Público
Público

Madrid se desmarca del plan obligatorio de Navidad porque quiere menos restricciones, pero tendrá que acatarlo

Los acuerdos del Consejo Interterritorial de Salud son de obligado cumplimiento mientras dure el estado de alarma. La Comunidad de Madrid tendrá que ordenar las restricciones pese a afirmar que "no se siente vinculada" porque el acuerdo no ha sido adoptado por consenso.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante el acto organizado con motivo del Día de la Fiesta Nacional. - EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. - EFE.

beatriz asuar gallego

La historia se repite. La Comunidad de Madrid ha sido la única que ha votado en contra del plan de Navidad que se ha acordado este miércoles entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud. Catalunya se ha abstenido durante la votación por considerar que el plan invade sus competencias, pero se ha mostrado a favor de las restricciones. La única que se ha opuesto a medidas como a la del cierre perimetral ha sido Madrid.

Pese al rechazo del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso a este plan, todas las comunidades tienen que cumplir con las restricciones que se han acordado. El Real Decreto del estado de alarma del pasado 25 de octubre establece que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, bajo la presidencia del Ministerio de Sanidad, podrá "adoptar cuantos acuerdos procedan" para garantizar la necesaria coordinación durante la pandemia.

Tras este punto incluido en el Real Decreto no se necesita que los acuerdos se publiquen si quiera en el Boletín Oficial del Estado (BOE) ya que son de obligado cumplimiento para las comunidades autónomas si se aprueban. Pese a esto, fuentes del Gobierno de Ayuso inciden en que el acuerdo "no se ha adoptado por consenso por lo que Madrid no se siente vinculada".

Desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid detallan a Público que no están a favor de los cierres perimetrales planteados por el Ministerio de Sanidad. La preferencia del Gobierno de Ayuso sería no cerrar la comunidad: "Con una tendencia a la baja prevista para las próximas semanas en Madrid, y con el nivel de incidencia en el que estamos, el impacto por restringir la movilidad perimetral de la región va a ser mínimo. Madrid no está de acuerdo con este punto", señalan. Además, destacan las complicaciones para controlar las salvedades de los cierres: "Plantear el control perimetral de la región a "allegados" y con un término tan amplio es imposible de controlar por las Fuerzas de Seguridad del Estado".

Por otro lado, alegan que no están de acuerdo con que no se incluya el Día de Reyes, el 6 de enero, como uno de los festivos en los que se permiten reuniones de 10 personas. Sin embargo, aunque aleguen ese motivo, el acuerdo permite a las comunidades que lo incluyan, tal y como dice Madrid que hará.

El otro motivo por el que justifican el voto en contra es la recomendación de que las reuniones sean entre dos grupos de convivientes queriendo ampliar esto a tres grupos. Pero esto no es más que una recomendación por lo que no es de obligado cumplimiento ni se hará un control efectivo sobre esto.

Este vuelve a ser otro desencuentro de la Comunidad de Madrid con el Gobierno. De hecho, Madrid no ha apoyado ninguno de los acuerdos importantes a los que se ha llegado en el Consejo Interterritorial. Junto a Euskadi votó en contra del plan que establecía niveles de alerta, criterios comunes y recomendaciones de medidas para todas las comunidades.

También se opuso, y amenazó con no cumplir, con las restricciones especiales sobre grandes ciudades. Sin embargo, como pasa ahora, Madrid tuvo que cumplir pese a mostrar su rechazo.

Varias comunidades autónomas lamentan esta posición del Gobierno de Ayuso porque ellas habían planteado medidas más restrictivas. Sin embargo, Sanidad ha planteado un acuerdo que tiene en cuenta las posiciones más laxas como la de la Comunidad de Madrid y que permite a otras comunidades ser más estrictas. Por ejemplo, los Gobiernos autonómicos pueden limitar los desplazamientos por reagrupación familiar solo a días concretos, adelantar el toque de queda o reducir el máximo permitido para las reuniones.

¿Cómo será la Navidad?

Tras varias reuniones sin acuerdo, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han llegado ya un acuerdo:
■ Habrá confinamientos perimetrales de todas las comunidades autónomas desde el 23 de diciembre hasta el 6 de enero.
■ Se permitirá salir y entrar de las comunidades para desplazamientos esenciales y reagrupación familiar, no para hacer turismo.
■ Las comunidades pueden limitar estos últimos desplazamientos a días concretos.
■ En Nochebuena y Nochevieja las reuniones serán como máximo de 10 de personas, niños incluidos. Se recomienda que sean solo de dos grupos familiares diferentes, pero no es obligatorio.
■ El toque de queda será a partir de las 01.30 horas.
■ Estas condiciones son un acuerdo de mínimos. Las comunidades pueden anunciar en los próximos días más restricciones.

Más noticias de Política y Sociedad