Público
Público

Qué nueva etapa volcánica se abre en La Palma tras el aparente cese de la emisión de magma y cenizas

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) registra una caída brusca del tremor volcánico, pero ha detectado nuevos terremotos más al sur de la principal boca del cráter de Cumbre Vieja.

Un hombre observa la nube de cenizas del Cumbre Vieja, en La Palma.
Un hombre observa la nube de cenizas del Cumbre Vieja, en La Palma. Nacho Doce / Reuters

En la mañana del lunes el Instituto Geográfico Nacional (IGN) daba una aparente buena noticia a través de las gráficas que monitorizan la actividad eruptiva en La Palma. El tremor volcánico había disminuido de manera significativa dando paso a una fase donde apenas se perciben emisiones de cenizas, lava y explosiones. Esta fase ha durado dos horas y media, ya que a las sobre las 11.15 (hora local) se ha vuelto a reanudar la actividad eruptiva.

La caída brusca y temporal del tremor volcánico no supone el fin de la erupción del volcán ni que el Cumbre Vieja se adentre en una fase final. Este dato significa que los movimientos sísmicos relacionados con la actividad del magma bajo tierra ha cesado durante un rato, aunque por el momento se desconocen las causas. Además, mientras se detenía la liberación de lava cenizas, el IGN registraba un nuevo enjambre sísmico al sur del cráter principal.

Según informa el IGN, se han detectado al menos 16 terremotos, por lo que no se descartaba que se vuelva a reactivar la salida de lava –tal y como ha terminado ocurriendo– o, incluso, que se abran nuevas bocas. Esto podría suponer, según los expertos que trabajan sobre el terreno, una migración del magma a otras zonas de la isla.

El director del Plan de emergencias volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ya anunciaba que el volcán estaba entrando en una nueva fase en la rueda de prensa del sábado. "Estamos ante un evento volcánico fisural de carácter estromboliano", explicaba. Este término geológico quiere decir que los centros de emisión empiezan a tener una actividad que se desarrolla a lo largo de una fisura, en el caso de Cumbre Vieja, en dirección noroeste-sureste, por lo que van apareciendo nuevos centros emisores de lava y se van apagando otros. Además, según explicaba Morcuende, algunos centros que ya se habían apagado pueden volver a encenderse.

El pasado volcánico del archipiélago canario puede servir de referencia para entender que la caída del tremor no tiene por qué suponer el fin de la erupción. En la actividad volcánica de 2011 en El Hierro, el día 28 de diciembre, se produjo un descenso similar al vivido este lunes en La Palma, con un parón que duró más de cuatro horas. Después, se reanudó la actividad volcánica sin parar de manera definitiva hasta después de dos meses.

Itahiza Domínguez, miembro del Instituto Geográfico Nacional, explica a Público que, pese a haber caído el tremor volcánico, la actividad sísmica no ha cesado por completo y "se han seguido produciendo pulsos durante toda la mañana". El experto incide en la idea de que el volcán está en una nueva fase con una dinámica diferente a la vivida en la primera semana de la erupción. "Las cosas pueden cambiar de un momento para otro con parones y retornos", advierte.

Más noticias