Público
Público

La larga lucha para que no se olviden las fosas comunes de la guerra en Bosnia

Los familiares de las miles de víctimas identificadas y exhumadas de cientos de fosas comunes de la guerra civil de Bosnia (1992-1995) demandan la creación de monumentos y placas conmemorativas.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Los familiares de las miles de víctimas identificadas y exhumadas de cientos de fosas comunes de la guerra civil de Bosnia (1992-1995) demandan que el esfuerzo se complete con la señalización de esos lugares con monumentos y placas conmemorativas. EFE/Velija Hasanbegovic

Los familiares de las miles de víctimas identificadas y exhumadas de cientos de fosas comunes de la guerra civil de Bosnia (1992-1995) demandan que el esfuerzo se complete con la señalización de esos lugares con monumentos y placas conmemorativas.

"Llevo cuatro años insistiendo en el Ayuntamiento de Prijedor para que se marquen los lugares de los crímenes masivos", explica a Efe Mirsad Duratovic, concejal en esa ciudad del noroeste donde se han encontrado varias de las 750 fosas comunes con los restos de 25.500 víctimas de la guerra localizadas hasta ahora.

La pugna de los familiares para que esas fosas se identifiquen de forma apropiada se prolonga a veces durante años, pese a las leyes que estipulan que deben atenderse las peticiones en ese sentido.

En la zona de Prijedor estuvieron algunos de los mayores campos de concentración controlados por las fuerzas serbobosnias durante la guerra.

Duratovic, que fue prisionero en varios de ellos cuando aún era menor de edad, perdió en Prijedor a 47 miembros de su familia, entre ellos su hermano de 15 años y su padre.

El reciente anuncio de la venta de una mina de hierro en Prijedor, en cuyos terrenos hay cinco fosas comunes ya exhumadas, ha despertado el temor de que sea todavía más difícil elevar un monumento.

El acceso a las fosas y a los terrenos donde se levantaron los campos de concentración sólo es posible con permisos especiales de la empresa, que suelen darse una vez al año en el aniversario de la creación de los campos.

Según los datos de las asociaciones de víctimas de Prijedor, fueron asesinadas o desparecieron durante la guerra 3.173 personas, entre ellos 102 niños; 53.000 fueron expulsadas de sus hogares y unas 31.000 estuvieron en campos de concentración.

Los familiares de las miles de víctimas identificadas y exhumadas de cientos de fosas comunes de la guerra civil de Bosnia (1992-1995) demandan que el esfuerzo se complete con la señalización de esos lugares con monumentos y placas conmemorativas. EFE/Velija Hasanbegovic

No hay ningún monumento que recuerde a las víctimas.

La mina de Ljubija es propiedad de la compañía india Mittal Steel y de la de serbobosnia RZR Ljubija, participada mayoritariamente por el Gobierno del ente serbobosnio, que junto al común de musulmanes y croatas, compone Bosnia.

Satko Mujagic, antiguo prisionero en un campo serbobosnio, explica a Efe que las asociaciones de víctimas pidieron en 2017 permiso para colocar una placa conmemorativa del 25 aniversario de la apertura de Omarska, uno de esos centros de detención. Sin embargo, el permiso se negó porque "los concejales serbios en el Ayuntamiento estaban en contra", relata.

Mujagic recuerda que en 2005 Mittal Steel anunció que financiaría la transformación de uno de los edificios de Omarska, donde muchos presos murieron, en un centro conmemorativo, algo que no se ha cumplido aún.

En el marco del complejo minero fueron encontradas dos de las mayores fosas comunes de Bosnia, Jakarina Kosa y Tomasica, de las que fueron exhumados unos 835 cadáveres.

"Prijedor es la ciudad con el mayor número de fosas masivas en el país"

En Jakarina Kosa fueron encontrados 622 fragmentos de esqueletos que se cree fueron llevados allí desde otra fosa para ocultar pruebas de una matanza. De las fosas de Redak y Dizdarev Potok fueron exhumados los restos de otras 94 víctimas.

"En la mina de Ljubija fueron encontradas casi la mitad de las víctimas de etnia musulmana y croata de Prijedor halladas hasta ahora", explica a Lejla Cengic, del Instituto de personas desaparecidas de Bosnia-Herzegovina. "Prijedor es la ciudad con el mayor número de fosas masivas en el país", precisa. De hecho, aún se desconoce el paradero de 760 víctimas de Prijedor

Aunque no hay datos precisos, se considera que en el país se han colocado ya placas o monumentos conmemorativos en cincuenta fosas con víctimas musulmanas, croatas y serbias.

La guerra bosnia, el conflicto más sangriento en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, que enfrentó a bosnios musulmanes, serbios (ortodoxos) y croatas (católicos), causó casi 96.000 muertos, un 40% de ellos civiles. Aún se busca a 7.228 desaparecidos.

"Dada la cifra de personas todavía desaparecidas, podemos suponer que en el país se encuentran todavía decenas de fosas comunes y cientos de tumbas particulares", calcula Cengic. Aún está pendiente esclarecer la identidad de unas 2.000 víctimas exhumadas.

Más noticias en Política y Sociedad