Público
Público
Borrasca filomena

El temporal de nieve deja daños en más de 150.000 árboles de Madrid

El balance de desperfectos es todavía muy limitado y la cifra del arbolado municipal damnificado por Filomena podría aumentar.

Varias personas pasean por la calle Fuencarral en Madrid, en la que numerosos árboles no han resistido el peso de la nieve.
Varias personas pasean por la calle Fuencarral en Madrid, en la que numerosos árboles no han resistido el peso de la nieve. Rodrigo Jiménez / EFE

alejandro tena

La borrasca Filomena ha dejado en Madrid al menos 150.000 árboles con afecciones causadas por la presión de la nieve, según informan a Público fuentes de la Dirección General de Aguas y Zonas Verdes del Ayuntamiento de la capital. De este modo, el 15 % de la arbolada madrileña se ha visto damnificada por el temporal del fin de semana. Una cifra que podría aumentar en los próximos días conforme se vayan despejando los accesos a parques y calles bloqueadas por la acumulación de nieve y hielo. 

El análisis de daños, realizado por técnicos municipales, hace referencia al arbolado caído o con ramaje afectado por el peso de la nieve. Se trata, según explican desde el Consistorio, de árboles ubicados en zonas verdes y calles de la ciudad. Es decir, todavía queda por explorar los efectos que Filomena ha tenido en parques históricos y forestales, así como en la Casa de Campo, donde se tiene constancia de que el efecto de las borrasca "ha sido muy dañino".

Los Servicios de Emergencias del SAMUR han registrado 50 incidentes relacionados con la caída de ramas o árboles

En ese sentido, desde el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento madrileño informan que 64 quipos de Zonas Verdes, SERVER (Servicio de Evaluación y Revisión Verde) y empresas concesionarias están trabajando para poder retirar las ramas y troncos caídas con un ritmo de trabajo de 325 árboles al día. 

Fuentes del Área de Emergencias del Consistorio exponen a Público que es aconsejable no salir a la calle en los próximos días a menos que sea estrictamente necesario, ya que la acumulación de nieve y hielo en los árboles sigue siendo un riesgo. Y es que, los servicios del SAMUR han registrado 50 intervenciones relacionadas con el desprendimiento de ramas o troncos.

¿Daños evitables?

El elevado número de árboles afectados por la borrasca Filomena pone en cuestión el estado de conservación en el que se encuentra el inventario municipal. Sin embargo, Mariano Sánchez, jefe de Jardineria y Arbolado del Real Jardín Botánico, sostiene que, dada las magnitudes del temporal, no se puede afirmar que se trate de un problema que haya podido ser evitable. "Los árboles, un año tras otro, se van preparando y adaptando a los fenómenos. Para que no se hubieran derribado tendría que haber nevado de una forma más habitual en el pasado, de forma que las ramas hubiera creado madera de reacción", argumenta el experto.

Sánchez, también presidente de la Sociedad Española de Arboricultura, pone como ejemplo cómo los pinos ubicados en la sierra de Madrid, debido a su exposición a las nevadas, han desarrollado una mayor resistencia en sus ramas que los que se ubican en la capital. Las especies más damnificadas y expuestas a la nieva han sido las perennifolias, cuyas cualidades, con copas abultadas, han acumulado mucho peso y han terminado partiéndose por el tronco.

No en vano, desde el Real Jardín Botánico solicitan al Ayuntamiento que se abra una mesa redonda sobre lo ocurrido para poder analizar con detalle la distribución de los daños según las especies que hay plantadas en Madrid. "Lo que ha pasado era inevitable, pero eso no quita que se deba estudiar para determinar que especies se deberían relegar a otras zonas de la ciudad y para adaptar el arbolado a los tiempos del cambio climático", que va a estar marcado por fenómenos extremos diversos, que van desde sequías a temporales de lluvias o nieve intensas.

"Primero evaluemos y después adaptemos las especies que tenemos en Madrid al cambio climático"

Juan García Vicente, portavoz de Ecologistas en Acción, reconoce que los daños ocasionados por esta "nevada excepcional" eran inevitables ya que la arbolada de Madrid no está adaptada estos fenómenos. Sin embargo, desde la organización verde consideran que este puede se un buen momento para analizar, a través de los desperfectos, los déficits que acumula la capital en la gestión de sus árboles. "Primero evaluemos y después adaptemos las especies que tenemos en Madrid al cambio climático. Es importante abordar la forma en la que se planta, dónde se planta y cómo".

Grupos verdes como Arriba las ramas, la Asociación par la Recuperación del Bosque Autóctono (Arba) o la Mesa del árbol de Carabanchel piden que se retire "totalmente" todos los árboles dañados y no se dejen en los parques aquellos que, a simple vista, no tengan importantes desperfectos. "Hay que atender de manera profesional cada caso y sus particularidades", reclaman en un comunicado conjunto en el que inciden en la idea de que las tareas no se queden únicamente en la limpieza de árboles caídos y se proceda a realizar podas y replantar.

¿Qué hacer con las plantas del balcón?

Otras de las damnificadas han sido las plantas de terrazas y balcones privados. Aunque cada especie tiene sus particularidades, lo recomendable era quitar la nieve antes de que cuajara y se compactase, evitando que los tallos se rompieran. Con el temporal terminado, lo aconsejable es tratar de retirar con cuidado la mayor parte del hielo que pueda haberse acumulado en las hojas. Ante las heladas que se esperan esta semana, se aconseja meter dentro de casa las plantas y ubicarlas cerca de las ventanas, o cubrirlas con plásticos en el exterior.

Más noticias de Política y Sociedad