Público
Público

Condenado a una multa de 480 euros el joven que denunció una falsa agresión homófoba en Malasaña

El joven manifestó el pasado 5 de septiembre en sede policial que ocho encapuchados le habían tatuado en los glúteos la palabra 'maricón' con una navaja.

Una placa de la calle de Manuela Malasaña en el barrio de Malasaña, donde el día 5 de septiembre un joven denunció una falsa agresión homófoba, a 7 de septiembre de 2021, en Madrid.
Una placa de la calle de Manuela Malasaña en el barrio de Malasaña, donde el día 5 de septiembre un joven denunció una falsa agresión homófoba, a 7 de septiembre de 2021, en Madrid. Ricardo Rubio / Europa Press

El joven que denunció una falsa agresión homófoba en el barrio de Malasaña deberá pagar una multa de 480 euros. Así lo ha estimado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid después de que el joven reconociera los hechos en un juicio rápido.

Ha declarado ante el Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid, donde ha relatado que se inventó una supuesta agresión por parte de varios encapuchados que le golpearon y vejaron en una calle del centro de Madrid, con el fin de no desvelar una infidelidad a su pareja. 

Al término de la declaración, y tras reconocer los hechos, se ha celebrado un juicio rápido durante el que se ha conformado con la pena impuesta, que es firme, detalla el TSJM.

La simulación de delito, tipificada en el artículo 457 del Código Penal, contempla una multa de seis a doce meses de cárcel para la persona que, ante algún funcionario, "simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente, provocando actuaciones procesales".

En concreto, el joven manifestó el pasado 5 de septiembre en sede policial que ocho encapuchados le habían tatuado en los glúteos la palabra 'maricón' con una navaja. El caso levantó una oleada de protestas por la inseguridad del colectivo LGTBi.

La investigación dio un giro por completo después de que confesara a la Policía que interpuso una denuncia simulada. Lo hizo a instancias de su novio, que desconocía lo ocurrido, y para ocultarle que las laceraciones que tenía en el glúteo fueron fruto de una práctica masoquista consentida con otros dos hombres.

Más noticias