Público
Público

Igualdad Ideas para acabar con la Justicia patriarcal

'Público' presenta en la Sala Mirador de Madrid su número especial de marzo para los suscriptores, dedicado a la Justicia patriarcal. En el acto, diferentes expertas debaten sobre los problemas que trae consigo la Justicia patriarcal y cómo acabar con ella.

Debate sobre los problemas que trae consigo la Justicia patriarcal. Fernando Sánchez
Debate sobre los problemas que trae consigo la Justicia patriarcal. Fernando Sánchez

MIRIAM SALGADO

"Hablamos del cerco a la Justicia patriarcal, porque creemos que para cambiar lo que está mal, hay que enfocarlo desde distintos puntos de vista". Con estas palabras Virginia Pérez Alonso, directora de Público, arrancó el acto de presentación de la nueva edición especial en papel para suscriptores del diario en la Sala Mirador de Madrid, un número en el que se reflexiona de forma global sobre la Justicia patriarcal.

Junto a ella, un grupo de ocho tejedoras estaban sentadas en círculo, concentradas en su ganchillo y en sus ovillos de lana morados, creando pequeñas mariposas como las que lucía la misma directora en la solapa de su chaqueta y también algunos de los asistentes.

La primera de las invitadas en subir al escenario y emocionar a los invitados con su prosa fue Lara Moreno, poetisa que ha colaborado con el especial de marzo de Público con su poema Pensaba que me podría enferma de tanto llorar.

La poetisa Lara Moreno recita 'Pensaba que me podría enferma de tanto llorar'. Fernando Sánchez

¿Por qué hablamos de Justicia de patriarcal?

Tras Lara Moreno, Virginia Pérez moderó la primera mesa de debate, donde tras una intensa conversación quedó claro que creer que el síndrome de alienación parental es un síndrome real es uno de los grandes problemas que trae consigo la Justicia patriarcal. Pero, ¿qué supone esto en los niños?

Patricia Fernández Montero, hija de víctima de violencia machista y fundadora de Avanza sin miedo, fue separada de su madre siendo una niña. La Justicia creyó al padre y entregó a Patricia, que entonces tenía 11 años, a su progenitor, a la persona que ya había ejercido daño sobre ella y sobre su madre. En ese momento, Patricia contó que añadió un sufijo a su vida. Entendió que ahora su vida se basaba en "sobrevivir, sobrevivir a un sistema que te dice a la cara que no te cree".

No obstante, el caso de Patricia no es aislado. Muchas veces a los niños no se les cree, y se les obliga a pasar por sistemas judiciales interminables y muy duros. "La Justicia es adultocéntrica y revictimiza a los niños y niñas", según afirmó Carmela del Moral, responsable de Políticas de Infancia de Save the Children. En concreto, "en los casos de violencia, los niños tienen que contar, de media, cuatro veces lo que ha sucedido y el proceso judicial dura tres años".

"La Justicia es adultocéntrica y revictimiza a los niños y niñas", explican desde Save the Children

Además, la perspectiva distorsionada, los estereotipos que existen entorno a la credibilidad de los niños, y la manera de mirar a la mujer, están provocando que gran parte de las sentencias acaben favoreciendo al maltratador, al considerar que el niño está mintiendo o fantaseando.

En parte, esta es una de las explicaciones por la que la alienación parental es creíble y aceptada y la violencia de género no es creíble. "No se creen la realidad y lo que es falso se lo creen", afirmó Miguel Lorente, exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género.

Itziar y las mariposas

El acto continuó con el testimonio de Itziar, madre de Nerea y Martina, dos niñas a las que su padre asesinó, es una historia de dolor y valentía. El proyecto de #ElLatidoDeLasMariposas inspira.

A través de un vídeo, Itziar y las tejedoras contaron el proyecto en el que Itziar empezó a trabajar para aliviar el dolor por la pérdida de sus hijas: tejer pequeñas mariposas moradas.

Así, los suscriptores pudieron acercarse al proyecto El latido de las mariposas y al grupo de tejedoras, que se han convertido en un símbolo que nació de la tristeza más infinita y se ha transformado en un canto a la esperanza.

Itziar tejiendo mariposas. Fernando Sánchez

¿Cómo acabar con la Justicia patriarcal?

La última mesa de debate concluyó que para acabar con la Justicia patriarcal es necesario hacer cambios muy profundos. Entre muchos aspectos, es necesario escuchar de verdad a las mujeres; es necesario aprender de otros modelos y otros países que están dando voz a las víctimas de violencia sexual; y es necesario cambiar las leyes y formarse.

Concha López, psicóloga clínica experta en violencia interpersonal y violencia de género, dejó claro que las mujeres no se sienten escuchadas y que en los juzgados se ignora el daño psicológico, que va fragmentando poco a poco a las mujeres y su capacidad cognitiva, lo que provoca que no puedan el "relato coherente" que se les exige en los juicios. "Las víctimas sienten que lo que se escucha de ellas en los tribunales son los eventos muy visibles, no se escucha su dolor", afirmó López.

Patricia Fernández: "Entendí que mi vida se basaba en sobrevivir, sobrevivir a un sistema que te dice a la cara que no te cree"

Esther Erice, la presidenta de la Audiencia Provincial de Navarra y la Coordinadora de la Comisión de violencia de género de Jueces y Juezas para la Democracia, declaró que "la justicia es fiel al país", por lo que cambiar las leyes no basta, se debe cambiar la manera de escuchar y de atender a la víctima.

Por otro lado, Tania Sordo, jurista especializada en género y derechos humanos, afirmó que es necesario fijarse en otros países y sus experiencias, porque enriquecen mucho y defendió que para acabar con la Justicia patriarcal, lo primero que debemos realizar es reconocer que hemos crecido en un sistema patriarcal y luchar para no seguir ejerciendo esa justicia.

Fortalecer el enfoque feminista

Esta semana se ha incorporado al diario una activista virtual, que, tras el pseudónimo de Barbijaputa lleva años luchando contra esta Justicia patriarcal.

Esta activista colaboró con un texto en este especial del cerco patriarcal, llamado Mentirosas desde niñas, que narró en vídeo en la presentación del especial. En él, contó el caso paradigmático "de lo que el feminismo denuncia cuando habla de Justicia patriarcal" y criticó que rara vez los niños y niñas son escuchados en los juicios y que si les escuchan, se les tiende a poner en duda.

Aprovechando la luz verde del Congreso del anteproyecto de Ley Orgánica de Libertad Sexual que lleva como lema "solo sí es sí" y los más de 20 años de ejercicio como jueza, Marisa Kohan, periodista especializada en periodismo feminista, y la directora de Público, Virginia Pérez Alonso, entrevistaron a la Delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rossell.

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rossell. Fernando Sánchez

Desde un primer momento, Victoria Rossell quiso dejar claro que esta nueva ley acompañará a las mujeres en la prevención, sensibilización y en la reparación, ya que el lado penal por sí solo no funciona. En sus propias palabras, "no se puede poner sobre los hombros de la judicatura un problema social".

Victoria Rosell también quiso destacar que el nuevo anteproyecto de ley tiene una parte penal "bien hecha", y que será la ley del consentimiento y no del sometimiento, donde no se cuestione más a las mujeres y donde solo sí sea sí.
Finalmente, el acto concluyó reconociendo la gran labor de las tejedoras. Tras repartir entre todos los asistentes pequeñas mariposas moradas tejidas durante la presentación, el público y las ponentes se hicieron una fotografía con las mariposas entre las manos, para homenajear a El latido de las mariposas, a Itziar y a Nerea y Martina.

Estas ponencias se complementan con los contenidos de la publicación monográfica del mismo título, Cerco a la Justicia patriarcal, que se ha editado de forma exclusiva en formato impreso para los suscriptores de Público, y que pueden conseguir todas las personas que se den de alta en este enlace.

Más noticias de Política y Sociedad