejal de servicios sociales del Ayuntamiento de Badalona, David Torrents.

La cuarta ciudad de Catalunya no dispone de un parque de vivienda pública. Por tanto, cuando se produce un caso urgente -como el desalojo de los vecinos de la calle Granada por derrumbe, o el desalojo de una nave ocupada en el barrio del Gorg después de un trágico incendio- el consistorio financia el coste de pensiones o albergues para las familias afectadas. Pero no es siempre fácil.

Una assemblea de la Plataforma Sant Roc Som Badalona.
Una asamblea de la Plataforma Sant Roc Som Badalona. Plataforma Sant Roc Som Badalona

Desde hace semanas los hostales de Badalona y el área metropolitana están llenos, ocupados por los turistas y las personas que se alojan para acudir a festivales de los municipios del entorno.

"Los servicios sociales no tienen recursos", lamenta Carles Sagués, portavoz de la Plataforma Sant Roc Som Badalona, que trabaja directamente con cientos de familias de toda la ciudad que están a punto de perder la casa. El activista badalonés incluso guarda en su casa parte de las pertenencias de algunos de los afectados. "No tienen dónde ir y nadie les ayuda", asegura.

Badalona ayudó en 2021 con tres millones de euros en pensiones a familias afectadas por necesidades sociales

Por esta necesidad urgente de disponer de habitaciones, el Ayuntamiento de Badalona lleva tiempo trabajando en la adquisición de un edificio. "A finales de año, dispondremos de un albergue con capacidad para 180 personas", detalla Torrents. El Ayuntamiento se gastó durante todo el 2021 tres millones de euros en pensiones para familias afectadas por estas necesidades sociales. Este año, el Gobierno municipal calcula que se gastarán 1,2 millones.

"Reduciremos costes y podrán estar en Badalona", dice David Torrents, quien explica que en muchas ocasiones, familias con niños deben ir a dormir a los municipios de alrededor por falta de alojamiento. Aún se está trabajando en la opción más adecuada, si la compra o el alquiler del hostal Be Dreams. Según el concejal de servicios sociales, servirá para emergencias como las de familias desahuciadas, vecinos como los de la calle Granada o personas sin hogar.

15 pisos para familias vulnerables

David Torrents reconoce que hasta ahora la mesa de emergencia no disponía de ningún piso para alojar a familias con pocos recursos. Una situación que ha cambiado este mes de julio con la adquisición de 15 viviendas. Algunos de ellos, por tanteo y retracto que han tenido que rehabilitarse, otros que provienen de la Agència de l’Habitatge de Catalunya. Dos de las viviendas provienen de una promoción de pisos de protección oficial recién estrenada en el barrio del Sant Crist.

De estos 15, en tres casos falta firmar el contrato de alquiler pero el concejal de servicios sociales confía en que estén todos adjudicados en pocos días. "Con estos pisos, reduciremos un 10% la cifra de personas de la mesa de emergencia pero debemos tener en cuenta que alguna familia más puede incorporarse a ella este mes de agosto", explica David Torrents, que reconoce que a pesar de avanzar en el proceso no es suficiente para hacer frente a la demanda.

"Esto no soluciona mucho", dice Carles Sagués. El portavoz de la entidad social no alcanza a atender a todas las familias que necesitan asesoramiento. Y alerta de que el mes de septiembre será muy duro: "hay previstos 17 desahucios entre el 12 y el 30 de septiembre". Además, añade Sagués, habrá que ver qué ocurre con aquellos que se aplazaron hasta el 30 de septiembre por el decreto Covid que ahora se prorroga hasta el 31 de diciembre.

"Gracias a la nueva ley, se están firmando más contratos de alquiler social", apunta Torrents

Una de las opciones que Badalona siempre ha puesto sobre la mesa es adquirir pisos que se encuentran vacíos y propiedades de bancos. El concejal de servicios sociales también está en conversaciones con la Sareb para la adquisición de este tipo de viviendas. "Les hemos pedido un listado de pisos vacíos pero la mayoría están ocupados, es muy difícil", reconoce Torrents. "De momento no conseguiremos pisos pero, gracias a la nueva ley, se están firmando más contratos de alquiler social", añade.

Reactivación de la construcción de pisos de protección oficial

La crisis inmobiliaria de 2009 frenó un gran número de promociones de pisos de protección oficial en toda Catalunya. Las llamadas Áreas Residenciales Estratégicas (ARE) debían facilitar la emancipación de jóvenes y acoger a familias con recursos limitados para poder acceder al mercado privado. En Badalona, se tenían que desarrollar dos. Por otro lado, se habían anunciado un gran número de construcciones de viviendas que nunca han visto la luz.

La última adjudicación se produjo en el 2012 cuando el entonces alcalde, Xavier García Albiol, entregó las llaves de tres pisos de protección oficial en el número 255 de la calle Indústria. Era una promoción de 16 pisos, de los que sólo se vendieron cinco. Aunque participaron 280 personas en el sorteo, la mayoría no cumplían con los requisitos. El resto, se pusieron a la venta en el mercado libre.

Una de las promociones que se quedó a medias fue la construcción de 56 pisos de venta y 80 de alquiler en el barrio del Sant Crist. Un solar público donde la cooperativa Arauca levantaría dos edificios y se destinaría los bajos de uno de ellos al demandado Centro de Asistencia Primaria por parte del vecindario.

El 1 de julio de 2008, el Ayuntamiento y la cooperativa firmaban el convenio para la adjudicación de las viviendas protegidas. No se empezaron a construir hasta 2013 y no ha sido hasta julio de 2022 cuando se han empezado a entregar las llaves.

"Las cosas a veces cuestan mucho pero, si trabajas y te apresuras, acaban siendo una realidad", decía Rubén Guijarro, el alcalde de Badalona, durante la inauguración de la promoción de vivienda social. Durante el acto, Guijarro anunció que el próximo otoño se anunciarán cuatro solares "que tendrán que hacer posible 220 nuevas viviendas de alquiler social en Badalona". Según el alcalde, estarán destinados a jóvenes menores de 35 años que "no queremos que se marchen de Badalona".

Más noticias