Público
Público

El deshielo de Groenlandia eleva el nivel del mar un centímetro en la última década

Un estudio, realizado por las universidades de Leeds y Lancaster, analiza con datos satelitales la escorrentía del glaciar, que ha aumentado un 21% en las últimas cuatro décadas.

Imagen de un glacial tomada durante un vuelo de la NASA el 13 de marzo de 2018.
Imagen de un glacial tomada durante un vuelo de la NASA el 13 de marzo de 2018. Lucas Jackson / REUTERS

Los síntomas de que algo no va bien se suceden. La crisis climática nos va dando pistas a cada rato. El deshielo es una de las evidencias que nos permiten calibrar el daño que le infringimos al planeta. Y Groenlandia, tierra de glaciares, se revela como un claro exponente de una cuenta atrás que ya ha comenzado.

Sirvan algunos datos para acotar la tragedia; en la última década, 3,5 billones de toneladas de hielo se han fundido de la superficie de la isla, una cantidad de hielo derretido que equivaldría a cubrir el Reino Unido con cerca de 15 metros de agua de deshielo. De 2011 a 2020, el aumento del deshielo de Groenlandia elevó el nivel del mar global en un centímetro.

Los datos se extraen de un nuevo estudio en el que han participado las universidades de Leeds y Lancaster. Se trata del primer análisis realizado con datos satelitales en el que se estudia desde el espacio el fenómeno de la escorrentía de la capa de hielo, o lo que es lo mismo, el proceso por el que los glaciares se van progresivamente derritiendo.

Un problema que nos acucia de un tiempo a esta parte y cuya progresión inquieta a los científicos. No en vano, en las últimas cuatro décadas, el fenómeno de la escorrentía de agua en Groenlandia ha aumentado cerca de un 21%, volviéndose un 60% más errática de una estación estival a otra.

No es un fenómeno exclusivo de Groenlandia, sin ir más lejos, en las dos décadas precedentes, la pérdida de masa de los glaciares de América del Norte se aceleró y casi se duplicó en el período 2015-2019 con respecto a 2000-2004. Ahora sabemos, gracias a esta investigación que ya ha visto la luz en Nature, hasta qué punto Groenlandia se muestra vulnerable a los fenómenos meteorológicos extremos.

En concreto, y según detalla el estudio, el deshielo de Groenlandia generó una escorrentía de agua de 357 mil millones de toneladas por año, alcanzando su pico en 2012, con 527 mil millones de toneladas de hielo derretido. Aquel año, se produjeron una serie de cambios en los patrones atmosféricos que afectaron especialmente a las capas de hielo. 

Más noticias