Público
Público

Coronavirus confinamiento ¿Cuándo y como se levantará el confinamiento? Los expertos creen que será una salida escalonada

Los investigadores apuestan por realizar la prueba rápida serológica para determinar cuál es el estado de la población. Para poder realizar este control habilitarían diferentes puntos, tales como farmacias, CAP, universidades o consultorios médicos de empresas.

Oriol Mitjà
Oriol Mitjà en un programa de TV3. CCMA

ACN

Los investigadores Oriol Mitjà y Joel López han elaborado un informe que han dirigido al Ministerio de Sanidad y al Departamento de Salud para organizar la salida del confinamiento y la gestión de los próximos meses. Se han dirigido también a empresarios y ciudadanos que quieran planificar sus actividades a partir del 13 de abril.

Los autores plantean una salida escalonada, empezando por las personas más jóvenes y sanas y dejando para el final a los más mayores, la apertura de escuelas y los eventos de más de 50 personas. También remarcan que habrá que hacer muchas pruebas para determinar quién ha pasado ya el virus, y también para detectar los nuevos positivos. En función de ello, la persona podría hacer vida más o menos normal.

Los autores consideran que el escenario de futuro más probable es que la transmisión del nuevo coronavirus no se pueda eliminar a corto plazo y se originen brotes recurrentes en los próximos meses. Hablan de una baja proporción de población inmunizada, un 15%, así que consideran necesarias ciertas medidas coordinadas para salir del confinamiento, una salida que deberá ser escalonada.

El retorno a las escuelas deberá esperar

A su juicio, deben ser las personas más jóvenes y sanas las que dejen primero el confinamiento, monitorizando si esto implica un impacto en el sistema de salud. Las personas de riesgo y aún no infectadas deberán quedarse en casa más tiempo, y la vuelta a las escuelas y los grandes eventos también tendrán que esperar. Así pues, sitúan como primera medida la apertura de los negocios que no son servicios básicos.

En una segunda fase está la apertura de bares y restaurantes y el permiso para que los menores de 70 años puedan salir a la calle. En este punto vendría la reapertura de escuelas. Finalmente, se levantaría la recomendación de quedarse en casa para las personas de más 70 años y se permitiría la celebración de eventos de más de 50 personas.

Pruebas rápidas para conocer el estado de la población

Un segundo bloque es el de la inmunidad. Los investigadores apuestan por realizar la prueba rápida serológica para determinar cuál es el estado de la población. Para poder realizar este control habilitarían diferentes puntos, tales como farmacias, CAP, universidades o consultorios médicos de empresas.

El resultado se obtiene en 15 minutos. Los que hubieran pasado el virus tendrían un certificado de inmunidad, lo que les permitiría no estar confinados. Los que estuvieran pasando el virus deberían estar confinados 14 días, y se debería hacer un seguimiento de los que no la hubieran pasado.

El informe avisa de que se debería aplicar un protocolo de apertura de la movilidad

El tercer bloque del informe tiene por objeto la detección precoz de casos y contactos, y prevé tomar la temperatura y hacer un cuestionario de síntomas en los puntos de acceso a centros que reúnan un determinado número de personas. Cualquier persona que tenga síntomas leves o haya estado en contacto con un caso positivo debería someterse a una prueba PCR o bien a una prueba rápida. Los positivos deberían confinarse 14 días y luego obtendrían un certificado de infección pasada.

Los investigadores recomiendan que todo el mundo tenga la aplicación de la Covidien-19 para anotar los síntomas que tienen, incluyendo también el registro de su movilidad a través del GPS. Cuando un ciudadano sea diagnosticado positivo, sus datos de movilidad y sus contactos durante el período de potencial contagio se capturarían de forma automática, y se podrían aislar. Cada persona tendría asociado un riesgo de infectividad con un código de colores: verde, naranja o rojo.

Todo este seguimiento con pruebas y con las aplicaciones móviles permitirían identificar grupos de casos, zonas calientes con un nivel de positivos elevado, lo que permitiría hacer confinamientos parciales en zonas geográficas delimitadas.

Finalmente, el informe avisa de que debería aplicarse un protocolo de apertura de la movilidad, empezando por la local hasta la internacional, y que debería ser escalonado para evitar nuevos casos importados.

Más noticias de Política y Sociedad