Público
Público

Huelga de médicos Los médicos ante el Congreso: "No queremos cariño, queremos reconocimiento"

Médicos de la salud pública han clamado este martes ante el Congreso contra el "decreto de la infamia" que permite contratar graduados sin especialidad, ya que no resuelve la carencia de medios y la precariedad que sufren.

Concentración de médicos frente a las puertas del Hospital Mateu Orfila de Mahón durante el primer día de la huelga convocada por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) para visibilizar la huelga convocada hoy
Concentración de médicos frente a las puertas del Hospital Mateu Orfila de Mahón. EFE

efe

Médicos de la salud pública han clamado este martes ante el Congreso contra el "decreto de la infamia" que permite contratar graduados sin especialidad, lo que, además de atentar contra el sistema sanitario, no resuelve la carencia de medios y la precariedad que sufren.

"No queremos cariño, queremos reconocimiento; que se nos valore y se cuente con nosotros. El cariño ya lo tenemos de nuestros amigos y familiares", asegura  Rosa Calero, que ha secundado el llamamiento hecho por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) para los 140.000 médicos del sistema público, aunque no está afiliada a ningún sindicato.

Esta radióloga del madrileño Hospital Doce de Octubre quiere dejar claro que sus compañeros no protestan para denunciar su cansancio, "aunque ahí está", sino contra un real decreto que les ha "dado la puntilla", porque vulnera el sistema de especialización y formación MIR español.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 29 de septiembre un real decreto que, entre otras cosas, autoriza a que las comunidades autónomas puedan contratar de forma excepcional a personal sanitario extracomunitario o que no haya conseguido plaza en la pasada convocatoria de los MIR.

La escasez de personal asusta a los médicos 

¿Cómo se podría paliar la escasez de personal? La respuesta de esta profesional es esta: "Qué gracia: ahora resulta que no hay médicos, con todos los que se han ido".

A María, neonatóloga del mismo hospital, le ha costado "moralmente muchísimo" acudir al llamamiento. "Que en mitad de un estado de alarma un médico este aquí me produce muchísimos dilemas éticos, pero no nos dejan otra alternativa", lamenta.

"Creo que la situación es insostenible: tras años de cada vez pedirnos más, en marzo vino una pandemia y todos intentamos hacer lo mejor posible, echamos una mano, horas, nos contagiamos... Y ahora seguimos siendo los mismos igual de cansados", añade.

Ella ha venido, sobre todo, por la situación de Madrid, en la que la precariedad y la falta de recursos lo empañan todo: "La gente debería ser feliz trabajando, pero la mayoría nos sentimos tristes y abandonados", censura.

Desde el sindicato médico de Madrid Amyts, su vicesecretaria general, Ángela Hernández, ha calificado la situación sanitaria actual de "tensa espera" y ha asegurado que se están volviendo a suspender operaciones programadas y a ampliar espacios en ucis que están por encima del 100 %.

Ha reconocido que en Madrid desde hace tres semanas hay "una pequeña bajada de agudos", pero ha considerado que la situación provoca que los médicos estén "muy asustados" por si estamos en "un repecho" antes de volver a la situación de marzo.

Médicos critican la gestión en la Comunidad de Madrid

"Estamos trabajando por encima de nuestras posibilidades", ha enfatizado esta cirujana, que ha criticado la gestión de la Comunidad de Madrid, porque, a su juicio, "ha jugado con las cifras". "No es verdad que se haya contratado a 10.000 sanitarios" porque, aclara, se han prolongado contratos eventuales y a nivel médico solo a 800.

Sobre el nuevo hospital en Valdebebas (Madrid), Hernández cree que es solo "una apuesta electoralista" y que, como el de Ifema en su día, representa "un fracaso". Y se ha preguntado con qué personal se va a contar, confiando en que no sea "desmantelando" la Atención Primaria o el 112, como pasó con aquel hospital de campaña.

Harían falta 20.000 rastreadores en la comunidad madrileña "para parar esto", pues estamos en algunos puntos por encima de los 500 casos por 100.000 habitantes.

Los médicos creen que harían falta 20.000 rastreadores en la comunidad madrileña para parar el aumento de contagios

Gabriel del Pozo, secretario general de CESM Amtys, ha sido el enfermero encargado de leer el manifiesto en el que los médicos avisan de que no van a parar hasta que el Gobierno retire el "decreto de la infamia".

"Nos vemos obligados a iniciar una huelga general que no sabemos cuánto durará", aseguran en el manifiesto, en el que dejan claro que no piensan permitir ni a éste ni a ningún otro Ejecutivo que "desmantelen la sanidad pública".

Hasta quince cartas han dirigido a Salvador Illa, un ministro que "no escucha", pese a que le han "tendido la mano mil veces, y mil veces la ha rechazado".

Los colegios de médicos apoyan los motivos de estas movilizaciones, porque el real decreto "atenta contra nuestro modelo sanitario, que no permite que nadie se quede atrás", ha abundado el presidente del Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM), Serafín Romero.

De hecho, el CGCOM ha elevado a la comisión de peticiones del Parlamento Europeo una queja sobre "los peligros" que entraña este decreto. Mientras, han decidido secundar esta huelga, que tendrá, no obstante, la menor repercusión en la atención de los médicos a los pacientes. Más bien, se trata de "una llamada de atención", concluye. 

Más noticias de Política y Sociedad