Público
Público

España se prepara para la Navidad con uno de los planes más laxos de Europa

La directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ya ha advertido que "no es el momento de relajarse". Los países más cercanos a España permiten también reuniones y la reagrupación familiar pero tienen otras restricciones claves de la pandemia como el cierre de la hostelería.

Barcelona ha dado este jueves la bienvenida a la campaña navideña con un espectáculo dirigido por Sol Picó llevado a cabo en la plaza del Born previo paso al encendido del alumbrado, al que este año se han destinado un 65 % más de recursos.
Encendido del alumbrado de Navidad de la ciudad de Barcelona.  Enric Fontcuberta / EFE

beatriz asuar gallego

El Gobierno y las comunidades autónomas ya han decidido cómo será la Navidad en España: habrá cierres perimetrales salvo para los desplazamientos esenciales y que permitan la reagrupación familiar o con allegados, reuniones de hasta 10 personas y toque de queda hasta las 01.30 horas. Comunidades como Madrid han mostrado su rechazo al plan por considerar que tiene demasiadas restricciones. ¿Las medidas del plan de Navidad son demasiado estrictas? ¿O permiten un relajamiento que puede adelantar y empeorar las consecuencias de una tercera ola? ¿Hay otras alternativas?

Buena parte de los países europeos más cercanos a España también van a permitir la reagrupación familiar y las cenas navideñas. Sin embargo, tienen otras medidas que son claves para frenar la expansión del virus como el cierre de la hostelería.

La Navidad ha estado en el foco de todos los Gobiernos europeos desde hace meses. Cuando la segunda ola comenzó a extenderse por todo el continente, países cercanos a España como Alemania, Francia o Italia tomaron medidas estrictas como toques de queda desde las 21.00 horas, cierre de todo el ocio e incluso confinamientos domiciliarios. Más allá de reducir los contagios y frenar la expansión del virus, el objetivo era llegar a la época navideña con mejor situación epidemiológica

Sin embargo, Europa no ha conseguido frenar al virus como se desearía. Aunque los contagios se han reducido a nivel general, el número de personas fallecidas por coronavirus sigue siendo muy elevado. Italia ha registrado este jueves el récord de fallecidos tras 993 muertes en las últimas 24 horas. Ante esto, se han mantenido muchas de las restricciones severas en los países más próximos a España.

En nuestro país nunca se llegó en esta segunda ola al confinamiento domiciliario, pese a que muchos expertos pidieron que se aplicara en zonas concretas en las que la incidencia superaba incluso los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes como fueron las localidades de Madrid o Granada. Tampoco hubo un cierre generalizado de la hostelería o el ocio ni toques de queda tempranos. Las medidas más estrictas las tomaron las comunidades autónomas. Pese a esto, ha conseguido bajarse la incidencia aunque aún se sigue estando muy lejos de lo deseado: 240 en los últimos 14 días cuando los organismos sanitarios internacionales aconsejan que debe situarse entre 25 y 50.

Ante la Navidad, el Gobierno y las comunidades han decidido también mantener un plan menos estricto de lo que tienen estos países. La principal diferencia entre las distintas estrategias es que muchos de los países mantienen la hostelería cerrada.

Italia es uno de los países con mayores restricciones. El ministro de Asuntos Regionales de Italia, Francesco Boccia, ha adelantado ya que las autoridades del país mantendrán el toque de queda nacional a las 22.00 horas y el resto de medidas: "¿Hay que celebrar la Nochevieja? La celebraremos en casa. A finales de diciembre es probable que la mayoría de las regiones se encuentren en la zona amarilla y en ese momento los almuerzos navideños con positivos en la mesa bastarían para volver a vivir una masacre", declaró en una entrevista en el canal televisivo Rainews. La hostelería y cualquier establecimiento que tenga que ver con el ocio y las estaciones de esquí seguirán cerradas hasta después de Navidad, la movilidad estará limitada entre las regiones que están en distintas fases de alerta por la covid y se recomienda que, como mucho, se reúnan seis personas.

Otros países como Francia y Alemania tienen restricciones menos duras pero sí tienen en común que mantienen el cierre de los bares hasta después de Navidad. Todos han decidido finalmente permitir las cenas de Navidad y los reagrupamientos familiares en mayor o menor medida, pero cuentan con estos cierres de bares, e incluso en algunas zonas comercio, que limitan la movilidad, las salidas de casa y los contactos sociales. Estas medidas, por ejemplo, evitan las aglomeraciones en las calles y en grandes comercios en unas fechas en las que suele haber más movimiento del normal.

Europa recomienda las 'burbujas de hogares' para limitar los contactos y el riesgo en Navidad

El número de personas máximas para una reunión así como los toques de queda varían mucho de unos países a otros. En España serán diez máximo, incluyendo menores, y con toque de queda hasta las 01:30. Alemania, por ejemplo, también prevé permitir diez pero excluyendo menores y aún no hay una decisión definitiva sobre el toque de queda. Aunque el número de contactos es el más diferente, principalmente, por la complejidad de controlarlo. La medida más diferente y estricta es la de Bélgica que permiten que los hogares reciban cuatro invitados en exterior y uno en interior (dos si la persona anfitriona vive sola). Por otro lado, Reino Unido tiene también menos restricciones pero ha apostado por las 'burbujas navideñas' de forma que los contactos sociales estarían más limitados que en España.

Estas son algunas de las claves de los planes para Navidad aunque todos los países prevén que se puedan hacer aún cambios si la situación epidemiológica empeora. En todos los países todavía hay un gran riesgo y Europa ha avisado del gran peligro de una tercera ola muy severa después de las fiestas si se relajan las medidas demasiado. 

La directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon, ha manifestado esta preocupación ante los responsables de Sanidad de los 27 Gobiernos de la UE reunidos este miércoles: "A pesar de que nos acercamos al periodo navideño, me gustaría insistir en que la situación epidemiológica no permite relajar las medidas". "No queremos cancelar las Navidades. Pero no podemos permitirnos el riesgo de que las celebraciones de Navidad y Año Nuevo se conviertan en eventos supercontagiadores", añadió la comisaria europea de Sanidad, la chipriota Stella Kyriakides.

En este sentido, Europa ha propuesto a los distintos Gobiernos de la UE que propongan el autoconfinamiento antes y después de las fiestas durante siete días y se fomente el teletrabajo. Asimismo, entre las medidas que ya se han tomado, Bruselas ha pedido que continúe la prohibición de celebrar eventos masivos, se mantengan toques de queda, se fijen criterios claros sobre el número máximo de las reuniones e incluso que se aconsejen las "burbujas de hogares", es decir, que se fomente la opción de Reino Unido de pasar la Navidad con las mismas personas.



Más noticias de Política y Sociedad