Público
Público

La candidatura de Madrid a Patrimonio Mundial encara su recta final

El destino de la candidatura se conocerá a primera hora de la tarde del domingo en la ciudad china de Fuzhou, donde el Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO celebra su reunión anual, que por culpa de la pandemia llega con un año de retraso y en formato semipresencial.

El Parque de El Retiro, en Madrid (España), a 31 de marzo de 2021.
El Parque de El Retiro, en Madrid (España), a 31 de marzo de 2021. Ricardo Rubio / Europa Press

Agencia EFE

Este domingo se espera la decisión final sobre la candidatura del paseo del Prado y el parque del Buen Retiro a entrar en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, un proyecto con siete años de recorrido con el que la capital quiere que se reconozca la excepcionalidad de su "espacio verde urbano".

Con el llamado 'Paisaje de la Luz', el Ayuntamiento de Madrid pretende conseguir el reconocimiento internacional para una propuesta "rica", "compleja" e "innovadora", que representa "un lugar de naturaleza dentro de la ciudad" y también un polo de atracción, vigente durante cuatro siglos, para instituciones y ciudadanos.

El destino de la candidatura se conocerá a primera hora de la tarde del domingo en la ciudad china de Fuzhou, donde el Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO celebra su reunión anual, que por culpa de la pandemia llega con un año de retraso y en formato semipresencial.

El museo del Prado será el cuartel general de la candidatura en la fecha clave, y representantes de las administraciones implicadas (Ayuntamiento, Comunidad y Ministerio de Cultura) seguirán desde ahí la sesión del comité.

Para hacer del eje Prado-Retiro el cuadragésimo noveno bien español inscrito en la lista de la UNESCO, la candidatura madrileña deberá conseguir el voto favorable de 14 de los 21 países representados en el comité, un objetivo que desde el Ayuntamiento de la capital, principal impulsor del proyecto, ven con cautela pero con buenas sensaciones.

Un "optimismo moderado", ha expuesto este jueves en rueda de prensa la portavoz municipal, Inmaculada Sanz, quien ha asegurado que "sería muy positivo para la ciudad" gozar de la oportunidad de "ser reconocida internacionalmente" por un organismo como la UNESCO.

Sobre la mesa de los miembros del comité reposa el informe de ICOMOS, el órgano consultivo de la UNESCO en materia de protección patrimonial, y cuyo veredicto sobre la propuesta madrileña "no es malo" pero tampoco llega al extremo de recomendar directamente su inclusión en el catálogo.

Así lo ha señalado este jueves, en una presentación a los medios, el director general de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento, Luis Lafuente, quien ha recordado que el informe de ICOMOS "es preceptivo, pero no vinculante".

La coordinadora del expediente de la candidatura, Mónica Luengo, ha precisado que las principales objeciones de ICOMOS tienen que ver con "la introducción de la naturaleza" en este paisaje y, sobre todo, con el carácter unitario del eje: avala el reconocimiento del paseo del Prado como Patrimonio Mundial, pero recomienda presentarlo de nuevo como un bien individual y separado del parque.

"Creemos que tenemos argumentos técnicos, basados en documentación histórica y en archivos, que nos animan a apoyar nuestra tesis original", ha subrayado Lafuente, quien considera que Prado y Retiro son protagonistas de una evolución conjunta como centro de la Corte real española primero y de la vida cívica después.

Luengo ha destacado, a su vez, que ICOMOS consideró "bueno" el estado de conservación del área y dio por "aceptables" las medidas adoptadas por el Ayuntamiento en materia de contaminación y movilidad.

Un paisaje cultural

El concepto propugnado por Madrid se basa, en definitiva, en presentar el eje no como "un lugar donde se concentran museos" al lado de un parque, sino un "paisaje cultural" de marcado carácter natural -el 75 % de sus 219 hectáreas son zonas verdes-.

El 'Paisaje de la Luz' concentra arte (Prado, Reina Sofía, Thyssen-Bornemiza, Museo Naval...), ciencia y conocimiento (Real Jardín Botánico, Real Observatorio, Real Academia Española), y espacios de poder y representación ciudadana (Congreso de los Diputados, Banco de España, Bolsa de Madrid).

Incluye, asimismo, enclaves emblemáticos como la estación ferroviaria de Atocha, los hoteles Ritz o Palace, el Círculo de Bellas Artes o la iglesia de San Jerónimo El Real.

Y además, defiende el Consistorio, representa un "modelo universal", pues el paseo del Prado fue "la primera alameda" diseñada en una capital europea y se exportó luego a América.

Por todo ello el Ayuntamiento confía en poder convencer a los países votantes, en un esfuerzo diplomático que lidera el embajador español ante la UNESCO, Andrés Perelló, y que será decisivo.

Siete años de trabajo

La idea de añadir la capital a la lista del Patrimonio Mundial viene de lejos, y se ha convertido en un proyecto transversal que atraviesa tres mandatos y tres alcaldes de dos partidos distintos.

El primer paso lo dio Ana Botella (PP) en 2014, cuando anunció su intención de presentar la iniciativa y se creó un primer grupo de trabajo encargado de configurar el dossier.

Este vio la luz en 2018, con Manuela Carmena (Ahora Madrid) como alcaldesa, y el impulso definitivo lo ha dado en los últimos dos años José Luis Martínez-Almeida (PP), que recibió en 2019 a los evaluadores de la UNESCO y creó un departamento con personal municipal específicamente dedicado a los asuntos relacionados con la candidatura.

En todo caso, el domingo marcará un punto y seguido: si la candidatura prospera, ese "gran honor" implicaría "una gran responsabilidad", y los evaluadores de la UNESCO ya indicaron que las futuras intervenciones en el paseo del Prado deberían tender a "reducir el tráfico" y "ganar espacio para el peatón".

Y si el dictamen del comité es negativo, Madrid tendrá que decidir si vuelve a la carga con la misma candidatura o si presenta otro dossier en el que sólo esté incluido el paseo del Prado, tal y como sugirió ICOMOS.

El 'Paisaje de la Luz' sería el quinto sitio de la Comunidad de Madrid inscrito en la lista de Patrimonio Mundial, uniéndose al monasterio del Escorial, la Universidad y casco histórico de Alcalá de Henares, el paisaje cultural de Aranjuez y el hayedo de Montejo, que forma parte del bien 'Hayedos primarios europeos de los Cárpatos y otras regiones de Europa'.

Y además pondría a España con 49 bienes inscritos en el catálogo, siendo superada únicamente por Italia y China, ambas con 55. 

Más noticias