Público
Público

La incidencia por covid en mayores de 65 años se reduce en todas las comunidades gracias a las vacunas

Los efectos de las vacunas empiezan a tener su resultado: la incidencia en mayores de 65 años es menor que la general (la total que aglutina a toda la población) en todas las comunidades. En varias regiones llega a ser hasta 100 puntos más baja.

GUADALAJARA, 27/12/2020.- Araceli, una mujer de 96 años, residente en el centro de mayores Los Olmos de Guadalajara capital, ha recibido a las 9.00 horas la primera dosis de la vacuna en España. Tras ella será vacunada una trabajadora de 40 años de la mis
Araceli, la primera residente en recibir una vacuna contra la covid en España, el pasado 27 de diciembre en Guadalajara. Pepe Zamora / Efe - POOL

Las vacunas ya tienen sus primeros efectos positivos en la lucha contra la covid. Las muertes en las residencias han pasado de 400 a la semana a dos, pero también hay avances ya en los datos de la población general mayor de 65 años. La incidencia en este grupo es más baja que la incidencia general entre todas las edades en todas las comunidades. En varias de estas regiones la incidencia es casi 100 puntos menos en el grupo de mayores de 65 respecto a la general, y en otras regiones llega incluso a ser la mitad.

Los primeros informes del Ministerio de Sanidad en los que se diferenciaba entre la incidencia general y la incidencia en mayores de 65 años son del mes de diciembre, dos semanas antes de que empezara la vacunación en España. Pero este tiempo es suficiente para ver la evolución: se ha pasado de tener una incidencia más grande en la población mayor de 65 años respecto a la general en la mayoría de comunidades a que sea menor en todas. Hay claros ejemplos. En Navarra la incidencia general es de 432 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días pero la de mayores de 65 años es de 318. En Ceuta la incidencia de la población general es de 495 y la de los mayores de 332. En Extremadura la diferencia también es casi de 100 puntos: 334 frente a 240.​

Estos datos corresponden al informe de Indicadores principales de seguimiento de covid-19 del Ministerio de Sanidad del pasado 15 de abril, con fecha de cierre para el análisis del pasado lunes 12 de abril. Entonces los datos de inmunización de la población mayor eran los siguientes: el 90,8% de la población que vive en residencias de mayores, el 51,7% de la población mayor de 80 años, el 3% entre 70 y 79 años y el 5,1% entre 60 y 69 años. Mientras que con al menos una dosis estaba ya vacunado el 94,6% de mayores de 80 años, el 18,7 entre 70 y 79 años y el 25,9% entre 60 y 69.

El avance se nota más si comparamos los datos con los del mes de diciembre, cuando empezó la vacunación. En varias comunidades la incidencia de los mayores de 65 años era mínimamente menor o igual pero en ocho regiones era bastante mayor. La diferencia sería mucho mayor si se hiciera la comparación con datos de la primera ola, cuando los mayores eran los que más se contagiaban porque, según fue avanzando la pandemia, las medidas han ido encaminadas a proteger a los más vulnerables por lo que los últimos meses han estado más protegidos.

Este avance tiene mucho que ver con el efecto de las vacunas en las residencias. Al haber empezado la inmunización con las personas más vulnerables, las que viven en estos centros, se nota así el mayor impacto de la vacunación, como reflejan los informes del Imserso.

La evolución de ambas líneas de incidencias en comunidades concretas también reflejan el avance. Uno de los ejemplos es Asturias, la comunidad con más población envejecida, donde ha ido bajando progresivamente desde el mes de diciembre la incidencia de los mayores.

La Rioja es otro ejemplo aunque en este caso hasta finales de enero la incidencia entre la población mayor general superaba a la general. Fue a principios de marzo cuando se notó el cambio.

Pese a los buenos datos, la cuarta ola avanza. Las vacunas ayudan a paliar los efectos más graves pero hay datos preocupantes que afectan a la población general como la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que ya está por encima del 21% a nivel estatal. Sin embargo, se espera que el ritmo de vacunación crezca cada semana y que las buenas noticias sigan hasta que los contagios entre los mayores se reduzcan aún más, bien sea porque no se infecten o porque sean asintomáticos al no desarrollar la enfermedad por las vacunas. 

Más noticias de Política y Sociedad