Público
Público
comunidad de madrid

Confusión y fallos informáticos en las clases telemáticas impuestas por el coronavirus

CCOO reprocha al gobierno regional haber priorizado los recortes y olvidarse de la formación a los docentes en nuevas tecnologías. EducaMadrid ha pasado de 650.000 conexiones a más de 1,1 millones en los últimos días.

Un aula desierta en el colegio público Rufino Blanco en Madrid. EFE/ Paco Campos
Falta de conocimiento tecnológico en las clases de la Comunidad de Madrid. / ARCHIVO

"Dice la web de EducaMadrid que está saturada y que entremos de forma escalonada. ¿Exactamente cómo nos ponemos de acuerdo los 150.000 docentes de Madrid para entrar poco a poco? ¿Hacemos un megagrupo en Telegram? "El teletrabajo de l@s docentes de Madrid hoy está consistiendo en dar a refrescar todo el rato a la web del aula virtual a ver si EducaMadrid se ha despetado ya. El futuro era esto". "Tenemos que trabajar telemáticamente, pero nos obligáis a utilizar vuestra aplicación y ésta no funciona. Es estupendo. Gracias por doblarnos el trabajo. Alguien que dejará de utilizaros".

Los anteriores son comentarios extraídos de las redes sociales, en los que los docentes expresan su frustración por el mal funcionamiento de EducaMadrid, la plataforma educativa tecnológica que el Gobierno autonómico ha recomendado para que continúen las clases por internet, tras el cierre de las aulas decretado como consecuencia de la crisis del coronavirus.

Docentes expresan su frustración por el mal funcionamiento de EducaMadrid

Frente a las quejas de los maestros, los responsables de la plataforma aseguran que están haciendo todo lo posible para garantizar el acceso a los servicios y piden colaboración para que se haga de forma escalonada y se eviten los momentos de mayor concurrencia: por las mañanas de 10.30 a 13.30 horas y por las tardes de 16.30 a 19.30 horas.

El tráfico generado por esta herramienta tecnológica ha pasado de 650.000 conexiones a más de 1,1 millones en los últimos días, según ha informado la Consejería de Educación, que ha precisado que los alumnos que no dispongan de ordenador en casa recibirán las tareas por WhatsApp y en otros casos serán entregadas a los padres en papel.

En aquellas situaciones en las que los alumnos no disponen de ordenador en casa, los centros educativos han facilitado a las familias la distribución de las tareas para realizar durante estos días. En algunos casos, mediante el envío de los deberes a través de la aplicación de móvil Whatsapp y en otros, entregando a los padres, de forma escalonada las tareas en papel.

Un infierno

Ese espectacular aumento del tráfico en EducaMadrid ha propiciado un acceso masivo que, según denuncian los profesores, ha hecho que en algunos momentos el trabajo se esté convirtiendo en un infierno tanto para ellos como para los alumnos.

Isabel Galvín, secretaria de la Federación de Enseñanza de CCOO-Madrid, ha explicado que su sindicato lleva un año y medio denunciado las insuficiencias y falta de recursos tanto en la plataforma EducaMadrid, como en otras como RAICES (donde figuran los expedientes y las notas de los alumnos) y ROBLE (utilizada por los padres en sus relaciones con los centros educativos).

Galvín recordó que durante la época de los recortes a los servicios públicos, la Comunidad de Madrid fijó otras prioridades y se olvidó de lo importante que es la formación a los docentes en el uso de las nuevas tecnologías.

La Comunidad de Madrid fijó otras prioridades y se olvidó de lo importante que es la formación a los docentes en el uso de las nuevas tecnologías

"No obstante", precisó, "los profesores y los equipos docentes ya se encargaron de organizarse el miércoles, cuando se supo que no iba a haber clases. Esto contrasta con la actuación de la Consejería, que se ha encargado con mucha agilidad de suspender contratos con empresas y se ha preocupado menos de cómo se tiene que organizar el teletrabajo y qué recomendaciones y apoyos les va a dar al profesorado".

La dirigente sindical puso en valor la decisión de los profesores de todas las etapas educativas de organizarse ante lo que se avecinaba, recogiendo direcciones de teléfono y de correo electrónico para dar continuidad a las clases.

"El teletrabajo no empezó ayer, sino la semana pasada, el primer día que los niños no fueron al colegio. De hecho, la principal tarea del fin de semana pasado fue la de corregir tareas y actividades. La Consejería oficializó ayer el primer día de trabajo telemático, pero eso ya había empezado el jueves, y bien lo saben las familias".

Tutorías por teléfono

Galvín destacó el compromiso del profesorado a la hora de vencer dificultades técnicas y de buscar soluciones a las insuficiencias de las herramientas telemáticas con las que cuentan. Citó como ejemplo que muchos docentes se han puesto a disposición de las familias para ofrecerse a realizar tutorías a través del teléfono.

En este sentido, recordó que su sindicato ha reclamado insistentemente a la Consejería de Educación que se dotara de otras herramientas de software libre y gratuito, que habrían abaratado costes y facilitado la labor de los docentes.

La dirigente sindical consideró "inaudito" que los profesores estén trabajando con sus propios equipos informáticos y sus teléfonos móviles

Respecto al acuerdo al que ha llegado la Consejería con la plataforma Teams de Microsoft, que permitirá duplicar la oferta de contenidos online publicados por los profesores, Galvín se preguntó qué contrapartida tendrá el gigante tecnológico al poner su plataforma a disposición del millón y medio de alumnos y más de 100.000 docentes que forman la comunidad educativa de Madrid.

Finalmente, la dirigente sindical consideró "inaudito" que los profesores estén trabajando con sus propios equipos informáticos y sus teléfonos móviles, y aportando sus propios contenidos académicos.

"Cuando las empresas impulsan el teletrabajo", aclaró, "lo hacen con unos soportes que facilitan a los trabajadores, bien sean informáticos, como tabletas u ordenadores portátiles, o dispositivos de conexión telefónica. Sorprende que la Consejería no se haya planteado en absoluto esta cuestión".

Con todo, Galvín dijo que, pese a estas deficiencias, es muy importante para la educación pública contar con unos profesionales que, con su dedicación y compromiso, van a cumplir al cien por cien con sus tareas educativas.