Público
Público

Macron reunirá a oposición y a los chalecos amarillos para buscar una salida a la crisis

Francia no descarta declarar el estado de emergencia o la intervención del ejército para frenar los disturbios iniciados por los chalecos amarillos.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

Un automóvil destrozado tras los disturbios en París.- REUTERS

Macron reunirá a oposición y a los chalecos amarillos para buscar una salida a la crisis. Así ha sido anunciado y ha solicitado a su primer ministro que lidere las negociaciones para buscar una salida pacífica. 

Francia no descarta declarar el estado de emergencia o la intervención del ejército para frenar los disturbios iniciados por los chalecos amarillos.

El gobierno francés considerará imponer un estado de emergencia para evitar que se repitan los que han sido considerados como los peores disturbios de Francia en años, pero por el momento no cambiará un rumbo orientado al diálogo.

Grupos enmascarados y vestidos de negro corrieron por el centro de París el sábado, incendiando automóviles y edificios, saqueando tiendas, rompiendo ventanas y luchando contra la policía en los peores disturbios que la capital ha visto desde 1968, lo que representa el mayor desafío al que Emmanuel Macron se ha enfrentado en sus 18 meses a cargo del país.

El ministerio del Interior francés actualizó las cifras de detenidos durante toda la jornada de manifestaciones de "chalecos amarillos", que se saldó con 412 detenciones y 133 heridos, de los cuales 23 eran miembros de las fuerzas del orden.

Las protestas también sacudieron otras ciudades y pueblos y en toda Francia, desde Charleville Mezieres en el noreste hasta Nantes en el oeste y Marsella en el sur.

"Tenemos que pensar en las medidas que se pueden tomar para que estos incidentes no vuelvan a ocurrir", dijo a la radio Europa 1 la portavoz del gobierno, Benjamin Griveaux.

La rebelión popular surgió de la nada el 17 de noviembre y se ha propagado rápidamente a través de las redes sociales, con manifestantes bloqueando carreteras en Francia e impidiendo el acceso a centros comerciales, fábricas y puntos de suministro de combustible.

Las protestas comenzaron como una reacción violenta contra los aumentos de los impuestos sobre el combustible de Macron, pero han propiciado una profunda sensación de insatisfacción hacia las reformas económicas liberales, que muchos votantes sienten que favorecen a los ricos y grandes empresas.

Las autoridades se vieron sorprendidas con la escalada de violencia que el sábado ensombreció el movimiento de protesta espontáneo, apodado los "chalecos amarillos" porque muchos participantes usan las chaquetas de seguridad fluorescentes que tienen que llevar en sus vehículos los conductores franceses.

En París, la policía dijo que habían arrestado a más de 400 personas y 133 resultaron heridas, entre ellas 23 miembros de las fuerzas de seguridad. La policía disparó granadas de aturdimiento y gas lacrimógeno y uso cañones de agua contra los manifestantes en la parte superior del bulevar Champs-Elysees, en el Jardín de Tuilleries, cerca del Museo del Louvre y también en otros lugares.

Macron reunirá a oposición y a los "chalecos amarillos" para buscar una salida

El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió hoy al primer ministro, Édouard Philippe, que se reúna con la oposición y con los "chalecos amarillos" para buscar una salida a la crisis nacional provocada por sus protestas por la subida del coste de la vida, mientras el movimiento insta a nuevas manifestaciones.

Macron se dejó ver a primera hora en la zona más afectada por los tumultos de ayer —el Arco del Triunfo y sus avenidas— para comprobar los daños provocados por las protestas contra la subida de impuestos al carburante.

Después se reunió después en el Elíseo con Philippe; el ministro del Interior, Christophe Castaner; el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez; la ministra de Justicia, Nicole Belloubet, y el ministro de Ecología, François de Rugy.

No hubo comunicado tras el encuentro ni intervención del presidente, a quien políticos y prensa nacional esperaban escuchar, tras solo haber hecho una breve referencia desde Buenos Aires, donde participaba en la cumbre del G20.

Más noticias en Política y Sociedad