Público
Público

Filomena Madrid Un nuevo temporal de lluvias y viento tras Filomena pone ahora en riesgo el metro, el alcantarillado y los árboles de Madrid

La nieve que no ha sido retirada podría fusionarse con la lluvia y provocar inundaciones en el sistema de alcantarillado de la capital. Además, los árboles, ya de por sí dañados por la gran nevada, se enfrentan a un escenario de vientos que podría derivar en nuevas caídas.

Pocos vehículos y algún transeúnte en la calzada en las inmediaciones de la Estación de Atocha.
Pocos vehículos y algún transeúnte en la calzada en las inmediaciones de la Estación de Atocha. EFE

A. TENA

Ha pasado una semana desde que dejó de nevar en Madrid y la mayoría de las calles de la ciudad continúan cubiertas por un manto de hielo. El temporal Filomena ha paralizado totalmente la actividad de la capital, bloqueando por completo algunos servicios básicos como las recogidas de basuras y haciendo flaquear la capacidad de abastecimiento de algunos supermercados. La reacción tardía de la Administración municipal para recuperar la normalidad de la ciudad podría tener consecuencias en esta próxima semana, ya que tras la semana de heladas y temperaturas bajas llega un nuevo temporal de lluvias y una subida de temperaturas, según informan desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las precipitaciones, que se espera que lleguen a la Comunidad de Madrid el próximo miércoles, pondrán en jaque a los sistemas de alcantarillado que han quedado bloqueados por la nieve. Una nieve que se irá fusionando progesivamente con el agua de lluvia y que, si no se despeja en los próximos días, podría colapsar los imbornales y derivar en escenas de inundaciones, las cuales se han vuelto recurrentes en algunas estaciones de metro de la capital cada vez que se dan precipitaciones. 

Por ello, la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid ha reclamado a los municipios de la Comunidad que intensifiquen los trabajos de limpieza para despejar lo antes posible la nieve de las calles. La Dirección de Inclemencias Invernales del Gobierno autonómico pide a la capital y al resto de localidades madrileñas que "se lleven a cabo las labores de mantenimiento de imbornales y alcantarillado para permitir que se evacúe toda la cantidad de agua y no se genere un problema añadido".

No obstante, los riesgos de inundación no están sólo en los entornos urbanos, sino en las zonas cercanas a los ríos, cuyos caudales se verán afectados por este nuevo evento climático. Y es que las lluvias y la fusión de la nieve aumentará "significativamente" los niveles fluviales en las cuencas del Tajo, el Duero y el Ebro, según explican desde la Aemet.

Riesgo de nuevos árboles caídos

Los sistemas de alcantarillado no son los únicos en riesgo. A la lluvia y la subida de temperaturas hay que añadir las previsiones de rachas de viento, lo que vuelve a poner en peligro al arbolado de Madrid, el cual ha sufrido daños notables durante la gran nevada. Tanto que, según el Ayuntamiento de Madrid, entre el 10 % y el 15 % han tenido roturas de ramas o tronco por el peso del hielo. 

"La cosa va a estar difícil y se debe imponer el principio de precaución", expone Juan García Vicente, miembro de la Mesa del Árbol y de Ecologistas en Acción. Según explica, el viento y el suelo reblandecido por la lluvia y la nieve puede dar pie a que algunos árboles, "sobre todo los ubicados en praderías de los parques", puedan caer al suelo. "La prohibición de entrada a parques estos días es lo más efectivo".

Y es que los sindicatos denuncian que la falta de personal de los Servicios Municipales de Jardinería ha impedido que se puedan llevar a cabo labores de limpieza, poda y reacondicionamiento con rapidez, de modo que muchos árboles, una semana después de la nevada, continúan sin ser revisados, con ramajes y troncos dañados y en riesgo de caer. "Con muy pocos medios humanos y materiales, en los últimos días esta plantilla que el Ayuntamiento ningunea ha conseguido despejar la Casa de Campo en muchos puntos para poder empezar a retirar los miles de árboles y ramas que son peligrosas para la ciudadanía", exponen en un comunicado desde CCOO. 

Fuentes del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid indican a Público que "se van a contratar medios extraordinarios para reducir riesgos al máximo". Esta decisión no ha gustado a los sindicatos, que dicen que "no se puede entender por qué no se realizan planes de empleo temporales" y se contrata a "personal de jardinería de las bolsas de empleo existentes".

Según el Consistorio de Martínez-Almeida, durante toda la semana se ha trabajado a un ritmo de 325 árboles caídos al día retirados, lo cual no ha conseguido limpiar por completo los desperfectos en el arbolado madrileño. Según CCOO, los trabajos de poda y mantenimiento podrían durar meses en algunas zonas de la capital. Esto hace que muchas especies se tengan que enfrentar al nuevo temporal con troncos o rampas quebradas, elevándose así el riesgo de nuevas caídas.

Más noticias de Política y Sociedad