Público
Público

Los desacuerdos con Sanidad abocan a 17 planes distintos para Navidad con cierres perimetrales solo en algunas comunidades

Los Gobiernos regionales optan por medidas diferentes: mientras Madrid o Catalunya quieren aumentar el número de reuniones a 10 personas, Castilla y León y Murcia barajan continuar con el cierre perimetral y Cantabria pide que las cenas navideñas se limiten a convivientes.

La Puerta del Sol de Madrid, en Navidad. EFE
La Puerta del Sol  de Madrid en Navidad./ EFE.

El plan del Ministerio de Sanidad sobre cómo debe ser la Navidad no será más que una recomendación para las comunidades autónomas. Los gobiernos autonómicos han manifestado sus diferencias este miércoles sobre cómo deben ser las fiestas navideñas. Hay comunidades que quieren mayores restricciones, como Castilla y León y Murcia que quieren mantener los cierres perimetrales. Otras que quieren medidas más laxas al no poner restricciones de movilidad y aumentar las reuniones hasta 10 personas como la Comunidad de Madrid.

No es la primera vez que las comunidades se muestran disconformes respecto a un plan de Sanidad. Varios responsables autonómicos han reprochado al Gobierno central que filtre los borradores de los planes incluso antes de que ellos mismos los conozcan. Pero, además, no hay consenso si quiera entre si tiene que haber un plan común para toda España o si puede haber diferencias entre las comunidades.

Este miércoles no ha habido un debate profundo sobre el plan de Navidad, pero sí se ha definido que en el próximo Consejo Interterritorial de Salud se acordará un documento de recomendaciones que después cada comunidad podrá adaptar. Es decir, que el documento puede recomendar que las reuniones se limiten a seis personas, pero los gobiernos autonómicos podrán reducir o limitar ese número. Lo mismo ocurrirá con el toque de queda o con las restricciones de movilidad.

También hay comunidades que difieren incluso sobre esto. Catalunya ha manifestado que quiere elaborar sus propias medidas. Regiones como Extremadura, Andalucía o Castilla-La Mancha han pedido criterios comunes para evitar que existan 17 planes distintos de Navidad. Mientras que regiones como Cantabria han mostrado su preocupación porque las medidas sean demasiado laxas y se vuelva a cometer el mismo error que en verano cuando se priorizó la economía sobre la salud para 'salvar la campaña'.

El documento base sobre el que se trabaja es el borrador del Gobierno que se filtró el pasado martes a los medios de comunicación. La propuesta del Ejecutivo central era limitar a seis personas las reuniones, mantener el toque de queda hasta las 00.00 horas y retrasarlo hasta la 01.00 en Nochebuena y Nochevieja, evitar o minimizar los encuentros sociales asó como los desplazamientos entre territorios. 

Los gobiernos autonómicos están, a nivel general, de acuerdo en establecer las reuniones entre seis o diez personas. La mayoría optan por seis, aunque Madrid, Catalunya y Murcia plantean aumentar a diez. Euskadi y Galicia prevén mantener el número en seis pero sin contar a los niños. El toque de queda también se ve bien aunque Madrid quiere ampliarlo media hora para Nochebuena y Nochevieja.

Aunque el mayor problema no será este. La principal diferencia se notará entre los cierres perimetrales. Murcia y Castilla y León han sido dos de las comunidades que han defendido mantener esta medida que no se recogía en el borrador del plan del Gobierno al dejarlo a elección de las comunidades. Cantabria también valora mantener el cierre perimetral y, además, ha sido más contundente al plantear que quieren que las cenas familiares se reduzcan a las personas convivientes.

Pero otras regiones como la Comunidad de Madrid no prevén imponer otro cierre perimetral después de que pase el del puente del mes de diciembre que durará hasta el día 14. Tampoco Catalunya que por ahora prevé el cierre perimetral hasta el día 21. Ni lo prevén aplicar otras regiones como Extremadura si no se acuerda para todo el país. 

Pese a las intenciones que hay ahora, las comunidades no pretenden aprobar en los próximos días los planes definitivos y las decisiones se aplazarán, como mínimo, hasta la próxima semana. Otras prefieren esperar incluso a que pase el puente de diciembre para evaluar mejor la situación epidemiológica con la que se llega a la Navidad.

Más noticias de Política y Sociedad