Público
Público

Cargas en el 'Rodea el Congreso' Absuelto un policía de agredir a un manifestante en un 'Rodea el Congreso'

La sentencia dictamina que, aunque la defensa de la acusación presentó varios vídeos de las cargas policiales durante la movilización del 2013, no queda comprobada que la autoría de las lesiones, que dejarán secuelas de por vida, fueran producidas por el agente denunciado.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Dispositivo policial preparado para una de las convocatorias 'Rodea el Congreso'. | EFE

La Audiencia Provincial de Madrid ha absuelto a un agente de Policía Nacional acusado de agredir a un manifestante durante la convocatoria del Rodea el Congreso de diciembre de 2013 al no haber quedado acreditado que fuese él quien le causara varias fracturas en la mano de las que tardó en recuperarse 109 días.

En su sentencia, fechada el pasado día 25, la Sección Sexta de la Audiencia de Madrid atiende la petición de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado y absuelve al policía de un delito de lesiones. En un inicio, el manifestante, que además ejerció la acusación particular en la causa, pedía cinco años de cárcel para el acusado, si bien durante el juicio rebajó su petición a dos años.

El motivo de la absolución es "la ausencia de la mínima prueba de cargo" que incrimine al agente, miembro de la Unidad de Intervención Policial (UIP, los conocidos como antidisturbios), habida cuenta de que en los vídeos aportados por la acusación no puede advertirse "con total seguridad que el acusado golpeara al denunciante".

Además, prosigue la sentencia, el agredido no pudo ver quién le golpeó durante la protesta del 14 de diciembre de 2013, en la que, según el agente ahora absuelto, únicamente utilizó su defensa para dispersar a los manifestantes y nunca "socavó la integridad física" de ninguna persona.

Durante la protesta, convocada en las inmediaciones del Congreso, se produjeron diversos altercados que motivaron que varios grupos de UIP acudieran "en apoyo de otros policías" para hacer retroceder a los manifestantes hacia la glorieta de Carlos V, frente a la estación madrileña de Atocha.

El tribunal considera probado que tanto el agente como algunos de sus compañeros utilizaron su defensa reglamentaria contra algunos manifestantes por orden de su superior.

A consecuencia de ello, señala el tribunal, el denunciante sufrió varias fracturas en la mano y otras lesiones de las que tardó 109 días en recuperarse y que le dejaron diversas secuelas, entre ellas una artrosis postraumática y una deformidad en el dorso de la mano. Sin embargo, dice la Sala, no se ha podido acreditar "que tales lesiones le fueran causadas por la intervención del acusado en estos hechos".

Casos contrarios

Durante este tiempo también se ha dado el ejemplo contrario: un detenido tendrá que entrar en prisión durante cinco años y un día, además de pagar 16.000 euros de multa, al ser detenido en la misma convocatoria del 2013. Pese a la petición de Podemos, el Gobierno de Rajoy le negó el indulto.

Además, en otra movilización de características similares que tuvo lugar en 2012, una joven denunció a las unidades de UIP que le abrieron la cabeza de un golpe con la defensa de los agentes. El resultado fue la condena, para el Ministerio de Interior, de indemnizarla con 750 euros, una pena que fue pagada por todos y cada uno de los ciudadanos y no por el policía que la provocó.

La manifestación contó con un fuerte dispositivo policial y fue convocada por la Coordinadora 25S. En ella resultaron heridas leves 23 personas (14 de ellas policías), siete fueron detenidas y 40 identificadas.

Más noticias en Política y Sociedad