Público
Público

Femenino Plural Lecciones juveniles contra el maltrato

El Instituto Aragonés de la Juventud elabora con los microrrelatos de un concurso para jóvenes un libro didáctico para concienciar a los adolescentes en escuelas e institutos contra la violencia machista, una lacra cada vez más presente entre los menores de edad.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Manifestación contra la violencia machista.EFE

"Greta cierra ya los ojos y desea, que se haga para siempre el silencio". Con esa frase se cierra Requiem, el breve pero intenso texto con el que Bárbara Giménez ha ganado la cuarta edición del Concurso de Microrrelatos contra la Violencia de Género Jóvenes con mucho que contar que organizan el Instituto Aragonés de la Mujer (IAM) y el Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ) y la Fundación Piquer.

Giménez narra en apenas 300 palabras, menos de 1.400 caracteres, la tenebrosa espera que Greta vive cada noche, con el preludio del cierre de la puerta de metal de su bloque, el rechinar de dientes y el erizamiento del vello mientras oye unos pasos que suben las escaleras antes de un llanto a capella que anticipa "ese allegro de pasos verdugos por la moqueta" antes del momento en el que su voz se quiebra "en mil corcheas sordas y sus entrañas chillan acordes de auxilio, como un violín destartalado". No, hoy tampoco estaba contento.

Su relato se impuso entre un total de 198 escritos por jóvenes de 14 a 30 años, la mayoría de ellos estudiantes de Secundaria de institutos aragoneses.
"Este concurso pretende que los jóvenes, con su lenguaje, conciencien a la sociedad sobre la violencia de género", que "es una de las lacras más duras que tenemos en este país, y hemos dicho muchas veces que para combatirla lo más importante es educar en la igualdad", señaló la consejera aragonesa de Ciudadanía y Derechos Sociales, Mariví Broto.

"Estamos muy satisfechos con las obras presentadas", añadió, ya que "lo importante es que los jóvenes, los chicos y las chicas, reflexionen sobre este tema".

El aumento de la violencia machista en la adolescencia

Las bases del concurso llaman la atención sobre dos datos inquietantes. Por una parte, “la violencia de género, tal y como se presenta hoy en día, es un fenómeno que ha crecido a un ritmo mayor que los accidentes de coche y que los robos”. Y, por otra, "cada vez resulta más habitual que este tipo de violencia se manifieste entre adolescentes y jóvenes, produciéndose unos preocupantes índices de rejuvenecimiento del maltrato".

Los tribunales corroboran esa percepción. La Estadística de Penados refleja un aumento notable de los delitos contra la libertad sexual (agresiones y abusos) cometidos por menores de edad y también de las coacciones y amenazas, a menudo vinculadas con las relaciones de pareja. Los incrementos alcanzan, respectivamente, el 45% el 111% y el 104% en cuatro años.

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística señalan también que más de la tercera parte de las víctimas de agresiones (103) y abusos (107) sexuales cometidas por menores de edad ni siquiera habían cumplido los 16 años: ocurrió en 79 de esos episodios que llegaron a los tribunales, lo que indica que, ese rejuvenecimiento de los infractores corre paralelo a otro, escalofriante, de quienes sufren los ataques.

En ese marco, el Instituto Aragonés de la Juventud aboga por "promover actuaciones que vayan encaminadas a concienciar y entrenar a los/as jóvenes para que sepan detectar estos comportamientos, que en ocasiones cuesta más identificar, pues adoptan formas enmascaradas tras una concepción romántica del amor, que es en muchas ocasiones donde se cuela el machismo y la violencia en las relaciones reales (amor incondicional, sumisión, celos, renuncia a las propias expectativas vitales para asumir las de la pareja, etcétera)".

Un libro de relatos para orientar en escuelas e institutos

El concurso, varios de cuyos 198 microrrelatos formarán parte de un libro que se distribuirá como material didáctico entre educadores y orientadores escolares para trabajar la violencia machista en las sesiones de tutoría y de orientación juvenil de las escuelas e institutos, incluye entre sus objetivos, además de sensibilizar a juventud "para prevenir la violencia contra la mujer y contra todo tipo de actitudes machistas", recabar "información certera y precisa de la percepción que de la violencia de género tienen los/as jóvenes".

"La sociedad aragonesa debe reconocer a estos jóvenes su compromiso, su capacidad de reflexión y de transmitir", señaló la consejera. En el concurso obtuvieron sendos accésit El árbol está débil y 20 pasos, de Ana Soria y Miguel Ruiz.

El primero es una metáfora poética que narra cómo un árbol que por enamoramiento se despojó de sus hojas y dejó de tomar agua para que creciera un brote nacido a sus pies acabó sin energía cuando la enredadera que resultó ser comenzó a asfixiarle con sus ramas.

El segundo narra la angustiosa vida de una mujer víctima de maltrato que, día tras día, no se acaba a decidir a marcar el 016, el número de atención a la violencia de género, en el teléfono situado "al final del pasillo, junto a la salida de lo que un día había sido una casa y ahora era una celda".

La entrega de los premios tenía también como objetivo "homenajear a las 46 mujeres que, a 25 de noviembre de 2018, Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, han sido asesinadas en territorio español durante el año en curso". Hoy son ya 47 fallecidas a manos de su parejas y exparejas, a los que Feminicidio.net añade otros 49 crímenes, entre ellos el de Laura Luelmo, cometidos por otros familiares, por personas sin relación con la víctima y perpetrados contra niñas, entre otras variables.

Más noticias en Política y Sociedad