Público
Público

EUSKADI El Gobierno Vasco mantiene el plan de reabrir las aulas pese al rechazo de familias y profesorado

La intención del Ejecutivo autonómico de iniciar la vuelta a clase a partir del lunes choca con lo definido en la actual fase de desescalada. Sindicatos y AMPAS subrayan que no existen condiciones sanitarias ni legales para dar este paso.

Concentración Educación Bilbao
Imagen de la concentración realizada este miércoles fuera de la sede del Gobierno Vasco. SINDICATO LAB

Los días pasan, el lunes se acerca… y a esta hora en Euskadi hay aproximadamente 90 mil alumnas y alumnos que no saben qué les espera a partir de ese día. El Gobierno Vasco defiende contra viento y marea su plan de reabrir las aulas de cuarto de la ESO, Bachillerato y Formación Profesional, algo que no convence a familias, profesorado y sindicatos de Educación. La tensión es, a esta hora, tan grande como la incertidumbre.

"No hay garantías jurídicas ni sanitarias para regresar el lunes a las aulas", afirma a Público Lurdes Imaz, coordinadora de la Confederación de Ampas de la Escuela Pública Vasca (EHIGE, por sus siglas en euskera). Esta organización ha emitido un comunicado en el que destaca que si bien "el regreso a las aulas se debe dar lo antes posible", ese retorno "tiene que estar avalado y acompañado de garantías jurídicas y medidas de seguridad, garantías que no existen a día de hoy".

"Instamos a la Administración a que elabore el plan marco de seguridad para que los centros educativos lo puedan adaptar a su realidad. Este plan de centro debe ser acordado por el consejo escolar", considera EHIGE, que destaca a su vez que "la enseñanza a distancia sigue su curso habitual gracias a la labor que viene desarrollando el profesorado y el alumnado con el apoyo de las familias desde que se instauró el estado de alarma".

Este miércoles tuvo lugar una reunión del Comité de Salud Laboral del Departamento de Educación, presidida por la viceconsejera de Administración y Servicios, Olatz Garamendi, y en la que participaron representantes de los diferentes sindicatos. Más allá de las siglas, todas las organizaciones sindicales comparten que no se dan las condiciones para regresar a las aulas el día 18 y mantienen una postura muy crítica con la actuación del Gobierno de Iñigo Urkullu en esta materia.

Tras el encuentro, Educación emitió una nota de prensa en la que detalló los medios que se pondrán a disposición de los centros –mascarillas, geles, termómetros y carteles explicativos–, lo que se suma a las medidas ya anunciadas la pasada semana –distancia de seguridad entre el alumnado, reducción del aforo de las aulas o supresión del servicio de comedor, lo que a su vez derivará en una reducción del horario escolar–. Sin embargo, en ningún párrafo se señala si el lunes habrá finalmente clases.

Sobre este punto, fuentes del Departamento de Educación indicaron a Público que continúan trabajando "con esa previsión". En cuanto a la posibilidad de que la decisión final las aulas quede en manos de la dirección de cada centro –algo que manejó la propia administración en las últimas horas–, se limitaron a señalar que "basándose en criterios pedagógicos, los centros determinarán cómo retomar las clases".

Los sindicatos consideran "irresponsable" que el Gobierno Vasco traslade esa decisión a los centros. De hecho, este planteamiento ha agrietado aún más las relaciones entre las centrales y el Ejecutivo autonómico. En una concentración realizada por la mañana frente a la sede del Gobierno, los sindicatos Steilas, ELA, LAB, CCOO y UGT coincidieron en mostrar su rechazo a los planes de la consejería de Educación.

"A pesar de que el 18 de mayo está a la vuelta de la esquina, la reunión de hoy también ha sido meramente protocolaria", afirmaron los sindicatos en un comunicado conjunto. Señalaron además que "la falta de un plan real y trabajado del Gobierno Vasco es evidente".

 Por ello, las centrales animaron a las direcciones de los centros y a las patronales de los colegios concertados a no abrir sus puertas "hasta que las medidas que garanticen la salud de trabajadoras y alumnado sean negociadas y consensuadas". "Todos vemos necesario volver a las clases presenciales, pero no de cualquier manera y a cualquier coste", apuntaron. 

Fuera de fase

En medio de esta polémica, el Delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, añadió más leña al fuego. En declaraciones a ETB, afirmó que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no contempla el regreso a las aulas en la fase 1, por lo que la decisión de volver a clase a partir del lunes quedaría fuera de lo estipulado en el plan de desescalada.

Mientras tanto, las familias insisten en que se resuelvan las dudas. "A lo largo de esta semana esperamos que el departamento aclare los aspectos jurídicos y sanitarios. Cuando todo eso se aclare, los centros tendrán que hacer un plan, que deberá ser aprobado por Inspección. Eso significa que el 18 no podremos volver a clase", resume por su parte la coordinadora de la Confederación de AMPAS. Aún queda camino. Mientras, el lunes se acerca.

Más noticias de Política y Sociedad