Público
Público

Libertad de expresión La UE fija 'in extremis' un acuerdo sobre las nuevas normas de 'copyright' que amenazan la libertad de expresión en internet

La votación del texto en el Pleno de la Eurocámara, a finales de marzo o ya en abril, será la última oportunidad de frenar las medidas que recoge este proyecto de directiva, tales como el filtrado masivo de contenidos antes de su publicación o la obligación de pagar licencias por citar noticias.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Símbolo del copyright. | Geralt/PIXABAY (CC0)

La Unión Europea (UE) logró cerrar un acuerdo sobre la nueva legislación de derechos de autor, que pretende actualizar las reglas sobre 'copyright' y que ha suscitado recelos por parte de las grandes plataformas, académicos, activistas de internet y parte de la industria de los contenidos, temerosos por que se limite la libertad de expresión en pos de una mayor protección de los derechos económicos que generan los contenidos. Ahora, la Eurocámara y el Consejo Europeo deberán votar este nuevo texto en las próximas semanas.

Concretamente, las críticas se centran en dos disposiciones: la instauración de un canon a los grandes buscadores de internet por citar algo más que "palabras únicas o extractos muy cortos" de prensa digital (una suerte de canon AEDE europeo), algo que podría requerir una licencia sin excepciones, y la posible obligación a las plataformas como YouTube o Instagram —pero también otras más pequeñas— de realizar un filtrado previo de contenidos susceptibles de violar la propiedad intelectual.

Así, según informa Efe, representantes de la presidencia del Consejo de la UE (en manos de Rumanía este semestre) y del Parlamento Europeo alcanzaron un pacto provisional sobre las nuevas normas, que tendrá que ser formalizado por las instituciones europeas en las próximas semanas.

"El acuerdo alcanzado sobre la Directiva de Derechos de Autor protege la creatividad europea. Músicos, actores, escritores, periodistas y el sector audiovisual tendrán derecho a una remuneración justa también por parte de los gigantes de internet", dijo el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, en la cuenta oficial de la institución en Twitter.

Por su parte, la Comisión Europea señaló que el acuerdo político logrado adaptará las normas de la propiedad intelectual al mundo actual, en el que los servicios de transmisión de música, las plataformas de vídeo sobre demanda o de contenidos colgados por el usuario se han convertido en las principales vías de acceso a los trabajos creativos y artículos de prensa.

Y la institución puntualiza que "no limita de ninguna manera el uso de contenido bajo excepciones de derechos de autor (por ejemplo, educación, investigación) o libertad de expresión (por ejemplo, parodia y memes) en plataformas de contenido generado por el usuario". Pero al instaurar un filtrado masivo de contenidos de modo que se evite subir contenidos protegidos en primer lugar, ese filtrado deberá ser automático. ¿Tienen los algoritmos sentido del humor para detectar las parodias? 

Por su parte,, los organizaciones de editores como ENPA, EPC y NME valoraron el acuerdo alcanzado e indicaron que los colegisladores han respaldado una normativa que pretende "mejorar la posición de los editores y sus publicaciones".

Preocupación y llamada a la acción

No obstante, el acuerdo plantea preocupaciones que, en palabras de la eurodiputada Julia Reda —la voz más importante en contra de los preceptos mencionados que recoge el texto— sostiene en un comunicado (que la Asociación de Internautas ha traducido al español) "que esta ley cambiará fundamentalmente Internet tal y como la conocemos si es aprobada en la próxima votación definitiva".

La propia Reda ha publicado el texto de ambos artículos resultantes de la negociación del trílogo, si bien es aún una "versión no oficial de los mismos". 

Por un lado, el artículo 13 (PDF) del texto prevé que cualquier plataforma y aplicación comercial traten de comprar licencias de contenidos antes de que se compartan en la red y de evitar que los usuarios publiquen material infractor, es decir, 'pirateado'.

En la práctica, supondrá el filtrado masivo de contenidos (algo al alcance de muy pocas plataformas de publicación de contenidos, como YouTube o Facebook) y acciones preventivas para cumplir con esta norma que podrían cercenar la libertad de expresión en internet. La razón es que, en palabras de Reda, "los sitios web serán directamente responsables de las infracciones como si las hubiesen cometido ellos mismos".

Por otro, el artículo 11 (PDF), una especie de 'impuesto a la cita', establece la obligación para todo sitio web o aplicación comercial —tanto grandes buscadores y agregadores de contenidos como cualquier blog que contenga publicidad— de pagar una licencia a los editores de prensa por citar algo más que palabras o fragmentos muy cortos de noticias.

Julia Reda: "Deja claro a tus eurodiputados que su voto sobre si rompen Internet  construirá o destruirá tu voto en las elecciones de la UE"

"Deberemos esperar y ver cómo los tribunales interpretan lo que en la práctica significa "muy cortos"; hasta entonces, enlazar (con snippets) quedará enredado en la inseguridad jurídica", asegura esta eurodiputada en su blog, y añade: "No se hacen excepciones, incluso para servicios administrados por individuos, pequeñas compañías u organizaciones sin ánimo de lucro, lo cual probablemente incluye cualquier blog o sitio monetizado".

"Aún podemos detener esta directiva", alerta Reda, que recuerda que aún quedan trámites que superar. El Comité de Asuntos Legales del Parlamento Europeo tiene que votar este texto y puede quedar bloqueado si si los gobiernos de 13 estados miembros o o gobiernos que juntos representen el 35% de la población de la UE votan en contra. "Ésta es la forma menos probable de pararlo", afirma la política.

Para Reda, la mejor opción de tumbar el proyecto es el voto definitivo en el plenario del Parlamento Europeo. Es la última baza para detener todo esto. "Los 751 Eurodiputados, directamente elegidos para representar a la gente, tendrán un voto", recuerda esta eurodiputada. "Esto tendrá lugar o bien entre los días 25 y 28 de marzo , el 4 de abril o bien entre los días 15 y 18 de abril".

Por tanto, hace un llamamiento a los ciudadanos para que se dirijan a sus representantes, con insistencia pero educadamente, y dejen claro que "su voto sobre si rompen Internet con los Artículos 11 y 13 construirá o destruirá tu voto en las elecciones de la UE" del próximo 26 de mayo. Organizaciones como Save Your Internet ofrecen información sobre cómo dirigirse por correo electrónico o a través de redes sociales a los eurodiputados.

Una iniciativa que recuerda el grito de #NoLESVotes contra la 'Ley Sinde' en España, hace ya ocho años.

Más noticias en Política y Sociedad