Público
Público

Recibo de la luz El recibo de la luz de noviembre, el más caro de 2020

Facua continúa reclamando al Gobierno un cambio en el modelo de fijación de tarifas, al entender que favorece la especulación.

Imagen de archivo de facturas de la luz. EFE
Imagen de archivo de facturas de la luz. EFE.

público/efe

El recibo de la luz de noviembre ha sido el más caro hasta ahora del año 2020, con 68,50 euros en la factura del usuario medio, según un análisis de Facua-Consumidores en Acción sobre la tarifa semirregulada PVPC.

Así, la factura del usuario medio se ha situado casi 13 euros por encima del mínimo histórico de 55,71 euros alcanzado en abril.

Este mes de noviembre, el recibo del usuario medio ha experimentado una subida mensual del 6%, después de que en octubre bajase por primera vez en seis meses.

En cuanto a la evolución interanual, se ha producido una leve bajada, del 0,4%, con respecto a los 68,79 euros de noviembre de 2019.

Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor

Facua continúa reclamando al Gobierno un cambio en el modelo de fijación de tarifas, al entender que favorece la especulación, pero hasta entonces, para abaratar la factura eléctrica, recomienda contratar el denominado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

La mayoría de usuarios no tienen esta tarifa semirregulada y están abonando facturas "infladas" al haber contratado ofertas del mercado libre, asegura la organización de consumidores en un comunicado.

Para acceder al PVPC tienen que contratarlo con una de las ocho comercializadoras de referencia impuestas por el Gobierno.

En cuanto al precio del kilovatio hora (kWh) de electricidad, en octubre se ha situado en una media de 13,47 céntimos (impuestos indirectos incluidos), frente a los 12,41 céntimos de septiembre.

La factura de la luz y el teletrabajo

El consumo de luz y su factura ha aumentado a raíz del confinamiento y el teletrabajo. Desde que se decretó el estado de alarma, el teletrabajo se ha convertido en el día a día de muchos empleados españoles, y sigue siéndolo. 

La incidencia de teletrabajo en España pasó de un 5% al 34% durante la pandemia. Un tercio de los trabajadores ocupados cambiaron su modelo laboral debido a la covid-19, ya que el teletrabajo era la única vía, el problema es que es un modelo con una escasa regulación que ha derivado en diversos problemas, entre ellos el aumento de las facturas del hogar.

La regla general es que el empresario debe hacerse cargo tanto de los medios (ordenador, silla, teléfono de empresa…) como de los gastos que genere trabajar en casa. Una norma que ha sido añadida a la nueva ley de teletrabajo, pero que no se cumple por parte de muchas empresas. 

Más noticias