Público
Público

Homofobia Denuncian una agresión homófoba a dos jóvenes en la localidad cacereña de Cañamero

Los jóvenes han denunciado que fueron insultados en una zona de baño conocida como el charcho 'la Nutria' por un individuo y su familia al grito de "bujarras, maricones, maricones de mierda".

Asistentes a la mayor marcha del Orgullo Gay 2017 en el mundo, que ha partido de la glorieta de Atocha de Madrid para reivindicar la libertad sexual bajo el lema "Por los derechos LGTBI en todo el mundo". EFE/Javier López.
Asistentes a la mayor marcha del Orgullo Gay 2017 en el mundo, que ha partido de la glorieta de Atocha de Madrid para reivindicar la libertad sexual bajo el lema "Por los derechos LGTBI en todo el mundo". EFE/Javier López.

EUROPA PRESS

Dos jóvenes homosexuales fueron agredidos en una zona de baño de la localidad cacereña de Cañamero por un individuo y su familia al grito de "bujarras, maricones, maricones de mierda".

La oficina de Atención a Víctimas por LGBTIFobia ya atiende a estos dos jóvenes, que acudieron a pasar un día de ocio, acompañados por la madre y el padre de uno de ellos, y que recibieron desde su llegada los insultos de un varón de entre 35 y 40 años que eran secundados por su familia, que le acompañaba en ese momento.

Concretamente, según la versión de la Fundación Triángulo, los presuntos agresores estuvieron increpando a la pareja de jóvenes que respondieron con su silencio con la intención de "no generar mayores conflictos al percibir la actitud violenta de quienes les insultaban".

Posteriormente, el padre de uno de los chicos les recriminó su actitud, pidiéndoles que cesaran en los insultos, a lo que los supuestos agresores respondieron con "actitud violenta". En ese momento, agarraron al padre del cuello y le espetaron: "soy boxeador y te voy a partir la cara". Al intentar frenar esta agresión física es cuando uno de los chicos recibe un puñetazo en un ojo.

Los hechos ocurrieron en el conocido como charco "la Nutria", donde varios testigos afearon la actitud de los agresores a quienes pidieron que se marcharan del lugar, así como solicitaron la presencia de la Guardia Civil. Personados efectivos del instituto armado en el lugar, proceden a informar de sus derechos a las víctimas y a calmar los ánimos en la zona.

Los jóvenes, que han tenido que ser tratados de varios ataques de ansiedad ante lo sucedido, presentan además hematomas en la cara originados por los puñetazos recibidos.

Tras recibir asesoramiento por parte de la oficina de atención a víctimas por LGBTIFobia, y poniendo "sumo cuidado" en mostrar la motivación de lo sucedido, basada fundamentalmente en su homosexualidad, tanto los jóvenes como los progenitores han procedido a interponer la correspondiente denuncia, informa Fundación Triángulo.

Actualmente, se encuentran convalecientes, con ansiedad y estrés post-traumático que les "impide llevar a cabo su vida con normalidad". Además, uno de los jóvenes agredidos, presenta aún los hematomas provocados por los puñetazos.

Aunque prefieren permanecer en el anonimato, los agredidos han querido agradecer el apoyo prestado por las personas que presenciaron los hechos, todas ellas vinculadas con Cañamero, así como las muestras de cariño y solidaridad que están recibiendo tanto de los vecinos como del propio ayuntamiento.

Desde Triángulo, y su oficina de atención a víctimas, Hugo Alonso ha querido poner de manifiesto esta es la tercera agresión vividas durante el presente verano y que a falta de una revisión más profunda el de 2020 podría convertirse en el "peor verano" en lo que a delitos de odio se refiere desde que se crease la Oficina de Atención a Víctimas en 2016. En total, se contabilizan 15 víctimas por LGBTIFobia en la región en lo que va de año, a pesar de los meses de confinamiento domiciliario.

El secretario de Triángulo, Hugo Alonso, ha valorado positivamente la actitud del ayuntamiento de la localidad condenando rotundamente los hechos de manera inmediata, si bien ha asegurado que "lo sucedido es un hecho totalmente aislado no solo en Cañamero sino en los pueblos de nuestra región, si bien la mayoría de agresiones se producen en ciudades. Es importante además hacer saber que los agresores no residen en Cañamero, sino que podrían haber llegado hasta la zona simplemente a pasar el día".

A través de nota de prensa, Fundación Triángulo ha declarado también que pondrán en conocimiento de la Fiscalía de Delitos de Odio lo sucedido, para propiciar su implicación en el proceso judicial.

Actualmente los jóvenes están en proceso de valoración previa para acceder a atención psicológica por lo sucedido y ya han realizado las primeras consultas al equipo jurídico de la oficina de atención a víctimas.

Más noticias de Política y Sociedad